SANJURJO (General golpìsta en la II República Española)

Total de piezas: 23

JOSÉ ANTONIO representa a una parte de la rebelión, pero no capitanéa, ni mucho menos, el Alzamiento.


JOSÉ ANTONIO primo de Rivera representa, para unos y otros, azules y rojos, los ideales de los “franquistas”, de los militares alzados en armas contra el gobierno de la República de España. En realidad JOSE ANTONIO, no es sino el conductor de una multitud de españoles integrados en la Falange Española; es decir, representa a una parte de la rebelión, pero no capitanéa ni mucho menos, el Alzamiento Militar, que tiene sus jefes responsables directos: SANJURJO, FRANCO, MOLA, Cabanella, Queipo de Llano. Por otra parte, los generales conjurados no se fían demasiado de él de manera que hacen sus cálculos, contando únicamente con los regimientos y cuarteles distribuidos por la geografía del país.

Mola ordena el traslado de SANJURJO a Burgos en una avioneta.


En la fecha, aterriza en un viejo aeródromo de las inmediaciones de Estoril, ya abandonado, una avioneta Puss Moth. El piloto tiene el encargo de MOLA de trasladar a SANJURJO a Burgos, y si no es posible el aterrizaje allí, a Pamplona o, en última instancia, a Biarritz. La avioneta permanece toda la noche en una pista deteriorada, y a pesar de lo delicado de su misión, sin protección alguna.

Se estrella la avioneta que lleva a SANJURJO y éste fallece en el accidente.


Por la mañana la avioneta que ha venido a buscar a SANJURJO despega sin problemas entre los matorrales, y el piloto -el falangista Juan Antonio Ansaldo- la conduce a un aeródrorno improvisado donde espera el general con su uniforme y condecoraciones. Han acudido a despedirle los miembros de su numerosa corte de familiares, amigos y simpatizantes. El equipaje que llevaba es voluminoso y pesado, y así se lo hace notar el piloto, sin que SANJURJO se de por enterado. El aparato rueda por la improvisada pista en Cascaes con los aplausos de los que presencian la partida de quien vuela a España decidido a salvarla. Despega sin aparente dificultad, y cuando parece haberse perdido tras una arboleda próxima, una explosión y una columna de humo negro anticipan a los atónitos asistentes que algo grave acaba de ocurrir. Cuando acuden a la carrera al lugar del desastre, ya un pastor que cuida su ganado en las inmediaciones ha logrado rescatar de entre los restos al piloto malherido. El pasajero, en cambio, agoniza, o quizá ya ha muerto. SANJURJO es enterrado en Lisboa, en presencia de altas personalidades del régimen salazarista, y en 1939 sus restos serán trasladados a Pamplona. José SANJURJO y Sacanell contaba 64 años de edad y su prestigio militar lo señalaba como jefe indiscutible para dirigir el alzamiento. En Larache le pusieron el sobrenombre de León del Rif.

Esta pieza también aparece en ... GUERRA CIVIL ESPAÑOLA (1936-1939)