CONDADO DE BARCELONA (Vinculado totalmente a los francos) (801-988)

Total de piezas: 98

El siglo de oro de las fundaciones benedictinas catalanas se extiende desde el siglo IX a finales del X.


El siglo de oro de las fundaciones benedictinas catalanas se extiende desde la segunda parte del siglo IX a finales del siglo X. En esta época nacerán las más grandes Abadías del país y se hará una selección natural entre las existentes. Sobresaldrán el Monasterio de Cuixá, Ripoll, Sant Joan de les Abadesses, Sant Cugat del Vallés, Sant Pere de Roda, Sta María de Roses, Sant Feliu de Guixols, Sant Pol de Mar, Serrateix, Montserrat, etc. Por otra parte, se fomentará la construcción de iglesias. Ya desde el siglo IX no habrá pueblo o villorrio que no tenga su iglesia o ermita y su parroquia oficialmente constituida. La parroquia será el antecedente del Municipio.

A HUMFRID, le sucede como conde de Barcelona BERNAT de Gòthia (865-878).


A HUMFRID, le sucede como conde de Barcelona BERNAT de Gòthia (865-878). Éste y otros condados le son entregados por el monarca CARLOS II el Calvo.

El primer conde de la Marca Hispánica que adquiere cierta relevancia histórica es VIFREDO.


El primer conde de la Marca Hispánica que adquiere cierta relevancia histórica es VIFREDO, hijo primogénito de SUNIFREDO I y ERMESSENDA. En la fecha, es recompensado por su fidelidad a CARLOS el Calvo ante las rebeliones de los condes francos contra el monarca, y así, en 870, cuando CARLOS el Calvo decide dividir el marquesado de Gòthia, de forma que unos condados sigan la Marca Septimana y otro integren la Marca Hispánica, VIFREDO es nombrado, en la asamblea celebrada en Attigny, conde de Urgell, Cerdanya y Conflent -VIFREDO I el Velloso (870-897)- aunque posiblemente compartidos con su hermano Miró, en sustitución del conde Salomón, recientemente fallecido.

El cuerpo de Sta. Eulalia, es trasladado en un tosco sepulcro a la iglesia de la Santa Cruz.


Habiéndose encontrado por el obispo Frodonío de Barcelona, escondido el cuerpo de Sta. Eulalia en Sta. María de las Arenas, éste es trasladado en un tosco sepulcro a la iglesia de la Santa Cruz. A partir de este momento se llama a esta iglesia de la Sta Cruz y Sta Eulalia.

Es reconstruida la Iglesia de la Santa Cruz por CARLOS el Calvo.


La iglesia de la Santa Cruz (primitiva iglesia anterior a la catedral de Barcelona) que fue destruida en 856 por una invasión sarracena, es reconstruida de nuevo, en la fecha, por CARLOS II el Calvo.

Nace la leyenda de las cuatro barras. La independencia de Catalunya no empieza con VIFREDO.


VIFREDO el Velloso, como vasallo que es de CARLOS el Calvo, colabora con éste en las guerras contra los normandos que este rey sufre en 877. Es en estas guerras contra los normandos, al ser herido VIFREDO el Velloso al servicio del emperador CARLOS II el Calvo, cuando nace la leyenda de las cuatro barras. En efecto, la leyenda explica que el conde resulta herido en una de las batallas y el emperador franco CARLOS II el Calvo, marca con cuatro dedos de su mano la sangre de la herida del conde encima del oro de su escudo. Los cuatro palos rojos sobre fondo de oro son desde este momento la bandera de Catalunya. La tradición histórica que hace empezar la independencia de Catalunya en tiempos de VIFREDO el Velloso, hoy ya no es sostenible. La concesión de la soberanía por un rey a un vasallo es inconcebible en pleno siglo IX. No encontramos nada en tiempos de VIFREDO que nos permita hablar de independencia; encontramos, por el contrario, manifestaciones de cómo él se continuaba considerando vasallo del rey de Francia, y como vasallo tuvo que tomar parte en las luchas de CARLOS el Calvo.

BERNAT de Gòthia, marqués y conde de Barcelona, se subleva contra el emperador CARLOS II el Calvo.


BERNAT de Gòthia, marqués y conde de Barcelona, Narbona y Rosellón se subleva, junto con otros magnates, contra el emperador CARLOS II el Calvo que está a la sazón en Italia al frente de una expedición en ayuda del papa JUAN VIII. Los condes VIFRED O y Miró luchan a favor del rey.

La gran extensión de los dominios de VIFREDO el Velloso da a éste una especial relevancia.


La gran extensión de los dominios de VIFREDO el Velloso es el principal motivo de que el Condado de Barcelona adquiera una especial relevancia, aunque no hay que menospreciar otros factores tales como la personalidad de VIFREDO y el hecho de que Barcelona sea la única ciudad importante de la Marca Hispánica, y que su conde ostente normalmente el título de Marqués, es decir, encargado de la defensa de la frontera (Con este nombramiento se vuelve a la práctica de nombrar condes autóctonos y no francos). Los descendientes de VIFREDO formarán la dinastía conocida como «Casa de Barcelona».

VIFREDO el Velloso, conde de Urgell, Cerdanya, nombrado por LUIS II el Tartamudo, conde de Barcelona


VIFREDO el Velloso, conde de Urgell-Cerdanya, es nombrado por LUIS II el Tartamudo, conde de Barcelona (878-897), Girona (y Besalú) y Osona. El condado de Rosselló pasa a su hermano Miró de Conflent y el de Narbona pasa al conde de Tolosa Bernat Plantapelosa. VIFREDO confía a su hermano Miró el condado de Urgell.

BERNAT de Gòthia continúa la revuelta contra LUIS II el Tartamudo, hijo de Carlos II el Calvo.


BERNAT de Gòthia continúa la revuelta contra LUIS II el Tartamudo, hijo de Carlos II el Calvo y sucesor en el trono, que los rebeldes se niegan a reconocer. Vencida la rebelión, BERNAT de Gòthia será desposeído de sus cargos. Es el último conde franco de Barcelona.