MÁSCARA DE HIERRO (Francia)

Total de piezas: 23

Fallece LUIS XIII, rey de Francia, en Saint Germain en Laye (cerca de París).


Fallece LUIS XIII, rey de Francia, en Saint Germain en Laye (cerca de París). Era hijo de ENRIQUE IV y de MARIA de Médicis (Hija de FRANCISCO I y nieto, por tanto, de COSME I ).

Se abre en Francia una grave crisis política, que favorecerá en España a la causa de FELIPE IV.


Tras la muerte de Luis XIII, Francia proclama Rey a su hijo de cinco años, LUIS XIV. Reinará bajo la regencia de su madre ANA de Austria (española, hija de FELIPE III y hermana, por tanto, de FELIPE IV) y un primer ministro extranjero, el cardenal MAZZARINO. Se abre en Francia una grave crisis política, que favorecerá en España a la causa de FELIPE IV.

Fallece el cardenal Giulio Mazzarino. Luis XIV toma en sus manos las riendas de Francia.


Al morir, en la fecha, el cardenal italiano Giulio MAZZARINO -regente junto con ANA de Austria de LUIS XIV- éste toma en sus manos las riendas de Francia anunciando que en lo sucesivo él será su propio primer ministro. Durante los siguientes 54 años, gobernará Francia personalmente, como modelo del monarca absolutista que gobierna por derecho divino. Organiza un número determinado de consejos consultivos y, para ejecutar sus instrucciones, los dota de hombres capaces y completamente dependientes de su persona. La demanda de los parlamentos provinciales de un veto sobre los decretos reales se silencia totalmente. Los nobles potencialmente peligrosos, por ser descendientes de la antigua nobleza feudal, quedan unidos a la corte a través de cargos prestigiosos pero de carácter ceremonial, que no les deja tiempo libre para su actividad política. La burguesía se mantiene políticamente satisfecha con la garantía de orden interno que le ofrece el gobierno, el fomento activo del comercio y la industria y las oportunidades de hacer fortuna explotando los gastos del Estado.

El Rey Sol se hace construir en Versalles un palacio gigantesco con un coste actual de 30 mil millones de euros.


El Rey Sol se hace construir en Versalles un palacio gigantesco que en dinero actual costaría de 25 a 30 mil millones de euros -una suma astronómica para las condiciones de su tiempo.

El rey, gracias al poder de nombrar a los obispos, consigue un dominio firme sobre la jerarquía eclesiástica.


El rey, gracias al poder de nombrar a los obispos, consigue un dominio firme sobre la jerarquía eclesiástica. El monarca gobierna como representante de Dios en la tierra, y la obediencia del clero le proporciona la justificación teológica de su derecho divino. Un movimiento disidente, el jansenismo, que se desarrolla en el siglo XVII, constituye una amenaza política por el énfasis que da a la supremacía de la conciencia individual, por lo que LUIS luchará contra él desde sus comienzos.

Fuera de la corte, Luis no deja tampoco el poder del país en manos de los nobles.


Fuera de la corte, LUIS no deja tampoco el poder del país en manos de los nobles y, en cambio, coloca al frente de cada distrito administrativo a un funcionario leal procedente de la burguesía. Si alguno incumple sus deberes, el rey puede despedirlo de inmediato. La totalidad de los impuestos y aranceles va a parar a la hacienda pública, y Luis dispone en qué se emplea el dinero. También se arroga el derecho a dictar leyes y toma decisiones por sí solo incluso en asuntos de guerra y paz. Posee el poder pleno, absoluto, en el Estado; gobierna de manera «absolutista». Luis XIV se compara con el Sol, motivo por el que se le llama también el «Rey Sol».

Jean-Baptiste Colbert es el primer ministro de LUIS XIV, rey de Francia.


A Jean-Baptiste Colbert, primer ministro de LUIS XIV, se debe la idea de comparar el comercio internacional con una guerra. Según su teoría, para tener éxito en aquella guerra hay que exportar lo más posible e importar lo menos posible. Las primeras empresas industriales, las manufacturas, le parecen lo más idóneo para hacer realidad aquel concepto económico y son fomentadas, por tanto, mediante créditos baratos y exenciones fiscales. Para poder vender aquellos productos lo antes posible se amplían o construyen carreteras, canales y puertos. Se reducen los aranceles aduaneros a fin de ofrecer en el extranjero mercancías más baratas, y los productos llegados de fuera se gravan con tasas elevadas, resultando así demasiado caros para la mayoría de los franceses. Estas medidas económicas reciben el nombre de «mercantilismo». Su principal finalidad es proporcionar dinero a la Hacienda estatal sin tener en cuenta las necesidades de la población del país.

LUIS XIV, rey de Francia, nombra primer ministro a Jean Baptiste Colbert.


En la autocracia que defiende fervientemente el rey LUIS XIV, el primero en caer es Nicolás FOUQUET, superintendente general de Finanzas: la ascensión del ambicioso cortesano es bloqueada por el rey con el nombramiento como ministro de Jean Baptiste COLBERT. Sometido a un juicio bastante sumario en 1664, FOUQUET es condenado a prisión perpetua en el castillo de Pignerol en el límite con el estado saboyano.

François Michel le Tellier, marqués de LOUVOIS, es nombrado ministro de la Guerra en Francia.


La buena posición de COLBERT en la corte de LUIS XIV, dura poco, porque su supremacía enseguida es puesta en discusión por otro «hombre fuerte», François Michel le Tellier, marqués de LOUVOIS, que en 1666 es nombrado ministro de la Guerra.

El gran palacio que construye Luis XIV en Versalles es -y seguirá siendo- incomparable.


El gran palacio que construye Luis XIV en Versalles es -y seguirá siendo- incomparable en tamaño y en magnificencia, un monumento de la arquitectura, pintura, escultura, diseño interior, jardinería y tecnología constructiva de Francia. Luis XIV es un destacado mecenas de las artes. Intenta elevar el nivel cultural mediante la fundación de la Academia de Bellas Artes y la Academia Francesa en Roma; además, ayuda a los autores con aportaciones económicas y fomenta sus trabajos, nombrando a un surintendant (supervisor) de música para elevar la calidad de las composiciones y de los conciertos. Crea también la Academia de las Ciencias. El ministro de Finanzas, Jean-Baptiste Colbert, fue el gran exponente de la era del mercantilismo. Subvencionará a la industria, establecerá aranceles para eliminar la competencia ?exterior y controles de calidad en la producción industrial, desarrollará mercados coloniales que serán monopolizados por los comerciantes franceses, fundará compañías comerciales ultramarinas,? reconstruirá la Armada y, en el interior, construirá carreteras, puentes y canales.