Francesc MACIÀ asume provisionalmente las funciones de Presidente del Gobierno de Catalunya.


La noticia pronto llega a los oídos del carismático caudillo dirigente de ERC, Francesc MACIÁ, que se apresura a su vez, en medio de la confusión festiva, una hora después, y desde el mismo balcón, proclamar, en nombre del pueblo de Cataluña, «L’Estat Català, que amb tota la cordialitat procurarem integrar a la Federació de Repúbliques Ibèriques«. A media tarde Macià de nuevo se dirige a la multitud pero esta vez desde el balcón de la Diputación de Barcelona, frente por frente con el Ayuntamiento en la misma plaza de Sant Jaume, para comunicarles que había tomado posesión del gobierno de Cataluña y a continuación firmaba un manifiesto en el palacio de la Diputación en que proclamaba de nuevo el «Estat Català» bajo la forma de «una República Catalana«, que pedía a los otros «pueblos de España» su colaboración para crear una Confederació de Pobles Ibèrics: Interpretando el sentimiento y los anhelos del pueblo que nos acaba de dar su sufragio, proclamo la República Catalana como Estado integrante de la Federación Ibérica. De acuerdo con el Presidente de la República Federal Española, señor Alcalá Zamora, con el cual hemos ratificado los acuerdos tomados en el pacto de San Sebastián, asumo provisionalmente las funciones de Presidente del Gobierno de Catalunya.  La Federación Ibérica es una concepción de España que defienden los nacionalistas catalanes de raíz federal según la cual la Península Ibérica, con la inclusión de Portugal, se ha de transformar en una asociación libre de Estados nacionales soberanos. Por las calles barcelonesas, gentes enfervorizadas cantan «La Marsellesa», exhibiendo banderas catalanas tricolores y efigies de Galán y García Hernández -los mártires de Jaca-.