RELACIONES DEL VATICANO CON CHINA

Total de piezas: 6

El Vaticano canonizó a 200 mártires de la época de la revuelta de los boxers.


Ya en 1999 se hablaba de «inminente mejora de relaciones» entre China y el Vaticano, pero en octubre del 2000, el Vaticano canonizó a 200 mártires de la época de la revuelta de los boxers. Lo que era una manera de homenajear al catolicismo chino, fue recibido en Pekín como afrenta. Los misioneros de aquella época son considerados en China poco menos que espías de las potencias extranjeras. Hasta la elección del mes fue gafe. Para el catolicismo, octubre es el mes de Lepanto, una gran batalla de la cristiandad amenazada. En China se relacionó con la destrucción el Palacio de Verano de Pekín por la soldadesca de los bárbaros occidentales en 1860, de la que los misioneros eran vanguardia.

China no envía representantes a los funerales de Juan Pablo II en protesta por la presencia del presidente de Taiwán, Chen Shuibian.


En abril de 2005, China no envía representantes a los funerales de Juan Pablo II en protesta por la presencia del presidente de Taiwán, Chen Shuibian. En realidad, Chen no ha sido invitado, y nadie del Vaticano ha hablado con él, pero el acto ha sido abierto a todos los jefes de Estado y su presencia era inevitable. El Vaticano es el único Estado europeo que mantiene relaciones con Taiwán, pero todo el mundo sabe en la isla de qué lado sopla el viento. Los obispos de Taiwán han aceptado la situación y están preparados para el reconocimiento de China por el Vaticano; para el Gobierno es diferente, aunque tampoco se hacen ilusiones sobre la población católica: es muy pequeña y a los no católicos el asunto le trae sin cuidado. A largo plazo la normalización de relaciones es cuestión de tiempo, porque China tiene mucha imagen que ganar con ella, especialmente en el ámbito de los derechos humanos. El problema es su miedo a perder control político.

En China hay unos 12 millones de católicos, de los que entre 5 y 7 millones son «clandestinos».


En China hay unos 12 millones de católicos, de los que entre 5 y 7 millones son «clandestinos». Y es que en China existen dos Iglesia católicas, una sancionada por el Estado chino que nombra a sus obispos (la Asociación Católica Patriótica-APC), y otra no registrada, leal al Papa. El 85% del clero de la APC, incluidos los obispos, está reconocido por el Vaticano. No hay obispos de la APC que accedan a ser nombrados por el Estado sin la previa sanción del Vaticano. Las relaciones entre los dos grupos, el trato que los «ilegales» reciben de las autoridades, varían mucho según las provincias. Sigue habiendo mucha persecución, algunos son maltratados y otros aislados. Hay una gran diferencia entre la política central y cómo ésta se aplica a nivel local.

Aprovechando el Sínodo que se inicia, el Vaticano ha invitado en total a seis obispos chinos.


Aprovechando este Sínodo, el Vaticano ha invitado en total a seis obispos chinos: tres de la Iglesia católica reconocida por China, uno ilegal y otros dos de Hong Kong y Taiwán, respectivamente. Con esta selección, el Vaticano cree estar haciendo un honor a Pekín, demostrando que hay una sola Iglesia en China, pero el Gobierno ha respondido diciendo que la invitación debía haberse mandado primero a él, que la habría comunicado a los obispos, y no al revés. También ha habido enfado porque el Vaticano ha publicado el nombre de los invitados.

China es un país tolerante en el tema religioso, pero puede truncar esa actitud si interpreta que hay un reto al Estado.


Para el Vaticano, nombrar obispos e influir en la vida interna de estados soberanos es una prerrogativa histórica y se apoya en una tradición milenaria. Pero en China hay otra tradición, aún más milenaria, según la cual “no hay más que un sol sobre el cielo”, es decir, que nadie está por encima del emperador y, por tanto, la religión debe estar sometida al Estado. China es un país tolerante en el tema religioso, pero puede truncar esa actitud en la más feroz de las persecuciones si interpreta que hay un reto al Estado o creación de autoridades paralelas. De esta diferencia parten muchos malentendidos y las actitudes concretas los profundizan. La nominación de Zen pertenece a esa serie.

Esta pieza también aparece en ... CHINA

Pekín ha nombrado obispo de Kunming, la capital de la provincia de Yunan, a Ma Yingling, un clérigo conocido por su fidelidad al Estado.


Pekín ha nombrado obispo de Kunming, la capital de la provincia de Yunan, a Ma Yingling, un clérigo conocido por su fidelidad al Estado.Maera secretario general del Consejo Chino de Obispos, que el Vaticano no reconoce, y vicepresidente de la Asociación Católica Patriótica China, avalada por las autoridades. El nombramiento se considera una respuesta de Pekín al Vaticano.

Esta pieza también aparece en ... CHINA