VIFREDO I el Velloso (conde de Urgell, Cerdanya, Conflent 870-897)(de Barcelona 878-897)

Total de piezas: 15

El primer conde de la Marca Hispánica que adquiere cierta relevancia histórica es VIFREDO.


El primer conde de la Marca Hispánica que adquiere cierta relevancia histórica es VIFREDO, hijo primogénito de SUNIFREDO I y ERMESSENDA. En la fecha, es recompensado por su fidelidad a CARLOS el Calvo ante las rebeliones de los condes francos contra el monarca, y así, en 870, cuando CARLOS el Calvo decide dividir el marquesado de Gòthia, de forma que unos condados sigan la Marca Septimana y otro integren la Marca Hispánica, VIFREDO es nombrado, en la asamblea celebrada en Attigny, conde de Urgell, Cerdanya y Conflent -VIFREDO I el Velloso (870-897)- aunque posiblemente compartidos con su hermano Miró, en sustitución del conde Salomón, recientemente fallecido.

Nace la leyenda de las cuatro barras. La independencia de Catalunya no empieza con VIFREDO.


VIFREDO el Velloso, como vasallo que es de CARLOS el Calvo, colabora con éste en las guerras contra los normandos que este rey sufre en 877. Es en estas guerras contra los normandos, al ser herido VIFREDO el Velloso al servicio del emperador CARLOS II el Calvo, cuando nace la leyenda de las cuatro barras. En efecto, la leyenda explica que el conde resulta herido en una de las batallas y el emperador franco CARLOS II el Calvo, marca con cuatro dedos de su mano la sangre de la herida del conde encima del oro de su escudo. Los cuatro palos rojos sobre fondo de oro son desde este momento la bandera de Catalunya. La tradición histórica que hace empezar la independencia de Catalunya en tiempos de VIFREDO el Velloso, hoy ya no es sostenible. La concesión de la soberanía por un rey a un vasallo es inconcebible en pleno siglo IX. No encontramos nada en tiempos de VIFREDO que nos permita hablar de independencia; encontramos, por el contrario, manifestaciones de cómo él se continuaba considerando vasallo del rey de Francia, y como vasallo tuvo que tomar parte en las luchas de CARLOS el Calvo.

BERNAT de Gòthia, marqués y conde de Barcelona, se subleva contra el emperador CARLOS II el Calvo.


BERNAT de Gòthia, marqués y conde de Barcelona, Narbona y Rosellón se subleva, junto con otros magnates, contra el emperador CARLOS II el Calvo que está a la sazón en Italia al frente de una expedición en ayuda del papa JUAN VIII. Los condes VIFRED O y Miró luchan a favor del rey.

La gran extensión de los dominios de VIFREDO el Velloso da a éste una especial relevancia.


La gran extensión de los dominios de VIFREDO el Velloso es el principal motivo de que el Condado de Barcelona adquiera una especial relevancia, aunque no hay que menospreciar otros factores tales como la personalidad de VIFREDO y el hecho de que Barcelona sea la única ciudad importante de la Marca Hispánica, y que su conde ostente normalmente el título de Marqués, es decir, encargado de la defensa de la frontera (Con este nombramiento se vuelve a la práctica de nombrar condes autóctonos y no francos). Los descendientes de VIFREDO formarán la dinastía conocida como «Casa de Barcelona».

VIFREDO el Velloso, conde de Urgell, Cerdanya, nombrado por LUIS II el Tartamudo, conde de Barcelona


VIFREDO el Velloso, conde de Urgell-Cerdanya, es nombrado por LUIS II el Tartamudo, conde de Barcelona (878-897), Girona (y Besalú) y Osona. El condado de Rosselló pasa a su hermano Miró de Conflent y el de Narbona pasa al conde de Tolosa Bernat Plantapelosa. VIFREDO confía a su hermano Miró el condado de Urgell.

VIFREDO entra en territorio de la actual comarca del Ripollès. Vence a los árabes ocultos en las montañas.


VIFREDO el Velloso penetra en el territorio de la actual comarca del Ripollès venciendo a los árabes ocultos en las montañas. El conde manda enseguida la repoblación del territorio y a los vencidos, convertidos en esclavos, a trabajar en la construcción de las casas y otras edificaciones. También, a continuación, procede a la repoblación de las tierras de las actuales comarcas Berguedà, Osona y Bages, y a construir la fortaleza de Cardona. A ello debe unirse la llegada de grupos mozárabes dispuestos a asentarse en tierras cristianas.

VIFREDO el Velloso funda para su hijo RADULFO el monasterio de Ripoll.


VIFREDO el Velloso funda para su hijo RADULFO el monasterio de Ripoll que hace construir en la confluencia de los ríos Ter y Fresser. La protección de los condes y el rápido incremento de patrimonio lo convertirán en uno de los primeros monasteridel condado. La historia de la actual comarca del Ripollès podríamos decir que empieza documentalmente con la fundación de este monasterio.

El conde de Barcelona repuebla en el año 882 la ciudad de Cardona y su comarca.


El conde de Barcelona repuebla en el año 882 la ciudad de Cardona y su comarca por medio de numerosos colonos a los que atrae mediante una serie de privilegios que quedan expuestos en una Carta de Población. Se les garantiza la protección jurídica de sus posesiones y bienes, al mismo tiempo que les excluye de determinados tributos. Dicha carta contiene además diversas reglamentaciones penales para garantizar el mantenimiento de la seguridad interior. Los pobladores de la ciudad, como contraprestación, deben contribuir a la defensa del lugar y a la reparación de muros y torres.

Los BANU QASI proceden a fortificar Lleida que VIFREDO ataca infructuosamente intentando impedirlo.


Toda esta época de desarrollo y progreso territorial coincide con una situación de paz con al-Ándalus y ello lleva a que Barcelona se convierta en importante centro intermediario en el comercio entre Francia y la nación musulmana. Pero este auge es precisamente la causa que provoca la alarma de los gobernadores de la Frontera Superior andaluza. Los BANU QASI, por ello, proceden a fortificar Lleida, en torno a 882, que VIFREDO ataca infructuosamente, el 884, en un intento para impedirlo.

Besalú ha sido reconquistado hacia 875. Integrado inicialmente en el condado de Girona.


Besalú ha sido reconquistado hacia 875. Integrado inicialmente en el condado de Girona es, en la fecha, constituido en condado por el conde VIFREDO.