HERNÁN CORTÉS

Total de piezas: 31

Hernán CORTÉS participa como secretario en la expedición a Cuba, llevada a cabo en 1511 por orden de Diego Colón.


Hernán CORTÉS (1485-1547), instalado desde 1504 en la isla La Española -descubierta por Colón en su primer viaje-, donde ejerce como escribano, participa, en 1511, en un expedición a Cuba dirigida por el gobernador Diego Velázquez de Cuéllar, que le nombra alcalde de la ciudad de Santiago de Baracoa fundada en esa isla. Procedente de una familia hidalga, Hernán Cortés inició estudios universitarios en Salamanca donde conoció en profundidad el latín y el derecho, aunque sólo permaneció dos años en sus aulas. Con apenas veinte años viajó a La Española para ocupar el cargo de escribano de la villa de Azúa. Su relación con el gobernador Diego Velázquez de Cuellar se fue estrechando hasta el punto de participar Cortés como secretario en la expedición a Cuba, llevada a cabo en 1511 por orden de Diego Colón. Allí, es nombrado alcalde de Santiago de Baracoa, ciudad recién fundada.

Hernán CORTÉS ante el dilema que le retiren el mando de la expedición, fuerza la partida y toma rumbo a México.


En América, los conquistadores siguen pronto a los descubridores. Los conquistadores son aventureros impulsados a marchar a América únicamente por la esperanza de obtener ricos botines. La codicia del oro es el motivo principal que les hace olvidar las virtudes cristianas y pasar por encima de cadáveres. Así, tras el fracaso de la expedición de Grijalba a México, Diego Velázquez de Cuéllar, encomienda a Hernán CORTÉS la misión de reconocer las costas de México, aunque luego quiere retirarle el mando. Informado de ello, CORTÉS fuerza la partida y, en la fecha, abandona las costas de Cuba y toma rumbo al Yucatán. Empieza la conquista de México.

Esta pieza también aparece en ... MÉXICO

Este célebre hecho de armas de Hernán Cortés se cuenta también de otros esclarecidos capitanes.


Este célebre y nunca bien ponderado hecho de armas de Hernán Cortés se cuenta también de otros esclarecidos capitanes. Agatocles, tirano de Siracusa, dio sobre la costa de África el primer ejemplo de esta audaz resolución. Asclepiotade, enviado por Diocleciano contra el usurpador de la Gran Bretaña, obró como Agatocles y fue victorioso como él. El emperador Juliano pegó fuego a sus almacenes y a las mil y cien embarcaciones ancladas en el Tigris cuando emprendió su expedición contra Sapor. Guillermo el Conquistador al abordar en Inglaterra en 1066 apeló al mismo recurso, y más de dos siglos antes que existiese Cortés, se había practicado en Galípoli por los capitanes que mandaban las fuerzas de la expedición de catalanes y aragoneses a Grecia, barrenando las galeras y demás embarcaciones, para que nadie pudiese retirarse ni dejar de batallar, como se lee en la Crónica catalana de Muntaner

El hecho de que Hernán CORTÉS hunda sus naves, cuenta con eximios ejemplos, a lo largo de la historia.


Lo de quemar las naves es expresión muy socorrida cuando se quiere explicar la actitud de alguien que, ante un envite comprometido, decide apostar el todo por el todo, comprometiéndose con decisiones que impiden ya la vuelta atrás. Aunque la expresión está tomada del campo de la estrategia militar, por extensión puede aplicarse al mundo de los negocios, de las relaciones personales, de la deriva profesional, etcétera, La frase original suele atribuirse a Hernán Cortés en el momento de iniciar la conquista de México. Pero ni el extremeño manda quemar sus naves -aunque sí barrenarlas, con similar resultado: privar a sus hombres de la posibilidad de retirada- ni es el primero al que se le ocurre la idea. Cuenta con eximios ejemplos, en la Antigüedad, en la Edad Media y en épocas posteriores.

Esta pieza también aparece en ... MÉXICO

Hernán CORTÉS, parte de Santiago y al llegar a tierra firme tiene lugar la quema de las naves inmortalizada por los historiadores.


HERNÁN CORTÉS se casa en Cuba con una dama de la virreina doña María de Toledo y empieza algunos negocios que le dejan buenos beneficios. Velázquez, celoso, le encarcela. Al fin Cortés, decide abandonar Cuba aprovechando que Velázquez ha organizado una expedición a Yucatán recién descubierta por Juan de Grijalva. Cortés toma el mando de la expedición, prohibiéndosele la fundación de colonias permanentes. Parte de Santiago y al llegar a tierra firme tiene lugar la quema de las naves cantada e inmortalizada por historiadores y poetas. Es el 19 de abril de 1519. Ya en suelo mejicano, Hernán CORTÉS tras derrotar junto al río Tabasco a los indios yucatecos que de enemigos se convertirán en aliados, tiene noticias del poderoso Imperio azteca. Con su decisión de marchar sobre él, motiva el enfrentaniento entre sus hombres, lo que hace adoptar la heroica decisión de barrenar sus naves, impidiendo así que su gente vuelva atrás.

Esta pieza también aparece en ... MÉXICO

Hernán Cortés desembarca en los médanos fronteros a la isla de San Juan de Ulúa. Ahora se levanta la ciudad y puerto de Veracruz.


Hernán Cortés desembarca en los médanos fronteros a la isla de San Juan de Ulúa, donde ahora se levanta la ciudad y puerto de Veracruz. Como era Viernes Santo, día en que la Iglesia católica venera a la Cruz Desnuda, después del descendimiento de Jesucristo, pensó en fundar una villa que llevara el nombre de Vera Cruz.

Esta pieza también aparece en ... MÉXICO

Hernán Cortés funda en un punto de la playa del actual México una entidad fantasma: el Ayuntamiento de Veracruz.


Hernán Cortés funda en un punto de la playa del actual México una entidad fantasma: el Ayuntamiento de Veracruz. Éste le autoriza a proseguir hacia el interior del continente, con lo que el conquistador se independiza de la autoridad del gobernador de Cuba.

Esta pieza también aparece en ... MÉXICO

Hernán CORTES inicia en San Juan de Ulúa la ruta que le llevará hasta Tenochtitlán, donde llegará el mes de noviembre del mismo año.


Hernán CORTES inicia en San Juan de Ulúa la ruta que le llevará hasta Tenochtitlán, donde llegará el mes de noviembre del mismo año. El camino seguido ha quedado fidedignamente detallado por cronistas españoles como Bernal Díaz del Castillo, quien, como soldado, acompañó a Hernán CORTÉS en su andadura. A lo largo del mismo, CORTÉS fue estableciendo alianzas con los pueblos sometidos alos aztecas, que le serán de gran ayuda para conquistar, dos años más tarde, la capital.

Hernán CORTÉS, con un ejército de tan sólo quinientos hombres, entra sin resistencia en la capital azteca.


Hernán CORTÉS, en la fecha, con un ejército de tan sólo quinientos hombres, entra sin resistencia en la capital azteca, Tenochtitlán, aprovechando que los caballos y las armas de fuego, desconocidos en aquellas tierras, espantan a los indígenas. Por otra parte los españoles van armados con espadas, contra las que nada pueden hacer las armaduras de algodón de los aztecas y llevan perros de combate que causan estragos con su ferocidad. Su emperador MOCTEZUMA II, cree que los españoles son los hijos del dios Quetzalcóatl que regresan a reclamar sus tierras y obsequia a Hernán CORTÉS con ricos presentes, declarándose súbdito del Rey de España.

Esta pieza también aparece en ... AZTECAS  • MOCTEZUMA II (Rey de los aztecas)

La llegada de los españoles, por el oriente, es interpretada por los mesoamericanos como el regreso de Quetzalcóat.


La creencia mesoamericana del regreso de Quetzalcóatl facilita de alguna manera la Conquista emprendida por los españoles. La leyenda cuenta que Topiltzin, hombre de piel blanca que en 950 gobernaba a los toltecas bajo el nombre de Quetzalcóatl, debió abandonar a su pueblo tras faltar a su castidad. Antes de partir prometió volver por el oriente en un año Ce Acatl. La llegada de los españoles, por el oriente, en 1519, año Ce Acatl, es interpretada por los mesoamericanos como el regreso de Quetzalcóatl. Además de la creencia en el regreso de Quetzalcóatl, diversos fenómenos han sido considerados como presagios de que algo extraño sucederá. La aparición de un cometa, el incendio del templo de Huitzilopochtli y otros sucesos extraños, son considerados como presagios funestos entre los mexicas.