HUG ROGER III muere en el mayor abandono el mes de abril de 1504. Su confesor no pudo absolverle porque no quiso perdonar.


HUG ROGER III muere en el mayor abandono el mes de abril de 1504. Su confesor no pudo absolverle porque no quiso perdonar: «Has de perdonar; Aquel que murió por nosotros, a los verdugos perdonó» «Yo a mis verdugos perdonaría; a los de Catalunya, jamás» (De la poesía «Lo darrer Pallars»). Con HUG ROGER III, último representante de la casa de Pallars, se acaba la estirpe condal mas duradera de la historia de Catalunya, con una trayectoria de más de seiscientos años que se ha iniciado a finales del siglo IX. Pocas páginas de gloria tiene Catalunya sin figurar en ellas algún hijo de la Casa de Pallars.