GRAN INTERREGNO (1254-1273)

Total de piezas: 6

La larga lucha del emperador de Alemania con el papado hace decaer sensiblemente a esta nación.


La larga lucha del emperador del Sacro Imperio con el papado y la caída de los Hohenstaufen hacen decaer sensiblemente a esta nación. Se abre un período de interregno: “Gran Interregno” (1254-1273). Tras la extinción de la dinastía Hohenstaufen, se tiene en tan poco el título de emperador, que durante el «Gran Interregno» sus emperadores son puramente nominales. Durante este período, se permite que los asuntos del Imperio se degraden.

Alfonso X se convierte en aspirante al trono imperial a través de su madre Beatriz de la casa de Suabia.


La jefatura de la casa de Suabia recae, por impensado azar, en la viuda de Fernando III, BEATRIZ, hija de Felipe de Suabia, y en los hijos de ésta, que eran siete varones y tres hembras. BEATRIZ es la madre de ALFONSO X, lo que lleva a éste a convertirse en aspirante a la corona de Alemania, aunque allí la sucesión no es por herencia sino por elección. Con el trono imperial vacante, Europa es un hervidero de intrigas y pretendientes, cada cual con sus alianzas y sus cabildeos. La candidatura de ALFONSO X es apoyada por los franceses y por los gibelinos italianos. ALFONSO X, encaprichado con su imperio, se titula “por la Gracia de Dios rey de Romanos y emperador electo” y mantiene una rumbosa Cancillería Imperial regentada por italianos y una campaña electoral interminable cuyo principal cometido consiste en sobornar a los príncipes electores. Otro candidato será RICARDO de Cornualles.

Fallece de fiebres CONRADO IV Hohenstaufen, emperador del SIRG, vencido por Guillermo de Holanda en Oppenheim.


CONRADO IV -emperador del SIRG- es excomulgado por el papa en el año 1254 y es vencido por GUILLERMO de Holanda en Oppenheim. En la fecha, fallece de fiebres. De esta manera da comienzo ese largo y turbulento período del Imperio que se ha dado en llamar Gran Interregno (1254-1273). Último representante de la dinastía de los Hohenstaufen, CONRADO IV no pudo mantener su autoridad sobre Alemania, donde los príncipes reclamaban mayores cotas de independencia, ni sobre Italia, donde el Papado constituía el más serio enemigo de la dinastía.

CONRADO IV Hohenstaufen deja un solo hijo: CONRADINO (futuro CONRADO V).


CONRADO IV Hohenstaufen deja un solo hijo: CONRADINO (futuro CONRADO V). Tres casas reales -Habsburgo, Wittelsbach y Luxemburgo- lucharán por los derechos dinásticos de la corona imperial. Tras la extinción de la dinastía Hohenstaufen, se tiene en tan poco el título de emperador, que durante estos diecinueve años no se nombrará a ninguno. Consecuencias inmediatas de esta situación son la separación de Italia y Alemania y la formación en los Alpes de comunidades autóctonas de montañeses y en Alemania de federaciones de ciudades y principados autónomos que absorben todas las prerrogativas regias. El Imperio pasa a ser una institución más nominal que efectiva.

Queda definitivamente consagrado el sistema electivo que tiene como consecuencias: la formación de una orden de príncipes electores,


En el año 1257 queda definitivamente consagrado el sistema electivo que tiene como consecuencias: la formación de una orden de príncipes electores, la política de expansión territorial de los reyes y la renuncia del Sacro Imperio Romano Germánico a su política italiana y a la idea de un Imperio mundial. El derecho de elección se limitó a tres electores eclesiásticos y cuatro laicos que exigían capitulaciones al candidato. Los reyes electivos trataron de ampliar sus posesiones patrimoniales, puesto que sólo éstas constituian una base efectiva de poder.

RICARDO de Cornualles es candidato al trono del emperador, elegido por varios arzobispos.


RICARDO de Cornualles es creado conde de Cornualles en 1227 -siendo conocido por este título-, y en enero de 1257, es elegido Rey de romanos fuera de los muros de Fráncfort, por los arzobispos de Colonia y Maguncia, y el Conde Palatino del Rin, a los que se suma el rey de Bohemia Otakar II, y es coronado rey por el arzobispo de Colonia en Aquisgrán en mayo de ese año. RICARDO ostentará el título de Rey de romanos hasta su muerte, pero nunca tendrá un poder efectivo sobre Alemania. Otro candidao será ALFONSO X, rey de la Corona de Castilla.