GUERRA DE LAS DOS ROSAS (1455-1485)

Total de piezas: 19

La guerra de las Dos Rosas fue una guerra civil que enfrentó a los miembros y partidarios de la Casa de Lancaster contra los de la Casa de York entre 1455 y 1485. Ambas familias pretendían el trono de Inglaterra, por origen común en la Casa de Plantagenet, como descendientes del rey Eduardo III. El nombre «guerra de las dos Rosas» es alusión a los emblemas de ambas casas, la rosa blanca de York y la roja de Lancaster.

Ver Genealogías de los principales contendientes y sus relaciones entre sí

Ocupa el trono de Inglaterra EDUARDO IV y LUIS XI de Francia fomenta el descontento contra él.


Por otra parte, en la fecha, el hijo de Enrique VI muere en la batalla de Tewkesbury. Los lancasterianos están ahora muertos o en el exilio. Vuelve a ocupar el trono de Inglaterra EDUARDO IV (1471-1483). Esto no acaba de ningún modo con la guerra civil. El descontento contra EDUARDO es tan agudo como el que suscitaba Enrique, y LUIS XI de Francia lo fomenta astutamente y apoya a cualquiera que continúe la guerra, pues es obvio que una Inglaterra ocupada en la guerra civil no puede inquietar a Francia.

La batalla de Tewkesbury, termina en victoria de los York contra los Lancaster y pone fin a la guerra de las Dos Rosas.


La batalla de Tewkesbury, que tiene lugar en Gloucestershire (Inglaterra), termina en victoria de los York contra los Lancaster y pone fin a la guerra de las Dos Rosas.

Esta pieza también aparece en ... Inglaterra + Señores de Irlanda (1199-1563)

EDUARDO V accede al trono de Inglaterra. Es asesinado por su tío que reinará como RICARDO III.


EDUARDO V con 12 años, accede al trono, en la fecha, tras la muerte de su padre Eduardo IV. Pero el tío del joven rey, Ricardo, duque de Gloucester, previendo disturbios, y sabiendo que ha sido irregular el matrimonio de Eduardo IV con Elizabeth Woodville, la madre de los niños, le hace asesinar junto con su hermano menor Ricardo, duque de York. Después Ricardo, duque de Gloucester, se hace designar rey por el Parlamento como RICARDO III el Jorobado (1483-1485). En realidad RICARDO no es jorobado y tampoco es culpable del gran número de crímenes de los que se le acusa. Por otra parte, nunca se ha demostrado su culpabilidad en el asesinato de sus sobrinos. (En su drama Ricardo III, Shakespeare traza una semblanza completamente falsa del rey, en la línea de las realidades políticas de su tiempo). La irregularidad del matrimonio de Eduardo IV se debe a que Eduardo ha sido prometido previamente a otra mujer.

La corona de Inglaterra pasa a ENRIQUE Tudor que se conocerá por ENRIQUE VII Tudor.


La corona de Inglaterra pasa al único lancasteriano sobreviviente ENRIQUE Tudor que se conocerá por ENRIQUE VII Tudor (1485-1509) (hijo de Edmundo Tudor y de Margarita de Beaufort, heredera de la casa de Lancaster ya que es descendiente de Eduardo III por vía de John Beaufort , que era hijo de Juan de Gante, I duque de Lancaster y por tanto nieto de Eduardo III de Inglaterra). Soberano absoluto a pesar de las aspiraciones centrífugas de la nobleza. ENRIQUE VII es jefe de la casa Tudor por su padre y también de la de los Lancaster por su madre.

Inglaterra se subleva contra su rey RICARDO III y el tirano muere en la batalla de Bosworth .


La Guerra de las Rosas ha dividido al país hasta este momento. Los crímenes de los York llegan a límites intolerables durante el breve reinado de RICARDO III el Jorobado, el último Plantagenet. Inglaterra se subleva contra su rey RICARDO III y el tirano muere, en la fecha, en la batalla de Bosworth a manos de ENRIQUE Tudor. En la obra de Shakespeare, RICARDO III, exclama antes de morir la célebre frase: «¡Un caballo! ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!».

ENRIQUE VII (Lancáster) reconcilia a la nación casándose con ISABEL de York (hermana de EDUARDO V).


ENRIQUE VII Tudor/Lancáster facilitará la reconciliación nacional casándose, en la fecha, con ISABEL de York (hermana de Eduardo V, el pequeño rey asesinado), quedando así unidas las dos casas rivales de York y Lancaster. Con ello da fin la Guerra de las Dos Rosas que ha representado el fin de la Edad Media inglesa y el comienzo del renacimiento. El principal resultado de esa guerra es el exterminio de la mayor parte de la antigua nobleza del reino, lo que se traduce en mucho mayor poder para el monarca. ENRIQUE VII y sus sucesores inmediatos serán gobernantes absolutos en la práctica, y el Parlamento, que se había vuelto muy poderoso cuando se precisaban fondos para sufragar las guerras en Francia, ahora está completamente doblegado bajo el peso de la autoridad regia. ENRIQUE VII consigue apartar a todos los posibles pretendientes al trono, de manera que éste se hace verdaderamente estable por vez primera desde la muerte de Eduardo III, ciento veinticinco años antes. Y no sólo se unen las casas de York y de Lancáster, también se funden en una sola las dos rosas de ambas casas en el emblema de los Tudor de Inglaterra.