AZTECAS

Total de piezas: 18

Los aztecas-mexicas ocupan la zona pantanosa situada al oeste del lago Texcoco.


Tula, capital tolteca, es destruida, en la fecha, a la llegada de invasiones del norte. Tras la caída de la civilización tolteca que ha florecido principalmente en Tula entre los siglos X y XI, oleadas de inmigraciones inundan la meseta central de México, alrededor del lago Texcoco. Debido a su tardía aparición en el lugar, los aztecas-mexicas se ven obligados a ocupar la zona pantanosa situada al oeste del lago Texcoco. Están rodeados por enemigos que les exigen tributos, y la única tierra seca que ocupan son los islotes de este lago, rodeados de ciénagas. Cuando los aztecas llegan al Altiplano, encuentran un inmenso centro religioso abandonado al que llaman Teotihuacan. Tanta es su impresión ante la grandeza del lugar, que piensan que ha sido construido por gigantes e inventan el mito de que ahí se han reunido los dioses para asegurar la existencia del mundo.

Esta pieza también aparece en ... AMÉRICA CENTRAL • TOLTECAS

El régimen de los aztecas-mexicas está basado en la explotación infundiendo el terror y exigiendo importantes tributos a los pueblos sometidos.


El régimen de los aztecas-mexicas está basado en la explotación infundiendo el terror y exigiendo importantes tributos a los pueblos sometidos. El hecho de que, desde una base tan poco esperanzadora, los aztecas sean capaces de consolidar un imperio poderoso en sólo dos siglos, se deberá en parte a su creencia en una leyenda, según la cual fundarían una gran civilización en una zona pantanosa en la que vieran un nopal (cactus) sobre una roca y sobre él un águila devorando una serpiente. Los sacerdotes afirmaron haber visto todo eso al llegar a esta zona; como reflejo de la continuidad de esa tradición, hoy en día esa imagen representa el símbolo oficial de México que aparece, entre otros, en los billetes y monedas.

Para los mexicas, el mundo era un plato plano dividido en cuatro partes por una cruz, al centro de la cual había una piedra verde donde habitaban los hombres.


Para los mexicas, el mundo era un plato plano dividido en cuatro partes por una cruz, al centro de la cual había una piedra verde donde habitaban los hombres. Este plato se encontraba rodeado de agua. Encima se encontraba el cielo con trece pisos habitados por dioses y seres sobrenaturales; abajo estaba el inframundo con nueve pisos. Todos los niveles se encontraban comunicados pues los dioses regían desde ellos los destinos del hombre durante determinados ciclos, mismos que llevaban un orden calendárico lo cual les permitía a los mexicas prepararse o atenuar los desplantes de los dioses.

Los aztecas fundan la ciudad de Tenochtitlán (ubicada donde se encuentra la actual ciudad de México, Distrito Federal, capital del país).


En 1325, los aztecas fundan la ciudad de Tenochtitlán (ubicada donde se encuentra la actual ciudad de México, Distrito Federal, capital del país). Los aztecas convierten el lecho del lago Texcoco, que es poco profundo, en chinampas (jardines muy fértiles, construidos con un armazón de troncos que sostienen arena, grava y tierra de siembra, atados con cuerdas de ixtle, para lograr islas artificiales donde se cultivarán verduras y flores y se criarán aves domésticas). Se harán calzadas y puentes para conectar la ciudad con tierra firme; se levantarán acueductos y se excavarán canales por toda la ciudad para el transporte de mercancías y personas. Las construcciones religiosas -gigantescas pirámides escalonadas recubiertas de piedra caliza y estuco de vivos colores, sobre las que se construirán los templos- dominarán el paisaje. La ciudad florecerá como resultado de su ubicación y del alto grado de organización. Por otra parte, al aumentar en número, los aztecas establecerán organizaciones civiles y militares superiores.

Los aztecas-mexicas estableciendo alianzas militares con otros grupos, logran un imperio


Los aztecas-mexicas estableciendo alianzas militares con otros grupos, logran un imperio que se extiende desde México central hasta la actual frontera con Guatemala. A principios del siglo XV Tenochtitlán gobierna conjuntamente con las ciudades-estado de Texcoco y Tlacopan o Tacuba (la Triple Alianza).

MOCTEZUMA I, rey de los aztecas. Quinto tlatoani o rey de México-Tenochtitlán.


MOCTEZUMA I, rey de los aztecas (1440-1469). Quinto tlatoani o rey de México-Tenochtitlán. Durante su reinado Tenochtitlán se convierte en el Estado-ciudad predominante.

MOCTEZUMA II. Emperador de los aztecas.


MOCTEZUMA II (1502-1520). Emperador de los aztecas. Su reinado transcurre bajo el signo del desastre, los terremotos y los invasores, impone la hegemonía de México-Tenochtitlán, Tetzcoco y Tlacopan.

Esta pieza también aparece en ... MOCTEZUMA II (Rey de los aztecas)

Hernán CORTÉS, con un ejército de tan sólo quinientos hombres, entra sin resistencia en la capital azteca.


Hernán CORTÉS, en la fecha, con un ejército de tan sólo quinientos hombres, entra sin resistencia en la capital azteca, Tenochtitlán, aprovechando que los caballos y las armas de fuego, desconocidos en aquellas tierras, espantan a los indígenas. Por otra parte los españoles van armados con espadas, contra las que nada pueden hacer las armaduras de algodón de los aztecas y llevan perros de combate que causan estragos con su ferocidad. Su emperador MOCTEZUMA II, cree que los españoles son los hijos del dios Quetzalcóatl que regresan a reclamar sus tierras y obsequia a Hernán CORTÉS con ricos presentes, declarándose súbdito del Rey de España.

Esta pieza también aparece en ... HERNÁN CORTÉS  • MOCTEZUMA II (Rey de los aztecas)

Receloso el gobernador de Cuba de la gloria que está adquiriendo Hernán CORTÉS, manda contra él a Pánfilo Narváez para suplantarlo.


Receloso el gobernador de Cuba, Diego de Velázquez de Cuéllar, de la gloria que está adquiriendo Hernán CORTÉS, manda contra él a Pánfilo Narváez para suplantarlo. CORTÉS sale a su encuentro dejando a Pedro de Alvarado como responsable de las huestes cristianas y sus aliados indios. CORTÉS en un alarde de astucia, dirige un ataque por sorpresa que consigue reducir a las tropas de Narváez e incorporarlas a su ejército, formado ahora por 1.300 hombres con 96 caballos y 160 ballesteros y escopeteros.

En Tenochtitlan, cuando toda la nobleza mexica se halla reunida, Alvarado ordena el asesinato de más de seiscientos señores principales.


Entretanto, en Tenochtitlan los mexica se preparan para celebrar la gran fiesta del mes \»toxcatl\» en honor de sus dioses principales, autorizada por CORTÉS a cambio de no realizar sacrificios humanos. Los españoles comienzan entonces a sospechar que la fiesta podría ser el comienzo de una rebelión, posiblemente alentados por sus aliados indios, y así, el mismo día de la fiesta, cuando toda la nobleza mexica se halla reunida, Alvarado ordena el asesinato de más de seiscientos señores principales