AZTECAS

Total de piezas: 18

MOCTEZUMA resulta asesinado sin que las crónicas acuerden si fueron las pedradas o flechas de la multitud o el puñal de un español.


Hernán CORTÉS al regresar encuentra a los aztecas sublevados y apedreando a Pedro de Alvarado y a sus soldados quienes están rodeados y hambrientos. CORTÉS intenta calmar la situación obligando a MOCTEZUMA II a dirigirse a la multitud desde el balcón de palacio, pero éste resulta asesinado sin que las crónicas acuerden si fueron las pedradas o flechas de la multitud o el puñal de un español.

Hernán CORTÉS y Pedro de Alvarado tal como están las cosas buscan la salvación en la huida.


Hernán CORTÉS y Pedro de Alvarado tal como están las cosas buscan la salvación en la huida. En la fecha inician la retirada no sin antes repartir el oro entre los hombres y apartar el quinto para el rey. Puestos en camino por la Calzada de Tacuba, los primeros en salir consiguen hacerlo sin ser advertidos, llevando consigo puentes portátiles de madera para cruzar los canales. Al llegar al cuarto canal, una mujer que está sacando agua los ve y da el grito de alarma. Inmediatamente se corre la voz y multitud de barcas y guerreros a pie se dirigen hacia el canal para cortarles la retirada, pertrechados los mexica con escudos, macanas y lanzadardos. Una multitud de flechas y piedras caen hacia los españoles, quienes responden a golpe de ballesta y arcabuz. Los muertos caen de uno y otro lado, mientras los supervivientes españoles intentan avanzar a duras penas. (Parece ser que Hernán CORTÉS se retira porque decide seguir el consejo de unos de sus soldados, Blas Botello \»el nigromántico\», que ha leído en las estrellas la conveniencia del repliegue).

Noche triste: Salida de las tropas españolas de Hernán Cortés, cercadas y acosadas por los aztecas.


El peso del botín de oro hunde a muchos en las aguas. Al llegar al llamado canal de los toltecas, perseguidos por los mexicas, numerosos españoles, indios y caballos se despeñan, quedando el canal cegado por los cuerpos. Apoyándose en las víctimas, los supervivientes consiguen atravesarlo y llegar hasta Popotla. Se produce una nueva matanza de españoles y de sus aliados. El resto se ve obligado a seguir huyendo, perseguidos, hasta Tacuba, donde muere el hijo de Moctezuma atravesado por un tiro de ballesta. Luego de ahí vadean un riachuelo, deteniéndose en la población de Otumba, protegida por una muralla de madera. El jefe del poblado les da la bienvenida y les ofrece refugio y comida. Aquí, los españoles deben rechazar un último y feroz ataque del que se salvan de morir gracias a que consiguen matar al capitán de los mexica. A estos acontecimientos por ocurrir en la oscuridad de la noche, 30/6-1/7, se los conoce en la historia como «Noche Triste».

Las primeras luces del día hacen cesar el ataque de los indios hacia los españoles de Hernán CORTÉS que huyen.


Las primeras luces del día hacen cesar el ataque de los indios hacia los españoles de Hernán CORTÉS que huyen. Los indios deciden volver sobre sus pasos al \»canal de los toltecas\» y apropiarse de lo dejado por los españoles en su huída: cañones, arcabuces, espadas, lanzas, albardas, arcos de metal y saetas de hierro. También cascos de hierro, cotas y corazas, escudos de cuero, de metal y madera. Y recuperan el oro, en barras, en discos, en polvo, en collares.

Guiados por sus aliados, las tropas de CORTÉS alcanzan la ciudad amiga de Tlaxcala una semana después.


Guiados por sus aliados, las tropas de CORTÉS alcanzan la ciudad amiga de Tlaxcala una semana después. Están enfermos, heridos y despojados. El resultado de la batalla es desastroso para los españoles, contando centenares de bajas, entre ellas Ana, la hija de Moctezuma, embarazada de CORTÉS. El mismo CORTÉS pierde dos dedos de la mano izquierda. Las víctimas entre sus aliados, atacados con especial saña por los mexica, se cuentan por miles.

Tras veinte días de reposo, CORTÉS rehace su ejército y comienza de nuevo la conquista de Tenochtitlan.


Tras veinte días de reposo, CORTÉS rehace su ejército y comienza de nuevo la conquista de Tenochtitlan, abandonando la anterior actitud diplomática y organizando un calculado ataque por tierra y mar que, esta vez sí, dejará la ciudad en manos españolas.

La Gran Tenochtitlán y su emperador Cuauhtémoc, caen en manos de los españoles, tras una feroz lucha cuerpo a cuerpo.


Hernán CORTÉS, en la fecha, después de más de cuatro meses de asedio en los que los mexicas soportan hambrunas y falta de agua así como un continuo hostigamiento por parte de los españoles, la Gran Tenochtitlán y su emperador Cuauhtémoc, caen en manos de los españoles, tras una feroz lucha cuerpo a cuerpo. Con esta importantísima conquista, y con las que los capitanes de CORTÉS realizarán en toda la región central de América en los próximos años, los españoles dominarán todo el Imperio azteca. Sobre las ruinas de Tenochtitlán se levantará la ciudad española de México. Las demás ciudades correrán igual suerte.

Esta pieza también aparece en ... HERNÁN CORTÉS

Hernán CORTÉS parte de México hacia España.


Hernán CORTÉS parte de México hacia España.

Esta pieza también aparece en ... HERNÁN CORTÉS