CORONA DE CASTILLA (1230-1716)

Total de piezas: 625

Pero hay más. Merced a la Corona, todos los reinos y territorios que la integran pasan a formar una unidad indivisible que se transmite hereditariamente.


Pero hay más. Merced a la Corona, todos los reinos y territorios que la integran pasan a formar una unidad indivisible que se transmite hereditariamente. Es decir, convierte a sus componentes en títulos de soberanía inalienables, imprescriptibles e indelegables, vinculados a un mismo rey. En el caso de los dos reinos soberanos de León y Castilla, será conocido coloquialmente con el nombre de Corona castellana, dada la prioridad de este último como título de soberanía ostentado por el rey unificador, unido a su mayor peso territorial y demográfico. Con este nombre se identificará también a la lengua de sus naturales.

A este núcleo original se incorporarán nuevos títulos: Córdoba (1236), Murcia (1243), Jaén (1244) y Sevilla (1248).


A este núcleo original se incorporarán nuevos títulos, en su mayor parte procedentes de conquistas del rey Santo en la Andalucía musulmana, transformadas en reinos cristianos: Córdoba (1236), Murcia (1243), Jaén (1244) y Sevilla (1248). Todos pasan a integrar un conjunto que, a diferencia de la futura Corona aragonesa, dispondrá exclusivamente de instituciones políticas comunes y únicas. Monarcas posteriores continuarán incrementando el elenco de territorios que pasarán a integrar la Corona: Rey del Algarbe (1253), Badajoz (1253) y de Niebla (1261), con Alfonso X; Rey de Algeciras (1344), por Alfonso XI; Rey de las Islas de Canaria (1402), por Enrique III o Rey de Gibraltar (1462), por Enrique IV

La unión de Castilla y León en 1230 permite seguir la reconquista castellana por varios frentes.


Tras la batalla de Las Navas de Tolosa (1212), el avance hacia el sur sufre un momentáneo parón por el agotamiento de varios años de guerras, malas cosechas en Castilla, epidemias y hambres. La iniciativa la retoma FERNANDO III de Castilla y León. La unión de ambos reinos en 1230 permite seguir la reconquista castellana por varios frentes: por Extremadura, hacia la desembocadura del Guadiana; en el centro, por el valle del Guadalquivir hasta su desembocadura (toma de Córdoba, 1236; Sevilla, 1243; Jaén, 1246 y Cádiz, 1265).

Las infantas, Sancha y Dulce renuncian a cualquier derecho al trono: reciben a cambio una generosa dote.


Por lo que se refiere a las infantas de León, Sancha y Dulce, un acuerdo posterior con su hermano, FERNANDO III, propiciado por las dos reinas viudas -Teresa y Berenguela-, firmado en la fecha, formaliza su renuncia a cualquier derecho al trono a cambio de una generosa dote a perpetuidad.

JAIME I piensa en lograr alguna relación privilegiada con Navarra ante la reunificación de Castilla y León.


JAIME se ha planteado la posibilidad de casarse con la hija del rey de León ALFONSO IX. Éste parece dispuesto a dar una dote muy importante a su hija a cambio de una alianza con el rey de Aragón y Conde de Barcelona. Una alianza que dejará a Castilla en una posición difícil, envuelta al oeste por los leoneses y al este por los aragoneses. Pero, precisamente, regresando de las Islas, le comunican la muerte de ALFONSO IX de León. Y este reino acaba reunificándose con el de Castilla. De esta manera se frustra la posible alianza entre la Corona de Aragón y el Reino de León, mientras Castilla consolida su posición hegemónica en el centro de la Península. Como consecuencia de esto, JAIME I piensa en establecer alguna relación privilegiada con Navarra, un reino que sufre la amenaza constante de Castilla.

FERNANDO III de Castilla y León y SANCHO II de Portugal establecen la continuidad de su mutua amistad.


FERNANDO III de Castilla y León y SANCHO II de Portugal se reúnen en Sabrigal, establecen la continuidad de su mutua amistad y se ponen de acuerdo en la forma de llevar adelante la lucha contra los musulmanes. De hecho en los próximos años se procederá a la reconquista de varias villas y ciudades: Trujillo, Úbeda, Montiel, Medellín, etc.

Fallece en Toro, Beatriz de Suabia, esposa de FERNANDO III de Castilla y León.


Fallece en Toro, Beatriz de Suabia, esposa de FERNANDO III de Castilla y León. El cadáver de la reina Beatriz de Suabia recibe sepultura en el Real Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas de Burgos, en un sepulcro colocado junto al del rey Enrique I de Castilla. Su hijo Alfonso X el Sabio ordenará que su cuerpo sea trasladado a la Catedral de Sevilla en 1279, donde reposa el de Fernando III el Santo.[

El rey de Castilla y León, FERNANDO III el Santo, se entera de que los cristianos se han apoderado de Ajarquía (Córdoba).


Estando en Burgos el rey de Castilla y León, FERNANDO III el Santo, se entera de que los cristianos se han apoderado de Ajarquia, en los suburbios de Córdoba. Aquello motiva la rápida concentración de tropas dispuestas a aprovechar la ocasión para tomar Córdoba. El propio FERNANDO III llega allí con un ejército el 7 de febrero de 1236.

La mezquita de Córdoba, es convertida en catedral por FERNANDO III el Santo.


La mezquita de Córdoba, es convertida en catedral por FERNANDO III el Santo, adicionándosele constantemente capillas, elementos decorativos y otros atributos y símbolos del culto católico. A partir de entonces los obispos que se sucedieron trataron de realizar transformaciones en la obra musulmana, para acomodarla a las exigencias del culto cristiano.

Después de un cerco de pocos meses, Córdoba se rinde a FERNANDO III.


Después de un cerco de pocos meses, Córdoba se rinde a FERNANDO III, el 29 de junio de 1236.Tras la capitulación de Córdoba, casi todos sus habitantes tienen que marcharse al destierro con sólo lo que pueden llevar consigo. La toma de aquella ciudad, capital del califato y la primera ciudad andaluza reconquistada, era todo un símbolo. Al entrar los cristianos en la ciudad abandonada, al llegar a la Mezquita cantan en ella un Te Deum. La Mezquita de Cordoba es consagrada para el cristianismo por el obispo de Osma, dedicándola a la Asunción de María. En lo alto del alminar la media luna es sustituida por la cruz. FERNANDO III el Santo dispone la devolución de las campanas que Almanzor sustrajo de la catedral de Santiago de Compostela (997), a hombros de cautivos musulmanes. Gentes de Castilla y otras partes de la península vienen a poblar Córdoba haciéndose un Repartimiento de propiedades. Durante el reinado de FERNANDO III se edifican en Córdoba notables iglesias conocidas como \»fernandinas\».