JUAN II el Grande (Rey de Navarra 1425-1479) (Rey de Aragón 1458-1479)

Total de piezas: 113

JUAN II de Aragón, viudo desde 1441, se casa con JUANA ENRÍQUEZ.


JUAN II de Aragón, viudo desde 1441, se casa con JUANA ENRÍQUEZ, una noble castellana que pronto le dará un hijo que se convertirá en Fernando  el Católico y que considerará a su hijastro CARLOS como un entrometido. La madrastra JUANA ENRÍQUEZ, intrigante y soberbia, lanzará a su marido contra CARLOS, estimulando la discordia y manifestando sus preferencias por su propio hijo Fernando a quien querrá que ceda todos los privilegios.

JUAN II de Navarra se casa con JUANA Enríquez, hija del almirante de Castilla Fadrique Enríquez.


JUAN II de Navarra se casa, en la fecha, con JUANA Enríquez, hija del almirante de Castilla Fadrique Enríquez. La postura del rey JUAN II es, sin duda, ilegal, ya que cualquier derecho que quiera alegar sobre el trono de Navarra por su matrimonio con Blanca, desaparece tras su boda con JUANA Enríquez. Pese a ello mientras da su apoyo a los enemigos del condestable de Castilla, Álvaro de Luna -su hijo Carlos apoya al valido- busca alianzas en su reino que le otorgue el apoyo que necesita.

JUAN II de Navarra sigue con su intrigas y guerras en Castilla. Recurre a las arcas del reino de Navarra.


JUAN II de Navarra sigue con su intrigas y guerras en Castilla donde tiene cuantiosos predios y en cuya corte quiere influir. Llega un momento en que sus fianzas se hunden y debe recurrir a las arcas del reino de Navarra, lo cual hace personalmente, con el consiguiente desprecio hacia la dignidad y mando del príncipe CARLOS. De hecho, JUAN II se hace aborrecible en Castilla por sus injerencias, en Aragón por tener descuidados sus estados, y en Navarra por tener que financiar sus ambiciones.

JUAN II pide una tregua a cambio de retirar su apoyo a la Liga que se enfrenta a ÁLVARO de Luna.


El rey JUAN II de Navarra considera los tratados firmados por su hijo CARLOS de Viana con ÁLVARO de Luna y con ENRIQUE una traición. CARLOS, acosado, huye a Guipúzcoa. Las tropas castellanas, que le defienden, penetran en Navarra y JUAN II se ve obligado a pedir una tregua a cambio de retirar su apoyo a la Liga que se enfrenta a ÁLVARO de Luna. Las tropas castellanas, pese a todo, ocupan diversas plazas -Buradón, Lárraga y Mendavia, entre otras- en donde queda instituida la autoridad del príncipe de Viana.

En Navarra, beamonteses y agramonteses se enzarzan en una guerra civil (1451-1461). Castilla se pone del lado de CARLOS.


En el reino de Navarra se crean, en consecuencia, dos facciones: los beamonteses (por ser la familia Beaumont cabeza de la facción) partidarios de CARLOS como principe de Viana y rey de Navarra y que aglutina a las familias de la montaña y los agramonteses (cuyo nombre se deriva de la Casa de Gramont) que ven en JUAN el sucesor en el trono de su esposa BLANCA y que reúne a los agricultores de la Ribera. Unos y otros se enzarzan en una guerra civil (1451-1461). Castilla se pone del lado de CARLOS. Padre e hijo (JUAN II de Navarra y CARLOS de Viana), intentan una solución pactada a su enfrentamiento y a la situación en que se encuentra el reino. Durante las conversaciones, CARLOS llega a aceptar su renuncia a la corona a cambio de la lugartenencia y el reparto de las rentas. Pero no se alcanza el acuerdo y, en la fecha, se inicia el combate (Guerra civil 1451 – 1461)

Padre e hijo (JUAN II de Navarra y CARLOS de Viana) inician su enfrentamiento armado.


La suerte es adversa a las armas del príncipe de Viana, que, en la fecha, es hecho prisionero en Aylar junto con sus más directos partidarios, Juan de Beaumont y Carlos Miravet. Mientras los prisioneros son llevados a Zaragoza, JUAN II de Navarra nombra a su esposa JUANA Enríquez Gobernadora General de Navarra.

JUANA ENRÍQUEZ, deba marchar a Sos, ya en tierra aragonesa, para dar a a luz a su hijo FERNANDO.


La situación en el reino de Navarra sigue siendo grave, como lo demuestra el hecho de que JUANA ENRÍQUEZ, deba marchar a Sos, ya en tierra aragonesa, para dar a a luz a su hijo FERNANDO, futuro Fernando el Católico. JUANA quiere para su hijo FERNANDO todos los honores y glorias de la primogenitura.

JUAN II llega a un acuerdo con su hijo CARLOS de Viana por el que éste recobra la libertad y ambos aceptan la división de Navarra.


JUAN II, en la fecha, llega a un acuerdo con su hijo por el que éste recobra la libertad y ambos aceptan la división de Navarra según la situación geográfica de los dos bandos. Inmediatamente, el príncipe de Viana regresa a Navarra, reúne Cortes y repone a sus partidarios en los antiguos puestos de gobierno.

Esta pieza también aparece en ... CARLOS (Príncipe de Viana) (1458 - 1461)

Al morir el condestable de Castilla, Álvaro de Luna, Juan II de Navarra firma la paz con Juan II de Castilla.


Habiendo sido ejecutado el condestable de Castilla, ÁLVARO de Luna, JUAN II de Navarra aprovecha el subsiguiente triunfo de la nobleza castellana para firmar con JUAN II de Castilla, en la fecha, la paz entre ambos reinos. El casi simultáneo divorcio de ENRIQUE, heredero de Castilla, y BLANCA, hija de JUAN II de Navarra, no parece tener graves repercusiones para el rey navarro, ya que BLANCA es más partidaria de su hermano CARLOS que de su padre.