GUERRA ENTRE ESPAÑA Y FRANCIA. Guerra Grande (1793-1795)

Total de piezas: 16

Las relaciones entre los gobiernos de España y Francia son cada vez más tirantes. Preparativos militares.


Ante la Revolución francesa, España debe escoger entre los imperativos estratégicos (defensa de la Península y de las colonias americanas) y los ideológicos (combatir a los revolucionarios franceses) Este dilema caracterizará las vacilaciones del reinado de CARLOS IV. Al principio, España ensaya la coexistencia pacífica con Francia, pero estando las relaciones entre los gobiernos de España y Francia muy tirantes, se estudia la conveniencia de unirse a los gobiernos de Austria, Prusia, Rusia y Suecia, que se disponen a intervenir. Se aceleran los preparativos militares, pero no se considera, en la fecha, prudente la intervención.

CARLOS IV de España declara la guerra a la Convención ya que su pariente Luis XVI ha sido ejecutado.


El año 1793 es un año intenso en Los Pirineos. CARLOS IV de España está preocupado por la situación que se vive en Francia donde su pariente Luis XVI ha sido decapitado. Por esta razón declara la guerra a la Convención Republicana.

El nuevo conflicto con Francia afecta a Catalunya donde el entusiasmo del pueblo catalán es delirante.


Por iniciativa de Godoy, empeñado en vengar la muerte de Luis XVI de Francia, España se suma a la coalición contra ese país. En la fecha, España entra en guerra contra la Convención. El nuevo conflicto con Francia afecta a Catalunya -«Guerra gran»- donde el entusiasmo del pueblo catalán es delirante, compartiendo los sentimientos del resto del pueblo español y combatiendo sin ninguna aspiración de reconquista autonómica. El patriotismo español de los catalanes se manifiesta, tanto en catalán como en castellano, en una serie de proclamas, himnos, poemas y romances algunos de ellos publicados en el Diario de Barcelona. Los tradicionales sentimientos antifranceses salen a relucir atiados por los eclesiásticos que animan a la población catalana a luchar contra la Francia atea y republicana. Al frente del ejército de Catalunya se pone a su Capitán General, Antonio RICARDOS, sucesor del conde de Lacy fallecido en 12/17.

El entusiasmo de la España católica y monárquica para luchar contra la Francia revolucionaria es extraordinario.


El entusiasmo de la España católica y monárquica para luchar contra la Francia revolucionaria es extraordinario; de todas partes afluyen donativos y soldados voluntarios. Se forman tres cuerpos de ejército: uno en la región occidental (Navarra-Guipúzcoa), otro en el centro (Aragón) y otro en el este (Catalunya). Los soldados del rey de España, en una demostración de fuerza, han tomado la iniciativa del ataque y han ocupado el Rosselló. Los revolucionarios franceses, como respuesta se han instalado en la Vall d’Aran, han penetrado por la Cerdanya y se han detenido en Bellver. Andorra se mantiene neutral en el conflicto: los políticos del país saben nadar entre dos aguas. España está a punto de invadir Andorra para forzarla a intervenir directamente contra los franceses. Pero no será necesario porque la Cerdanya será reconquistada en la primavera de 1795 y la paz se firma el mes de mayo. Sin embargo, la idea de convertir Andorra por la fuerza en una posesión española no se abandonará del todo a lo largo del siglo XIX.

El general Antonio RICARDOS inicia la penetración en el Vallespir y el Rosellón que acaba conquistando.


El general Antonio RICARDOS inicia la penetración en el Vallespir y el Rosellón. Los españoles son recibidos en Francia como libertadores. RICARDOS conquista el Vallespir, el Conflent y parte del Rosellón, hasta las cercanías de Perpinyà.

Se manejan, por vez primera en España, las expresiones Religión, Rey y Patria, como gritos de combate.


En el primer año de lucha contra los franceses, con avances notables que permiten la conquista del Rosellón y la de Hendaya, se manejan, por vez primera en España, las expresiones Religión, Rey y Patria, como gritos de combate que anuncian la que será más tarde actitud carlista.

Los franceses entran en Catalunya ocupando poblaciones y desparramándose por el norte de Catalunya.


En la zona de Catalunya cambian las cosas. El general RICARDOS muere y es sustituido por el general LUIS de Carvajal y Bargas. Los españoles son expulsados del Rosellón, Conflent y Vallespir y los franceses entran en Catalunya ocupando la Seu d’Urgell y Puigcerdà, desparramándose por el norte de Catalunya.

Esta pieza también aparece en ... MONASTERIO DE RIPOLL

Las tropas francesas profanan el monasterio de Ripoll y la tumba de RAMÓN BERENGUER IV el Santo.


En esta ocasión, las tropas francesas profanan el monasterio de Ripoll y la tumba de RAMÓN BERENGUER IV el Santo, de la que desaparece la espada y las láminas de plata cincelada que lo recubrían. El cuerpo que por lo visto permanece incorrupto, no es ultrajado, pero como consecuencia de la apertura del sarcófago queda bastante maltrecho.

Esta pieza también aparece en ... MONASTERIO DE RIPOLL

El Capitán General de Catalunya resucita a los «somatenes», prohibidos desde el Decreto de Nueva Planta.


El Capitán General de Catalunya Luis de Carvajal resucita a los «somatenes», prohibidos desde el Decreto de Nueva Planta.