GUERRA DE LOS CAMPESINOS ALEMANES (1524-1525)

Total de piezas: 7

Los campesinos de Alemania Central y Meridional, oprimidos por el poder de los nobles, se sublevan dirigidos por Tomás MÜNTZER.


Las predicaciones luteranas sobre la libertad cristiana y contra la opresión de la autoridad eclesiástica y aun contra el emperador, contribuyen, indudablemente, a revolver las pasiones, ya desde antiguo contenidas, y a desatar la revuelta general que se conocerá en la historia como «Guerra de los campesinos alemanes» (1524-1525). Los campesinos de la Selva Negra (Suabia), oprimidos por el aumento del poder de los nobles, proponen sus reivindicaciones en doce célebres puntos («Doce artículos del campesinado en Suabia»). Entre otras cosas, exigen la abolición de la servidumbre, el libre disfrute de la caza, la supresión de los diezmos, libertad en la elección de sus pastores, todo «conforme al evangelio». El movimiento no tarda en extenderse y los campesinos de Alemania Central y Meridional se sublevan con una clara tendencia a la revolución política y social.

En Alemania, la nobleza cede y llega a un acuerdo con los campesinos


En Alemania, la escasez de tropas, que estaban en Italia luchando contra los franceses, hace que la nobleza ceda y llegue a un acuerdo con los campesinos para atender sus reivindicaciones.

En Alemania, la nobleza rompe su compromiso con los sublevados iniciándose la «Guerra de los campesinos».


Roto el compromiso inicial por la nobleza, inicia, en la fecha, la «Guerra de los campesinos» (1525-1527). Enfrenta a los campesinos de Suabia, Alsacia, Tirol, Salzburgo, Franconia, Turingia y norte de Alemania, dirigidos por Tomás MÜNTZER, con la nobleza y, sobre todo, en Alsacia, con el obispo de Estrasburgo que ha adoptado el luteranismo. Los «Doce artículos del campesinado en Suabia», se convierten en el manifiesto de todos los campesinos sublevados. Pero la revuelta es rápidamente dominada.

Tomás MÜNTZER y sus hordas de campesinos son derrotados.


Tomás MÜNTZER y sus hordas de campesinos son derrotados, primero en Leipheim el 4/4/1525, y finalmente en la Batalla de Frakenhausen. El cabecilla y los principales dirigentes de la revuelta, tras ser cruelmente torturados, son decapitados dos días después.

Abortada la «Revuelta de los campesinos», estos, derrotados, se dividen en bandas, debilitándose definitivamente.


En la batalla de Frankenhausen un ejército de nobles aborta la llamada «Revuelta de los campesinos» alemana, cruento movimiento del campesinado alemán en demanda de las condiciones laborales de la Edad Media. Aplastados los campesinos, éstos se dividen en bandas y se debilitan al incorporar elementos del subproletariado urbano y vagabundos que los alejan de su lucha inicial.

«Baño de sangre» del duque Antonio de Lorena entre los campesinos de Alsacia en Zabern.


Se produce, en la fecha, el «Baño de sangre» del duque Antonio de Lorena entre los campesinos de Alsacia en Zabern

LUTERO cambia radicalmente de criterio, exhortando a los príncipes a acabar con los campesinos.


Tras la sublevación de los campesinos alemanes en 1524, LUTERO se pone inmediatamente de su parte, pero luego, dominada la resistencioa por los príncipes, cambia radicalmente de criterio, exhortando viviamente a los príncipes a acabar con ellos: «¡Matadlos como a perros rabiosos!». No es accidental ni pasajero este cambio de LUTERO. En su metalidad se ha ido efectuando un cambio fundamental. Peridad su confianza en la masa y en el pueblo, la pone con toda decisión en los príncipes. Ellos serán los que impondrán la innovaciòn. Lo importante, pues, es ganarse a los príncipes por todos los medios. Cuando la rebelión campesina es reprimida con extrema brutalidad, los supervivientes se vuelven contra el reformador que, según ellos, los ha traicionado. Y en lo sucesivo se proclamarán católicos a machamartillo.