ORDEN DE LOS FRANCISCANOS (San Francisco de Asís)

Total de piezas: 44

Nace San FRANCISCO en Asís (Italia).


En 1182, nace San FRANCISCO en Asís (Italia). Es bautizado como Giovanni Bernardone, pero será conocido comúnmente como Francesco. Su padre, Pietro Bernardone, es un mercader de telas exitoso. Poco es sabido sobre su madre, Pica. Francisco tiene muchos hermanos. Rebelde hacia el negocio de su padre y su interés por la riqueza, Francisco pasará la mayor parte de su juventud leyendo libros (irónicamente el dinero de su padre le garantiza una excelente educación y se convierte en políglota, hablando con fluidez varios idiomas, incluyendo el latín) o bebiendo y disfrutando la compañía de sus amigos, los cuales son en su mayoría hijos de nobles. En el pleno fervor de su brillante juventud, se produce en el interior de su alma un largo proceso, del cual sale transformado y decidido a entregarse totalmente al ideal de lo pobreza evangélica. Renuncia públicamente a todos sus bienes, restituye a su padre hasta sus mismos vestidos, y se retira a la soledad. La voz de Cristo lo llama a \»reparar su casa en ruinas\», esto es, la Iglesia.

En el año 1201 FRANCISCO se une a una expedición del ejército de Asís contra Perusa.


En el año 1201 FRANCISCO se une a una expedición del ejército de Asís contra Perusa. Es tomado prisionero y permanece cautivo durante más de un año. Es probable que sus pensamientos más serios acerca de su conversión broten gradualmente durante aquel año. Se dice que cuando comienza a abandonar la relación con sus antiguos compañeros y ellos le preguntan jocosamente si piensa casarse, él responde: \»Sí, con una novia mucho más digna de lo que ustedes jamás hayan visto\». Francisco se refiere a la \»Dama Pobreza\», como luego la llamará. Pasará mucho tiempo en lugares solitarios, solicitando a Dios que lo ilumine. Tras su graduación, Francisco acude al cuidado de las víctimas más repulsivas en la casa de Lázaro, cerca de Asís.

Esta pieza también aparece en ... REYES BAJO EL SIRG EN LA PENÍNSULA ITÁLICA (962-1802)

Después de un peregrinaje a Roma, FRANCISCO tiene una visión sobre la Iglesia en decadencia.


Después de un peregrinaje a Roma, donde ruega a la iglesia que abra sus puertas a los pobres, tiene una visión en la cual escucha una voz la cual le indica que debe restaurar la iglesia de Dios que ha caído en decadencia, estas son las palabras ; \» FRANCISCO, QUE NO VES QUE MI CASA SE ESTA CAYENDO, ANDA PUES Y RECONSTRUYELA\» Francisco se dirige a la capilla de San Damián, cerca de Asís, decidido a establecerse allí para su cometido. La capilla se encuentra entonces muy deteriorada y tras una nueva visión, en la cual Jesús le encomenienda la restauración de la capilla, Francisco vende su caballo y telas del mercado de su padre para así cumplir su objetivo. Su padre, Pietro, indignado intenta hacerlo entrar en razón, primero mediante amenazas y luego encerrándolo en la prisión familiar, castigándolo corporalmente. Después de una entrevista en presencia del obispo, Francisco renuncia a toda expectativa de su padre, dejando incluso las prendas por él otorgadas y por un tiempo se convierte en mendigo. Tiempo más tarde regresa a la capilla de San Damián para terminar de restaurarla. También trabajará en la restauración de las ermitas de San Pedro y Santa María de los Ángeles o de la Porciúncula.

FRANCISCO de Asís, oyendo misa en la Porciúncula, descubre su vocación al escuchar (Mt 10;9).


FRANCISCO de Asís, oyendo misa en la Porciúncula, escucha el evangelio del envío de los discípulos en misión (Mt 10;9), en el que descubre su vocación. Vestido con pobres trapos, descalzo y sin una moneda, comienza a predicar el arrepentimiento. Pronto es acompañado por un amigo del pueblo, Bernardo di Quintavalle, quien contribuye con todo lo que tiene al trabajo, y otros diez compañeros en tan solo un año. Los hermanos viven en la casa de lázaro de Rivo Torto a las cercanías de Asís, pero pasan mucho tiempo viajando por los distritos montañosos de Umbria, siempre alegres y llenos de canciones, pero aún así dejando una profunda impresión en sus oyentes por sus ardientes llamamientos. (Porciúncola es una pequeña iglesia incluida dentro de la Basílica de Santa María de los Ángeles, en la frazione de Santa Maria degli Angeli (municipio de Asís), ubicada aproximadamente a 4 km de la capital municipal, en Umbría (Italia). Es el lugar donde comenzó el movimiento franciscano. El nombre Porciúncula significa «pequeña porción de tierra» y fue mencionado por vez primera en un documento que data de 1045, actualmente en los archivos de la Catedral de San Rufino, en Asís).

FRANCISCO de Asís y sus amigos se dirígen a Roma y logran una audiencía del papa INOCENCIO III, obteniendo la aprobación oral de su austero sistema de vida.


FRANCISCO de Asís y sus amigos se dirigen a Roma, por el año 1210, y logran una audiencía del papa INOCENCIO III, del cual obtiene, en la fecha, la aprobación oral de su austero sistema de vida y, además, el permiso para predicar. Se considera, pues, fundada, en al fecha, la Orden de los Frailes Menores o Primera Orden (ya que es la primera de las diversas que funda este santo). La Orden de los Frailes Menores comprende tres familias: los observantes, los conventuales y los capuchinos. Con el nombre de \»fraile\» se indica la hermandad; con el de \»menores\», la humildad. Esta orden mendicante es llamada así por presidir su origen un afán de absoluta pobreza, aunque este ideal no se podrá cumplir por entero. Otro de sus rasgos vocacionales es el de, queriendo realizar una obra de intenso apostolado, vivir de lleno en el mundo, a diferencia de la vida recoleta de los antiguos monjes.

El Papado ha llegado a su apogeo. INOCENCIO III pone y quita reyes y emperadores y anima el movimiento cruzado.


El Papado ha llegado a su apogeo. INOCENCIO III, bajo el cual la Santa Sede alcanza la cumbre de su poder, pone y quita reyes y emperadores y anima el movimiento cruzado, no sólo contra los musulmanes de Asia occidental, sino también contra las herejías en Europa. Pero las causas principales que producen herejías también proporcionan el remedio. Al escándalo espiritual y social de la creciente riqueza de la Iglesia se opone un retorno a la pobreza evangélica. Por entonces se fundan dos órdenes de \»frailes\» (hermanos) que sirven como útiles instrumentos de la jerarquía católica al acercar la religión al pueblo, especialmente en las ciudades, entonces en crecimiento. Se trata de los franciscanos y, un poco más tarde, de los dominicos.

No es, sin embargo, una vida de mendicidad la que abordaron los hermanos cuando se establecieron sino por el contrario una vida de diligente labor.


No es, sin embargo, una vida de mendicidad la que abordaron los hermanos cuando se establecieron en el año 1210 con la aprobación del papa, sino por el contrario una vida de diligente labor. Su trabajo incluye servicios devotos en las abadías de enfermedad y pobreza, predicamiento y misiones en un círculo cada vez mayor, el cual finalmente incluye herejes y musulmanes. Se reunían cada año durante la pentecostés en la iglesia de los Portiuncula en Asís para relatar sus experiencias y fortalecerse para nuevos esfuerzos.

Se redacta una pequeña regla muy sencilla para los franciscanos, que es aprobada por el papa INOCENCIO III.


Se redacta una pequeña regla muy sencilla para los franciscanos, que es aprobada en 1216 por el papa INOCENCIO III. Su extremada pobreza, su vida de sencilla austeridad evangélica, su ejemplo y su fervor, al tiempo que reavivaban el entusiasmo religioso multiplican el número de sus prosélitos.

Se pone en marcha la Quinta Cruzada (1217-1221). Ésta está al mando del Cardenal Pelagio, español.


Se pone en marcha la Quinta Cruzada (1217-1221). Ésta está al mando del Cardenal Pelagio, español. Los cruzados empiezan por poner sitio al puerto egipcio de Damietta. Sus componentes se proponen establecer en Damietta una base desde la que atacar Palestina. Con ellos va un grupo de hombres vestidos con un hábito de sayal, atado a a cintura con una soga. El Hermano FRANCISCO está entre ellos. Pero no ha ido en busca de gloria militar; sólo quiere hablar con el Sultán, lo cual consigue dejándose capturar. El Sultán es Al Kamil, Príncipe de la Fe, León del Desierto, quien, al principio, se burla de aquel «derviche franco» que pretende convertirle al cristianismo y que desafia a los santones musulmanes presentes en la entrevista a someterse a un «juicio de Dios»: él y ellos caminarán sobre brasas encendidas y Dios mostrará qué Fe es la verdadera salvándole a él de todo daño… Los imanes -sacerdotes musulmanes- no aceptan el reto y el Sultán Al Kamil queda impresionado por el valor y la sinceridad del frailecillo.

Esta pieza también aparece en ... JUICIO DE DIOS  • QUINTA CRUZADA (1217-1221)