REFERENCIAS DE LA BIBLIA

Total de piezas: 125

Moisés guía a su Pueblo, a los semitas esclavizados en Egipto, hacia Canaán, la tierra prometida por Yahvé.


Según la Biblia, Yahvé ordena a Moisés que guíe a su Pueblo, a los semitas esclavizados desde hace años en Egipto, fuera de Egipto ya que han decidido marcharse de aquella tierra (acaso debido a una serie de desastres naturales, como podrían haber sido las diez plagas). Cuando el faraón se entera de que el Pueblo Elegido se ha puesto en marcha (El «Éxodo»), quiere ponerle remedio mediante una estrategia de fuerza. Pero se tarda mucho en ir tras ellos lo que permite a los semitas poner una buena distancia entre ellos y sus perseguidores, al tiempo que les permite alcanzar un terreno más favorable en su camino hacia Canaán, la tierra de sus progenitores y la que Dios había prometido darles. Según la Biblia, alcanzan el Mar Rojo, pero parece más probable que se trate del Mar de Juncos (gran lago cercano al Mar Rojo) o los Lagos Amargos. Sea como sea el terreno es pantanoso. Parece que los carros de los perseguidores se hunden en el terreno pantanoso de manera que renuncian a la persecución y dan al traste con la misión que se les ha encomendado. Un caso en el que se quiere ver la intervención divina, si bien basta con la icnompetencia humana para consumarf el milagro.

Realmente, apenas se puede dudar que los antepasados de Israel fueron esclavos en Egipto y que escaparon de allí de un modo maravilloso.


Realmente, apenas se puede dudar que los antepasados de Israel fueron esclavos en Egipto y que escaparon de allí de un modo maravilloso. Casi nadie lo pone en duda actualmente. Aunque en las narraciones egipcias no hay testimonios directos acerca de la presencia de Israel en Egipto, la tradición bíblica exige crédito a priori, ¡no es la clase de tradiciones que un pueblo se inventaría! Aqui no se trata del relato heróico de una migración, sino el recuerdo de una ignominiosa servidumbre de la que sólo pudo librarles el poder de Dios. Lo que está fuera de dudas es que hubo un gran número de semitas en Egipto durante este período.

Esta pieza también aparece en ... EGIPTO • ESCLAVITUD • ISRAEL

El testimonio que la Biblia nos da sobre el Éxodo es tan impresionante que poca duda queda de que haya ocurrido en efecto una liberación tan notable.


No tenemos testimonios extrabíblicos del éxodo mismo (no antes del S.XIII aC). Pero el testimonio que la Biblia nos da es tan impresionante que poca duda queda de que haya ocurrido efectivamente una liberación tan notable. Tampoco es sorprendente que los relatos egipcios no lo mencionen. Los faraones no acostumbraban a celebrar sus fracasos y, por otra parte, se trataba para los egipcios de una partida de vagabundos fugitivos de escasa importancia

MOISÉS, los ha liberado del yugo egipcio y a través de él, Dios les dictará los Diez Mandamientos y la Ley.


Este pueblo de fugitivos es el «pueblo escogido» de Dios. Sólo ellos, descendientes de ABRAHAM, de ISAAC y de JACOB, -los hijos de Israel- han mantenido la creencia en un Único Dios. Su primer gran profeta, MOISÉS, los ha liberado del yugo egipcio y a través de él, Dios les dictará los Diez Mandamientos y la Ley, que ordenará y precisará con todo detalle su conducta y la totalidad de sus vidas.

Esta pieza también aparece en ... HUIDA DE EGIPTO DEL  • MOISES (Caudillo del pueblo hebreo) • SEMITAS

El desplazamiento de la población que ocupa Canaán se realiza paulatinamente, como atestigua (Jc 1;16-36) pero de una manera decidida.


El desplazamiento de la población que ocupa Canaán se realiza paulatinamente, como atestigua (Jc 1;16-36) pero de una manera decidida. JOSUÉ, después de sangrientas luchas, conquista y entra en posesión de la «tierra que mana leche y miel». Se lee en la Biblia: «… y destruyeron todo lo que había en la ciudad y pasaron a cuchillo a los hombres, las mujeres, los niños y los viejos, incluso los bueyes, las ovejas y los asnos» (Josué 6;21). Mas tarde, el libro de JOSUÉ narrará este establecimiento como una epopeya maravillosa: los hebreos conquistarán el país, pero será Dios quien se lo conceda. Se inicia propiamente la historia de Israel.

JOSUÉ -Moisés ha muerto- y toda su gente salta el Jordán para comenzar la ocupación de Canaán.


Los hijos de Israel, escapados de Egipto, tras la experiencia del Sinaí (los Diez Mandamientos), se concentran en Kadesh, oasis situado a las puertas de la parte sur de Canaán, desde donde intentarán la penetración directa, en la que fracasarán. Cerrada esta vía, darán un rodeo hacia el mediodía, por Eilat, evitando a los amalecitas, los moabitas y los edomitas, para disponerse en la más propicia posición de Transjordania. JOSUÉ -Moisés ha muerto- y toda su gente salta el Jordán para comenzar la ocupación de aquella tierra.

Los seguidores de JOSUÉ entran en Canaán por el Oriente.


Así, pues, los seguidores de JOSUÉ entran en Canaán por el Oriente. El país está ocupado por diversos clanes, reagrupados en torno a pequeñas ciudades fortificadas en las cimas de las colinas. Canaán no está unificada en este período, aunque no se conoce, por otro lado, con todo detalle, la situación imperante, y los datos de la propia Biblia, son aqui de escasa utilidad. Unas veces la Biblia habla de tres tribus de habitantes primitivas, otras de cinco, otras de seis, otras de siete, otras incluso de diez. Se habla de los cananeos, de los amorreos, hititas, jiveos, perizeos, yebuseos, guirgasenos, amonitas…

La situación de dominio de los filisteos sobre las tribus federadas de Israel, obliga a éstas a tomar conciencia de que necesitan un fuerte poder central.


La situación de dominio de los filisteos sobre las tribus federadas de Israel, obliga a éstas a tomar conciencia de que necesitan un fuerte poder central. Por eso tienen que elegir un rey como caudillo militar, a pesar de las protestas de los más tradicionalistas que no quieren admitir más rey que a Dios (Jc 9) (1Sam 8). El primero de estos reyes se llama SAÚL (1020-1005 aC) (Caudillo de la lucha contra los amonitas). Es elegido por la suerte del «urim y el tummim» (1Sam 17-27). Pero no es grato a los ojos de Dios. No se sabe a ciencia cierta el tiempo que reina, aunque la Biblia dice que son 40 años. (Hech 13;21) (1Sam 10;24).

Un ejército egipcio al mando de SHESH de Sheshonk saquea Jerusalén y el Templo.


Hacia el año 918 aC, unos años después de la escisión del reino de Israel, un ejército egipcio al mando de SHESH de Sheshonk (el «Sisac» de la Biblia), de la XXII Dinastía, que reina de 935 a 914 aC., saquea Jerusalén y el Templo.

Esta pieza también aparece en ... JEROBOAM I (Rey de Israel)  • JERUSALÉN • JUDÁ • ROBOAM (Rey de Judá)

Bajo el rey AJAB de Israel, este país ha de enfrentarse a Asiria, y lo hace aliado con otras naciones occidentales.


Bajo el rey AJAB de Israel, este país ha de enfrentarse a Asiria, y lo hace aliado con otras naciones occidentales. Entre éstas se incluyen Judá, que en esta época es en realidad una marioneta de Israel, y Aram (mejor conocido como Siria). De todas maneras, parece que almenos por un tiempo, AJAB es capaz de parar el avance de Asiria por tierras de Palestina. (SALMANASSAR III menciona en su año 6º una victoria sobre los reyes coaligados bajo Hadadézer de Damasco, entre ellos también AJAB de Israel (Batalla de Qargar)). AJAB es descrito con los tintes más sombríos en la Biblia, igual que su esposa Jezabel. Su victoria sobre Asiria ni siquiera se menciona.

Esta pieza también aparece en ... AJAB (Rey de Israel)  • ISRAEL