NAPOLEÓN pide un armisticio a sus enemigos con el ánimo de reecuperarse.


Ante la campaña que en 1813 NAPOLEÓN ha desarrollado en Sajonia, Brandeburgo y Silesia, la vieja Europa de las monarquías vuelve a estremecerse de temor hasta los cimientos. ALEJANDRO I de Rusia, cabeza de la sexta coalición, les grita a sus generales: “¡Ese bastardo está más cerca de Moscú, que yo de París!”. Durante la primavera todavía logra NAPOLEÓN dos victorias, en Lutzen y Bautzen. Pero la falta de hombres y, sobre todo de caballería le impide rentabilizarlas. NAPOLEÓN -en la fecha- pide un armisticio a sus enemigos (que se prolongará hasta el final del verano) con el ánimo de recuperarse.