SANTOS, MÁRTIRES Y BEATOS DE LA IGLESIA CATÓLICA

Total de piezas: 152

Persecución de VALERIANO: Es muerto San Fructuoso, obispo de Tarragona, Augurio y Eulogio.


Durante la persecución de VALERIANO y de su hijo GALIENO, es martirizado y muerto, en la fecha, FRUCTUOSO, obispo de Tarragona, y sus diáconos AUGURIO y EULOGIO. Afortunadamente poseemos el documento de estos hechos. Fueron arrestados el 16 de enero del 259 y muertos el 21 del mismo mes. El documento en sí es precioso y nos revela la fe extraordinaria de los mártires y del pueblo cristiano, la fiel observancia de las prácticas ascéticas (el ayuno del miércoles y del viernes), su constante oración, el sublime espectáculo de su muerte en llamas orando y con los brazos en cruz, y la frase del gran obispo al soldado cristiano Félix, que le pedía se acordara de él: \»yo tengo que acordarme de la Iglesia católica extendida de Oriente a Occidente\». Las actas de su martirio, son el primer testimonio escrito sobre el cristianismo peninsular, y presuponen la existencia de una Iglesia bien organizada y viva.

El papa Félix I promulga una ley para asegurar la costumbre de que todos los altares guarden alguna reliquia.


Desde los comienzos del cristianismo los restos de los mártires estuvieron ligados al sacrificio eucarístico, celebrando los misterios sobre su tumba. No se concebía un altar si no era enterramiento de un santo. En el año 269 el papa FÉLIX I promulga una ley para asegurar esta costumbre. Las primeras basílicas construidas después de las persecuciones serán erigidas encima de las criptas donde yacen los cuerpos de los mártires. Más tarde, algunos de estos cuerpos serán trasladados a las ciudades para depositarlos en los templos suntuosos construidos para recibirlos. Es más, el quinto concilio de Cartago decreta que no será consagrada ninguna nueva iglesia que no tenga una reliquia en su altar.

Ejecución, por orden imperial, de San Sebastián, capitán de la guardia, de origen narbonés (Francia)


Ejecución, por orden del emperador DIOCLECIANO, de SEBASTIÁN, capitán de la guardia, de origen narbonés (Francia). Acribillado por las flechas, dado por muerto, curado por una santa mujer, se restablecerá totalmente para más tarde volver a ser detenido y azotado hasta morir. Será canonizado.

Un autor anónimo escribe la primera obra literaria hispanocristiana. La Pasión de S.Fructuoso.


Sobre el año 300 un autor anónimo escribe la primera obra literaria hispanocristiana. Se trata de la Pasión de S.FRUCTUOSO, obispo de Tarragona que fue martirizado en el año 259 junto a sus dos diáconos. Es un documento hagiográfico en el que se narra de una forma sencilla y sentida el martirio de estos tres cristianos. Por su carácter edificante, la pasión de S.FRUCTUOSO se leerá públicamente en muchas iglesias de Hispania.

Mueren mártires en Ciro durante la persecución de Diocleciano, los médicos Cosme y Damián.


Mueren mártires en Ciro durante la persecución de DIOCLECIANO, los médicos de hombres y animales, naturales de Siria, COSME y DAMIÁN. Las fuentes les atribuyen la asistencia gratuita de sus pacientes. Su actividad contribuirá a extender la devoción hacia ellos ya durante el siglo IV. Sus nombres pasarán relativamente pronto al canon romano de la misa, y durante la Edad Media se contarán entre los santos más populares por la intercesión que se les atribuirá en casos de enfermedad. Su iconografía será muy abundante.

La persecución alcanza también a los cristianos pertenecientes al ejército.


La persecución de DIOCLECIANO alcanza también a los cristianos pertenecientes al ejército. Entre los episodios más famosos sobre esta cuestión se recuerda la matanza de la Legión Tebea (llamada así porque estaba compuesta por elementos originarios de la Tebaida). Según la narración de Eusebio, obispo de Lyón, dicha legión compuesta exclusivamente de cristianos, mientras se encontraba de guarnición en Aganium, no obedeció la imposición de ayudar a los perseguidores de sus hermanos en la fe y por orden de MAXIMIANO fue diezmada primero por dos veces y luego exterminada. MAURICIO, su líder, se convertirá en el santo patrón de Helvecia tras la fundación de un monasterio de renombre europeo. Su insignia, cruz blanca sobre fondo rojo, se convertirá, con los años, en el emblema nacional.

ACISCLO, con su hermana VICTORIA, padecen en Córdoba el martirio. En Montseerat hay una ermita.


ACISCLO, con su hermana VICTORIA, padecen en Córdoba el martirio, por orden y en presencia del pretor DIÓN, el año 304, durante la persecución de DIOCLECIANO Y MAXIMIANO, uno de los martirios más feroces de los que se tiene constancia. Después de ser abrasados en una gran fogata, se les sumerge en el río por burla. Sacados de él, son presentados en público; pero como VICTORIA predica a grandes voces su fe, se le cortan la lengua y los pechos y es asaetada; mientras que a ACISCLO se le aplica ya como golpe de gracia, el formulismo legal de la degollación. Córdoba honrará siempre a S.ACISCLO y Sta. VICTORIA (17/11), como sus mártires patronos, y, entre las ermitas a su recuerdo, destacará la de Montserrat.

En numerosos lugares se producen martirios durante la terrible persecución de DIOCLECIANO


Habrá constancia de numerosos lugares de España en los que se producen martirios durante la terrible persecución de DIOCLECIANO: de la Tarraconense, en Girona (Feliu y Narcis), Barcelona (Lucia y Cugat), Zaragoza (Lamberto) y Calahorra (Emeterio y Celedonio); de Gallecia en León; de la Lusitania hay mártires en Mérida y Ávila; de la Bética en Córdoba, Sevilla (Justa y Rufina) y Écija y de la Cartaginense habrá en Toledo y Alcalá. Por otra parte: Bárbara en Nicomedia, Inés en Roma, Catalina en Alejandría, Victorino de Petabio, obispo de Petabio, hoy Pettau, sufren cruel martirio en tiempo de DIOCLECIANO.

Dentro de la persecución de DIOCLECIANO es martirizada, STA EULALIA, patrona de Barcelona.


Dentro de la persecución de DIOCLECIANO es martirizada, EULALIA, patrona de Barcelona. Se da sepultura a sus restos en Sta María de las Arenas, cementerio situado en el actual emplazamiento de Sta María del Mar, donde se venerarán y permanecerán hasta finales del S. IX, momento en el que serán trasladados a otro sepulcro donde actualmente se levanta la Catedral, que por lo demás está consagrada a su culto. (Algunos dirán que Sta Eulalia de Barcelona es una derivación clónica y ficticia de otra santa española, EULALIA DE MÉRIDA).