La derrota de NAPOLEÓN es definitiva. Waterloo ha sido el golpe de gracia a su carrera política.


NAPOLEÓN está solo. Su derrota es definitiva. Waterloo ha sido, realmente, el golpe de gracia a su carrera política, a su prestigio militar, a todos sus sueños de gloria. No quiere ser humillado por sus compatriotas. Una sola posibilidad: la benevolencia y la hospitalidad de los ingleses. En la fecha, se entrega a los ingleses y pide su protección. Ante la petición de protección solicitada por NAPOLEÓN a los ingleses, el gobierno británico contesta: «Sería incompatible con nuestros deberes para con el país y para con los Aliados de su Majestad dejar al general Bonaparte en condiciones de turbar nuevamente la paz de Europa».