Tal día como hoy...

06 de febrero

JULIO I nombrado papa. Romano de origen, promulgará diversas normas eclesiales.


JULIO I -papa- (6.2.337-12.4.352) Romano de origen, promulgará diversas normas eclesiales, entre ellas, la que prohíbe a los clérigos llevar sus causas ante los tribunales seculares y la que reglamenta el derecho de apelación ante el pontífice en las causas de importancia. Saldrá de las persecuciones externas, pero tendrá que enfrentarse este santo papa a las disensiones internas, sostenidas todas ellas en doctrinas que intentarán minar la unidad del credo al tiempo que cuestionarán la unidad jerárquica de la Iglesia. Acercará a ATANASIO, patriarca de Alejandría y a otros obispos expulsados por los arrianos.

El infante Fernando, hijo de Juan II, jura como heredero en Barcelona.


Fallecido Carlos, príncipe de Viana, el infante Fernando, hijo de Juan II, jura como heredero en Barcelona. Pronto orientará su política a la unión peninsular con su matrimonio con Isabel de Castilla.

En la ciudad de Sevilla, tiene lugar el primer «Auto de fe» de la Inquisición española moderna. Tras las pesquisas


En la ciudad de Sevilla, tiene lugar el primer «Auto de fe» de la Inquisición española moderna. Tras las pesquisas, arrestos y juicios realizados por el tribunal de la Inquisición, se celebra el 6 de febrero de 1481. En la celebración son quemados seis conversos, sospechosos de pretender atentar contra la vida de los inquisidores. (También se habla de 16 quemados). Según testimonios que vivían en aquellas fechas, durante ocho años el tribunal de Sevilla condenó a la hoguera a setecientos acusados de herejía y condenó a prisión perpetua o a penitencias rigurosas a cinco mil. Conviene hacer notar que si bien en la legislación contra los herejes lo fundamental era que los inquisidores persiguieran el delito de apostasía de los judaizantes, todo género de actos considerados como heréticos caían bajo la jurisdicción del Santo Oficio.

Inesperadamente fallece en Whitehall, CARLOS II, rey de Gran Bretaña e Irlanda.


Inesperadamente fallece en Whitehall, CARLOS II, rey de Gran Bretaña e Irlanda, tras pedir perdón y recibir la extremaunción de manos de un sacerdote católico. Tenía 55 años. Cuando lo creyó necesario vendió a Inglaterra, traicionó a dos Iglesias, fue infiel con su esposa y con todas sus amantes. Si el fin justificaba los medios no se puede negar que en el siglo XVII en Europa habían surgido dignos seguidores de Maquiavelo, y en Inglaterra CARLOS II había sido un discípulo aventajado. Durante las dos décadas y media que estuvo reinando volvería a tropezar con obstáculos similares a los que sufrieron sus antecesores inmediatos. Al igual que ellos, tuvo plena aceptación en los primeros momentos de su reinado; apoyo y simpatía que del mismo modo perdería al poco tiempo, teniendo que enfrentarse casi de inmediato a los problemas políticos, fiscales y religiosos no resueltos que, una vez más, iban a socavar las bases de una pretendida soberanía de corte absolutista.

Sube al trono de Inglaterra y Escocia, JACOBO que reinará como JACOBO II de Inglaterra y VII de Escocia.


Sube al trono de Inglaterra y Escocia, JACOBO duque de York, que reinará como JACOBO II de Inglaterra y VII de Escocia (1685-1689), hijo de Carlos I y de Enriqueta María de Borbón, hermano, por tanto, del fallecido Carlos II que ha muerto sin dejar hijos legítimos. Casi de inmediato se suceden tanto en Inglaterra como en Escocia una serie de guerras civiles en las que las facciones en lucha están en el plano religioso claramente divididas: Los presbiterianos escoceses y los partidarios del anglicanismo. Los primeros propugnan una iglesia puritana y sencilla, gobernada por ministros electos. Han cerrado filas frente a quienes desean una iglesia ritualista administrada por los obispos elegidos por el rey. JACOBO II de Inglaterra (VII de Escocia) se convierte al catolicismo.

El archiduque Carlos de Austria otorga a Rafael CASANOVA el nombramiento de «ciutadà honrat».


El archiduque Carlos de Austria otorga a Rafael CASANOVA el nombramiento de «ciutadà honrat» (ciudadano honrado), un título honorífico ambicionado por las familias acaudaladas catalanas no pertenecientes a la nobleza.

En Francia, la Asamblea encomienda a su comité eclesiástico, a preparar la reorganización del clero.


En Francia, la Asamblea encomienda a su comité eclesiástico, designado en el pasado mes de agosto, a preparar la reorganización del clero. Se añaden 15 nuevos miembros al comité. Los «constituyentes» son discípulos de los filósofos del siglo dieciocho quienes subordinaban la religión al Estado, más aún, para comprender su posición es conveniente tener en mente que muchos de ellos son juristas con ideas Galicistas y Josefistas.