FENICIA / FENICIOS

Total de piezas: 41

El continente africano sufre una gran transformación por la introducción de la metalurgia del hierro.


A partir del I milenio aC. la evolución del continente africano sufre una gran transformación, a causa de la introducción de la metalurgia del hierro y la consiguiente fabricación de armas y herramientas más efectivas.La fabricación de objetos de hierro se inicia en la franja occidental y en los Grandes Lagos, desde donde se difunde hacia el sur. En gran parte del continente, la Edad de Hierro siguió directamente a la Edad de Piedra, sin la transición del Calcolítico y del Bronce, como había ocurrido en Europa. De hecho, tan sólo en el valle del Nilo, Nigeria y Mauritania se han hallado vestigios de la metalurgia del cobre como etapa intermedia. La aparición repentina del hierro en África, desde el I milenio, apunta a una posible introducción desde las colonias fenicias norteafricanas.

Esta pieza también aparece en ... KENIA (Prehistoria)

Los fenicios empiezan a llegar a las costas sicilianas occidentales entre los siglos XI y IX aC, partiendo del actual Líbano.


Los fenicios, empiezan a llegar a las costas sicilianas occidentales entre los siglos XI y IX aC, partiendo del actual Líbano. Mientras que el dominio del Mediterráneo se afianza a través de las rutas marítimas, los fenicios fundarán auténticas colonias en el siglo VIII: Mabbonath (hoy Palermo), Mtw (Motia), Kfra (Solunto) y Lilibeo (Marsala). De funcionales emporios comerciales pasarán a convertirse en ciudades populosas y florecientes. Los fenicios constituyen un pueblo de estirpe semítica, originarios de Siria, en la zona que se encuentra entre el Mediterráneo  y las montañas del Líbano. Debido al poco territorio que tienen, el cual no les permite un desarrollo agrícola que satisfaga las necesidades de su población, se dedican a la navegación.  Gracias a la abundancia de madera extraida de los bosques de las montañas, han construido una nutrida flota de pequeñas embarcaciones con las que navegan por todo el Mediterráneo.

Esta pieza también aparece en ... SICILIA (Antigüedad - 1072)

Los fenicios llegan, pues, a poseer la flota y el conocimiento del ancho mundo, con sus mercados y sus minas.


Los fenicios llegan, pues, a poseer la flota y el conocimiento del ancho mundo, con sus mercados y sus minas. Por lo tanto se convirtieron en suministradores de metales de los países ricos de la zona, todos ellos de interior y nada inclinados a las aventuras marítimas. Además, siempre atentos a la mejora del negocio, los fenicios legaron a la Humanidad el invento del dinero, tan necesario para las transacciones comerciales. En Fenicia el comercio lo determinaba todo, incluso el sistema político. En una región donde todos los países estaban gobernados por reyes divinizados y despóticos, los fenicios constituian una federación de ciudades que eran más bien grupos de empresas. El verdadero gobierno de cada ciudad estaba en manos de una oligarquia financiera, la asamblea de ancianos, una especie de consejo de administración, aunque, por cuestiones de protocolo, existía también una dinastía real representada por la familia más poderosa.

Los fenicios no tienen ejército. Cuando lo necesitan contratan mercenarios.


Los fenicios no tienen ejército. Cuando lo necesitan contratan mercenarios. De todos modos sus ciudades-Estado están defendidas por el mar porque las han asentado sobre islas próximas a la costa (Tiro, Arados) o sobre penínsulas de estrechos istmos (Biblos, Sidón, Berilos -hoy’Beirut-). Cada una de estas ciudades está gobernada por un soberano local.

El subsuelo de los países desarrollados, que a lo largo de los años fueron los del Creciente Fértil, era pobres en metales.


El subsuelo de los países desarrollados, que a lo largo de los años fueron los del Creciente Fértil, -Sumer, Babilonia, Acad, Asiria, Persia, Israel, Fenicia y Egipto- era pobres en metales, El estaño, la plata, el oro, el cobre que constituian el motor del progreso debían ser importados. Uno de estos países, Fenicia, que no disponia ni de cuenca fluvial alguna en la que criar ubérrimas cosechas disponía, en cambio, de espléndidos bosques de cedros y del mar. También de la astucia y sentido común necesarios que les había hecho advertir que estaban predestinados a la construcción naval y al comercio marítimo.

En el año 1000 aC. los fenicios disponen de un alfabeto, cada una de cuyas letras representa un sonido consonántico.


En el año 1000 aC. los fenicios disponen de un alfabeto, cada una de cuyas letras representa un sonido consonántico, y utilizando ese alfabeto, cualquier lengua puede escribirse con gran simplicidad. El alfabeto es una creación exclusiva de los fenicios. Todos los alfabetos en uso en nuestros días, por diferentes que puedan parecer, descienden sin ninguna duda del fenicio.

Hiram I (980- 946aC). Hijo de Adibaal y suegro de SALOMÓN. Incrementó la marina y sostuvo relaciones comerciales con la Península Ibérica y el Oriente.


Hiram I (980- 946aC). Hijo de Adibaal y suegro de SALOMÓN. Incrementó la marina y sostuvo relaciones comerciales con la Península Ibérica y el Oriente.

En Fenicia, Tiro vence a Sidón


En Fenicia, Tiro vence a Sidón

Entre el año -900 y el -600, los fenicios se expanden por el Mediterráneo y fundan algunas colonias en las costas andaluzas: Gades, Majaca, Sexi, Abdera.


Entre el año -900 y el -600, los fenicios se expanden por el Mediterráneo y fundan algunas colonias en las costas andaluzas: Gades, Majaca, Sexi, Abdera (es decir: Cádiz, Málaga, Almuñécar, Adra en Almería) y una serie de factorías o fábricas cuya lista se va ampliando a medida que progresan los estudios arqueológicos (Aljaraque, Toscanos, Morro de las Mezquitillas, Guadalhorce…). Por lo general se trata de pequeños poblados situados junto a la desembocadura de un río. Estos enclaves cumplen la triple función de servir de atracadero y base a los buques de carga, de fábrica de algunos productos y de centro de almacenamiento y de distribución. Los fenicios no explotan directamente las minas. Se limitan a suministrar a los jefes indígenas la tecnología necesaria y a monopolizar el comercio del metal extraído. El interlocutor indígena que aparece en los textos relativos a la Península Ibérica es Tartessos.