ACADIOS

Total de piezas: 15

Los que serán conocidos por acadios -pueblo semita- inician una fuerte presión desde el desierto, sobre Mesopotamia.


Desde el cuarto milenio aC, los que posteriormente serán conocidos por acadios -pueblo semita- inician una fuerte presión desde el desierto, sobre Mesopotamia.

Los acadios vienen presionando en número creciente.


A partir de 3000 aC., el grupo de pueblos llamados acadios irrumpe decididamente, por los confines septentrionales de Sumeria, en el valle del Tigris-Éufrates, situándose principalmente en el norte de Sumeria. Aunque no hay pruebas de que ellos precedan a los sumerios en la llanura de Mesopotamia, no son, en modo alguno, unos recién llegados ya que desde el cuarto milenio vienen presionando en número creciente.

Los acadios abrazan la cultura sumeria en todo lo esencial y la adptan a sí mismos.


Los acadios abrazan la cultura sumeria en todo lo esencial y la adaptan a sí mismos. Aunque hablan una lengua semita -acádico- enteramente diferente de la sumeria, emplean la escritura silábica cuneiforme para escribirla. También adoptan el panteón sumerio, aunque añaden dioses propios y aplican nombres semitas a otros.

Los llamados acadios, semitas, una vez sedentarizados se constituyen en reino, bajo la influencia de SARGÓN I.


Los llamados acadios, semitas, que desde el 3.000 aC están invadiendo el valle del tigris y el Eufrates al norte de Sumeria, una vez sedentarizados se constituyen en reino, especialmente bajo la influencia de SARGÓN I (2350-2284 aC)

SARGÓN I, acadio, habiendo entrado en guerra con Sumeria, vence fácilmente a su rey LUGALZAGGIZI.


SARGÓN I, acadio, habiendo entrado en guerra con Sumeria, vence fácilmente a su rey LUGALZAGGIZI y establece bajo su único mando un Estado unitario en Mesopotamia. SARGÓN I crea una nueva capital, Acad, -de la que se desconoce la localización exacta y de la que posteriormente devino el nombre de acadios- y a continuación emprende las conquistas que le llevan a dominar todas las regiones civilizadas de Asia occidental. Se inicia la presión de los Gutios por el oriente.

Los reyes de Acad dieron a la cultura sumeria una expresión política que rebasaba los límites de la Ciudad-Estado.


Los reyes de Acad dieron a la cultura sumeria una expresión política que rebasaba los límites de la Ciudad-Estado. Aunque conservaron la tradición de que el poder se derivaba de Enlil -rey de los dioses-, el Estado ya no se centraba en el templo del dios, como había hecho la Ciudad-Estado, sino en el palacio. En sucesivas generaciones se desarrollaron leyendas sobre SARGÓN I, incluida una según la cual siendo un niño pequeño fue hallado en una diminuta embarcación flotando en el río. (Esta leyenda, famosa en el Próximo Oriente, fue tomada por los autores bíblicos y atribuida a Moisés.)

El Imperio acadio (Sumer-Acad) alcanza su cénit bajo el gobierno del nieto de SARGÓN, NARAM-SIN (2260-2238 aC.)


El Imperio acadio (Sumer-Acad) alcanza su cénit bajo el gobierno del nieto de SARGÓN, NARAM-SIN (2260-2238 aC.). Éste puede proclamarse “Señor de las cuatro regiones del universo”, al dominar un imperio que iba desde la actual Armenia al Golfo Pérsico y de los montes Zagros al Mediterráneo. Pero pronto muchas ciudades sumerias empezaron a luchar para recuperar su independencia, en tanto seguían presionando los Gutios.

El Imperio acadio en su intento de contrarrestar la amenaza externa (Los Guti) y la desafección interna, se viene abajo hacia 2150 aC.


Los imperios tienden a la inestabilidad ya que un pueblo gobierna a otros. Los gobernados se resienten de ello y, claro está, buscan las ocasiones de expulsar a quienes les dominan. Con lo que gran parte de la fuerza de un imperio debe emplearse en reprimir rebeliones. Además, las tribus nómadas de los confines del imperio siempre están dispuestas a invadir en busca de botín. Por lo general, la superior organización y la tecnología más avanzada del imperio logran mantener a raya estas incursiones, pero con demasiada frecuencia las nacionalidades sumergidas hacen causa común con las correrías tribales, y el imperio, en su intento de contrarrestar la amenaza externa y la desafección interna, puede venirse abajo. Así ocurrió con el Imperio acadio que en su intento de contrarrestar la amenaza externa (Los Guti) y la desafección interna, se vino abajo hacia 2150 aC.