ÁFRICA

Total de piezas: 95

Se produce una división, probablemente en África, de los hominoides. Al Asia y otros a África.


Se produce una división, probablemente en África, de los hominoides. Unos se dirigen a Asia, los «antropomorfos póngidos» mientras que otros se quedan en África, los «antropomorfos pánidos». Posteriormente, de éstos se separarían los «homínidos» (casi hombres). Es, por tanto, en África donde se buscan los antepasados comunes de los antropomorfos y del hombre. (Antropomorfo: que tiene forma o apariencia humana).

Desde el comienzo de la humanidad se establece una relación especial entre el hombre y el medio.


Desde el comienzo de la humanidad se estableció una relación especial entre el hombre y el medio. La supervivencia estaba ligada a los recursos disponibles en una determinada región, que eran necesariamente limitados, pero debían satisfacer las exigencias de pequeños grupos, al menos por algún tiempo. Una vez agotadas las reservas disponibles en un territorio, el hombre se trasladaba a otros lugares vecinos que podían suministrarle la caza y los alimentos necesarios. A veces debían ser los cambios climáticos o la llegada de las estaciones los que obligaban a moverse en busca de condiciones de vida más favorables, e incluso la llegada de otros grupos de hombres hostiles.

Esta pieza también aparece en ... PREHISTORIA (Hasta 6000/3000 aC)

La posición erecta es fundamental y se la considerará el «motor» de la hominización.


El elemento clave para reconocer la modalidad y el momento de la separación de los «homínidos» de los «pánidos», se puede constatar en las modificaciones del aparato locomotor que se estructura de forma distinta con una tendencia a la branquiación en los antropomorfos africanos (como en el tronco de los asiáticos) y el endurecimiento del cuerpo y el bipedismo en la línea de los homínidos. La innovación en el aparato locomotor a través de estructuras que permiten la posición erecta fue fundamental y se la considera el «motor» de la hominización, a pesar de que el umbral humano se alcanzase mucho tiempo después.

Esta pieza también aparece en ... PREHISTORIA (Hasta 6000/3000 aC)

Sólo un medio abierto puede haber posibilitado el desarrollo de los primates bípedos.


Estas transformaciones no podían producirse, o de cualquier forma no podían afirmarse en un medio forestal. Sólo un medio abierto como la sabana arbórea o la pradera, puede haber posibilitado el desarrollo de los primates bípedos. Para alcanzar este objetivo fueron determinantes los cambios climáticos que tuvieron lugar después de la formación del gran valle del Rift en África. Aquellos produjeron un cambio en el régimen de precipitaciones por lo que las regiones situadas al oeste del Rift, de clima más lluvioso permanecieron cubiertos de bosques, mientras que las situadas al este, al hacerse más y más áridas y al instaurarse un régimen monzónico estacional, vieron reducirse sus bosques y el paisaje se hizo más abierto.

Esta pieza también aparece en ... PREHISTORIA (Hasta 6000/3000 aC)

Tiene lugar la separación de los dos troncos que llevarán a los antropomorfos africanos y a los homínidos.


Fue así como ha podido tener lugar la separación evolutiva de los dos troncos que llevarán a los antropomorfos africanos y a los homínidos. Los primates de la regiones occidentales se encuentran en un medio forestal húmedo y boscoso y su evolución, condicionada por el hábitat alcanza formas antropomorfas. Son el chimpancé y el gorila que actualmente se encuentran en dichas regiones (Desde el golfo de Guinea al Rift) y están bien adaptados a la vida ya sea sobre la tierra o en los árboles. En las regiones orientales el medio que se ha hecho más árido y menos boscoso, ejerce una presión selectiva sobre los primates que habiendo alcanzado estructuras locomotrices menos dependientes del medio forestal y arbóreo, pueden sacar ventaja de un espacio abierto. El logro de esta evolución adaptativa debe ser la adquisición del bipedismo, pero transcurrirá mucho tiempo, quizás algunos millones de años.

Esta pieza también aparece en ... PREHISTORIA (Hasta 6000/3000 aC)

El Sahara ha sido una región húmeda y verde donde han convivido cazadores, ganaderos, pescadores y agricultores.


El Sahara había sido una región húmeda y verde donde habían convivido cazadores, ganaderos, pescadores y agricultores. Estos modos de vida correspondían a tipos físicos determinados: al de los protobereberes, antepasados de los arabobereberes de África del Norte; al de los etiópidos o nilóticos, antepasados de los peul y masai actuales, y al de los negros, que ocupaban tres cuartas partes del sur del continente. La progresiva desecación que sufre el Sahara a lo largo de los siglos, ha obligado a todos estos pueblos a desplazarse hacia los valles del Nilo, del Níger y del Senegal en busca de pastos y de tierras cultivables.

Los emigrantes del Sahara se encuentran con los pigmeos de las selvas del Zaire y los bosquimanos del desierto de Kalahari.


Entre los primeros habitantes con quienes se encontraron en el África tropical los emigrantes del Sahara, se contaban pueblos primitivos que, desde los tiempos más antiguos, habían vivido en tribus diseminadas por todo el continente. Sus modernos descendientes son los pigmeos de las selvas del Zaire y los bosquimanos del desierto de Kalahari. Los negros que más tarde habrían de poblar gran parte del continente al sur del Sahara, son de origen posterior.

En África se cuentan más de 1.000 etnias.


En África se cuentan más de 1.000 etnias cuya implantación no coincide con la cuarentena de estados-nación creados en los años sesenta del siglo XX. Estas identidades se constituyeron progresivamente. Hacia el 3.000 aC, el Sahara era una región húmeda y verde donde convivían cazadores, ganaderos, pescadores y agricultores. Estos modos de vida correspondían a tipos físicos determinados: al de los protobereberes, antepasados de los arabobereberes de África del Norte; al de los etiópidos o nilóticos, antepasados de los peul y masai actuales, y al de los negros, que ocupaban tres cuartas partes del sur del continente.

Los pigmeos se retiran a las regiones inhóspitas del bosque y los sans a los desiertos del Kalahari y de Namibia.


Los pigmeos se retiran a las regiones inhóspitas del bosque (Camerún, Zaire, Gabón, etc.) y los sans a los desiertos del Kalahari y de Namibia (África austral). La diversificación de los modos de vida viene acompañada por una división en grandes grupos etnolingüísticos: sudaneses de la sabana, esbeltos y de piel oscura; bantúes del bosque, pequeños y claros, y etiópidos, muy altos. Cada uno de estos grupos se subdivide en etnias que hablan una misma lengua, comparten las mismas costumbres y creencias religiosas y se proclaman descendientes de un mismo antepasado mítico. Las dimensiones de las etnias varían: las más reducidas (basari del Senegal, afar de Etiopía) cuentan con algunos centenares de individuos, mientras que las más importantes agrupan a varios millones (hausa, yoruba de Nigeria, songay del Níger, etc.). Algunas se encuentran en el mismo Estado, como los fang de Gabón, mientras que otras se dividen entre varios estados, como los swahili de África central y oriental, los mandinga, los baulé y los akan de África occidental. La familia numerosa constituye la célula básica de la compleja sociedad africana. Individuos de varias generaciones viven en un mismo hogar

Expansión al sur del África de los pueblos de lengua bantú, que practican una agricultura mixta y, más adelante, la metalurgia del hierro.


La mayor transformación que ocurre en África al sur del ecuador es la expansión de los pueblos de lengua bantú, que practican una agricultura mixta y, más adelante, la metalurgia del hierro. Las lenguas bantúes pertenecen al grupo Níger-Congo, que ha estado restringido al Africa occidental durante el segundo milenio aC. La tierra originaria de los bantúes es el sur de Nigeria y el Camerún, pero hacia el 2.000 aC algunos pueblos bantúfonos empiezan a expandirse por el centro y el este de África. Las lenguas bantúes se propagarán, en parte, gracias a las migraciones de agricultores que conocen la metalurgia del hierro, pero también debido a la asimilación a la cultura bantú por parte de los pastores de la Edad de Piedra de lengua khoisan y de los cazadores recolectores del este y el sur de África.