ORDEN DE LOS BENEDICTINOS

Total de piezas: 53

La influencia benéfica de Cluny se extiende por toda la Europa Occidental.


El ejemplo de Cluny cunde y Gerardo de Brogne realiza una semejante renovación entre los benedictinos de Flandes. Otros benedictinos le imitan en la región entre el Mosela y los Vosgos. Alemania tiene su Cluny en Hirachau, así como Italia logra reunir en torno a la abadía de Cava sus más de 300 monasterios.

El Papa JUAN X da su aprobación a la severa regla de la Orden Benedictina de Cluny. Se extiende.


El Papa JUAN X da su aprobación a la severa regla de la Orden Benedictina de Cluny, fundada por GUILLERMO de Aquitania en 909. La Abadía de Cluny protagonizará una segunda oleada de renovación en la orden benedictina que no tardará en convertirse en un islote de auténtica religiosidad. Los monjes de Cluny fundan otros monasterios y, en un plazo muy corto, la Abadía se convierte en un foco luminoso de santidad y sabiduría. Así, la influencia benéfica de Cluny se extiende por toda la Europa Occidental, dirigida e impulsada por una legión de monjes, muchos de ellos santos. Más que una orden, Cluny llega a convertirse en un imperio monástico dotado de una rígida centralización antes desconocida. Eso hace que el Abad de Cluny llegue a ser muy pronto un personaje de gran prestigio, el de mayor influencia en la vida eclesiástica después del Papa, según algunos historiadores. Se convierte, también, en un personaje con más poder que el de muchos reyes. Otras comunidades monásticas imitarán pronto la organización y la vida de los cluniacenses y se subordinarán o federarán a la abadía original.

En el terreno artístico, la orden benedictina renovada en Cluny impulsará el estilo románico.


En el terreno artístico, la orden benedictina renovada en Cluny impulsará el estilo románico con la construcción de la iglesia del monasterio, modelo que se extiende a otras edificaciones. Estos templos son sobrios, pero sólidos y permanentes (el material más empleado es la piedra) y desprovistos de ornamentación. Las iglesias románicas se convirtieron en «fortalezas de Dios». Con el tiempo, una fiebre constructora se apoderará del Occidente cristiano, y las primeras catedrales se construirán siguiendo las premisas de un Románico más evolucionado.

Fallece EMMA, la hija de VIFREDO el Velloso, abadesa de Sant Joan de les Abadesses.


Fallece EMMA, la hija de VIFREDO el Velloso, abadesa del cenobio benedictino que había hecho construir VIFREDO en Sant Joan de les Abadesses. La energía, la bondad y la sabiduría de EMMA son elogiadas por todos el día de su muerte en el año 942. El monasterio de Sant Joan es un conjunto próspero y pacífico, respetado y protegido por todas las jerarquias del país. Las sucesivas abadesas de Sant Joan se verán afectadas por toda una serie de disputas y peleas entre hermanos, parientes o amigos. En medio de aquella lucha de poderes que marcará los inicios de la configuración del futuro Principat de Catalunya, las abadesas ejercerán su función como buenamente puedan.

El monasterio de Cuixà queda exento de cualquier otra potestad que no sea la de la Iglesia.


El monasterio de Cuixà, benedictino, fundado en el año 879, crece rápidamente y pronto dispone de muchas propiedades en el Conflent. Con el afán de conservarlas, un monje llamado SUNYER marcha a Roma y consigue del papa AGAPITO II una bula o privilegio, en virtud de la cual el monasterio con todas sus pertenencias queda exento de cualquier otra potestad que no sea la de la Iglesia. Es la primera relación directa, documentalmente probada, entre una institución religiosa de la Marca Hispánica y Roma. Independizada, pues, del poder de los condes adquiere gran importancia a lo largo de la Edad media.

La abadía benedictina de Sant Martí del Canigó es fundada por el conde Vifredo II de Cerdanya-Conflent.


Al pie de un imponente macizo pirenaico, la abadía benedictina de Sant Martí del Canigó está situada a 1.055 metros de altura. Es fundada en 1001 por el conde VIFREDO (Guifrè) II de Cerdanya-Conflent. El monasterio alcanzará una gran popularidad y será centro de mucha actividad al convertirse en lugar de peregrinaje, por la posesión, desde 1014, de las reliquias de Sant Galderic, patrón de los payeses catalanes hasta la edad moderna. El monasterio de Sant Martí de Canigó entrará en decadencia a partir del sigle XIV y será abandonado entre el 1783? y el 1902 en que se iniciará su restauración.

La iglesia de la abadía benedictina de Sant Pere de Besalú es consagrada.


La abadía benedictina de Sant Pere de Besalú ha sido fundada el año 977. La iglesia es renovada durante el mandato del conde Bernat Tallaferro y consagrada el año 1003. Será renovada hacia el año 1160. El campanario no será edificado hasta 1697. Finalmente, la comunidad de Sant Pere de Besalú se extinguirá con la exclaustración que tuvo lugar en el año 1835.

SERGIO IV -papa- (31.7.1009 – 12.5.1012). Natural de Roma y monje benedictino.


SERGIO IV -papa- (31.7.1009 – 12.5.1012). Natural de Roma y monje benedictino, su nombre era Pedro pero, en gesto que lo define, por reverencia al príncipe de los apóstoles, cambió su nombre por el de SERGIO. Fue hombre de múltiples virtudes, destacando entre ellas su caridad hacia los pobres. En desagravio al papa SILVESTRE II, tachado de mago por el vulgo, hizo construir en su memoria un magnífico mausoleo.

Expansión benedictina por los monasterios de Navarra como una de las grandes aportaciones de SANCHO III.


Se introduce la Regla de San Benito como norma de conducta que ha de regir la nueva vida monástica en San Juan de la Peña. Después, el mismo rey SANCHO el Mayor, la extenderá a otros centros pamploneses, riojanos y castellanos, como Leira, Irache, San Millán de la Cogolla, Albelda, Cardeña y Oña, siendo esta expansión benedictina una de las grandes aportaciones de este rey en sus dominios.

El duque Casimiro de Polonia, regresa a su país y fundará varios monasterios benedictinos.


CASIMIRO I, duque de Polonia, regresa a Polonia con la ayuda germana, reconstruirá eI Estado recibiendo el apodo de «el Restaurador», pero no podrá independizarse del Imperio. CASIMIRO I fundará varios monasterios benedictinos, y sus monjes llevarán a buen término la evangelización de toda Polonia.

Esta pieza también aparece en ... CASIMIRO I el Restaurador (Duque de Polonia) (1034-1058) • POLONIA