NACIMIENTO, VIDA, MUERTE Y RESURRECCIÓN DE JESUCRISTO

Total de piezas: 19

El Sanedrín se reune en sesión extraordinaria para tratar sobre la supuesta resurrección de Lázaro.


CAIFÁS, el sumo sacerdote de los judíos, siendo saduceo, no cree en la resurrección de los muertos, como sí creen en ella los fariseos. Las noticias sobre una supuesta resurrección de Lázaro realizada por su amigo JESÚS, alarman a los sacerdotes al punto de que el Sanedrín (tribunal supremo de los judíos) se reúne en sesión extraordinaria, presidida por CAIFÁS, en su calidad de sumo sacerdote en ejercicio. Anás, también sumo sacerdote -ya que el título se preserva de por vida- aunque retirado, también asiste.

JESÚS es detenido y juzgado. Le castigan cpn la crucifixión.


JESÚS entra en Jerusalén siendo aclamado ruidosamente por los nacionalistas. CAIFÁS, el sumo sacerdote y su partido se ponen nerviosos. Los enemigos se confabulan contra Él; apartan al pueblo de su enseñanza y se valen de uno de sus apóstoles, Judas Iscariote, que quiere traicionarlo por avaricia. El mismo día que JESUS -en la fecha- se reúne con sus apóstoles a celebrar la Pascua, es detenido, juzgado por herejía y entregado a Poncio PILATO, gobernador romano de Judea. Los romanos, quienes le consideran rebelde al Estado a causa de sus proclamas mesiánicas, le castigan con la crucifixión, que es la pena que suele imponerse a los reos de rebelión. La elocuencia de los prodigios, la fascinación de su personalidad, la sublimidad de sus enseñanzas le han ganado muchos seguidores, pero también muchos enemigos entre los judíos notables.

Muere JESÚS crucificado, por orden del procurador romano Poncio PILATO.


JESÚS, en la fecha, bajo el reinado del emperador TIBERIO, es crucificado por orden de Poncio PILATO. La crucifixión es el fin para JESÚS, como lo ha sido para otros mesías ajusticiados. En cuanto al año en que muere JESÚS hay diversas hipótesis. La fecha oficial de la Iglesia será el 30.

JESÚS ha sido crucificado y al cabo de tres días ha resucitado. Se aparece a sus discípulos. A Pedro le hace reafirmar su amor por Él.


En Jerusalén corren rumores de que JESÚS que ha muerto crucificado hace tres días, ha resucitado de entre los muertos. Resultarán ser verdad. Según relata Juan (Jn 21:15-17), JESÚS, resucitado, se aparece a los discípulos y a Pedro le hace reafirmar tres veces su amor por Él (Pedro le ha negado anteriormente también tres veces). De hecho, la muerte y resurrección de JESÚS se presentará como el acontecimiento decisivo de la historia. Dios ha creado a los hombres y a las mujeres para que le amen y le sirvan, pero mediante el pecado, se han distanciado de Él. Por eso, Dios envía a su hijo JESÚS para ofrecer el perdón de Dios por los pecados de la humanidad y para propiciar, con el sacrificio de su muerte, la reconciliación entre Dios y la humanidad. Para poder participar en esta oferta de reconciliación o redención los hombres deben aceptar a JESÚS como “Señor” (título que los judíos reservan habitualmente a Dios) y “Cristo” (quiere decir aquél que ha recibido la unción reservada al Mesías o Salvador esperado por el pueblo de la Biblia). Esta aceptación se realiza con el ritual del bautismo, un baño con el que los conversos simbolizan la purificación de sus antiguos pecados para vivir de acuerdo con el código ético predicado por JESÚS.

JESÚS resucitado sube a los cielos envuelto en una nube luminosa. La Ascensión.


Después de un período de cuarenta días, durante los cuales se han repetido sus apariciones, JESÚS -ante la mirada asombrada de sus discípulos- sube a los cielos envuelto en una nube luminosa (La Ascensión). El Crucificado, el Resucitado, deja como patrimonio a sus discípulos su doctrina: Además de proclamar que Él es el Hijo de Dios y el Mesías anunciado por los profetas, JESÚS ha enseñado a considerar a Dios como Padre bueno y providente y así, los hombres, al ser todos hijos del mismo Padre Celestial, son todos hermanos y poseen igual dignidad, estableciendo el amor como base de relación entre todos. También son absolutamente nuevas sus enseñanzas en el aspecto moral: JESÚS ha proclamado bienaventurados a los pobres, a los que sufren, a los que lloran y a los que son perseguidos por amor de la justicia. JESÚS ha establecido, por otra parte, un nuevo culto centrado en la Eucaristía, dándose por abolidos los diversos tipos de sacrificios propios del culto del Antiguo Testamento.

Los discípulos de JESÚS, a propuesta de PEDRO, eligen a Matías, para sustituir a Judas.


Después de la Ascensión del Señor, los discípulos de JESÚS permanecen escondidos, hasta la fecha, temiendo las reacciones de los jefes religiosos que han hecho crucificar a JESÚS. Durante este período, a propuesta de PEDRO, eligen a Matías, para sustituir al apóstol Judas, el traidor, que se ha ahorcado.

A consecuencia de algunos prodigios efectuados por Pedro, el número de fieles asciende a cinco mil.


Pasados unos días, también a consecuencia de algunos prodigios efectuados por PEDRO, el número de fieles asciende ostensiblemente “hasta unos cinco mil” (Hech 4;4). Así se va formando la primera comunidad cristiana, o sea la “Iglesia de Jerusalén” cuya expansión es facilitada por el recuerdo del propio JESÚS. Igual que JESÚS, estos primeros miembros de la Iglesia son judíos, hablan arameo, la lengua semítica más extendida en el Próximo Oriente. Continúan llevando una vida de judíos piadosos: rezan en el Templo, respetan las prohibiciones alimentarias, practican la circuncisión. En resumen, aparecen como un nuevo grupo judío en medio de otros muchos, fariseos, saduceos, zelotas, esenios. Algunos los llaman los “nazarenos”. Lo que les caracteriza propiamente es el bautismo en el nombre de Jesús, la asiduidad en la enseñanza de los apóstoles, en la constitución de comunidades fraternas donde los bienes son puestos en común y en la “fracción del pan”. Así empieza un gesto religioso particular que se llamará “eucaristía” (acción de dar gracias, de alegrarse) (1Cor; 11,17 y ss).

Un hecho llama la atención: es el crecimiento constante de este primer grupo de seguidores de Cristo


No deja de llamar la atención, sin embargo, el crecimiento constante del primer grupo de seguidores de JESUCRISTO tan desprovisto de medios humanos que pueda hacerlo prosperar. Además tiene que luchar contra dos dificultades gravísimas. La primera es el vacío inmenso que ha dejado JESUCRISTO entre sus discípulos y apóstoles al partir de este mundo. A esto se añade el encontrar de parte de los judíos que les rodean la más absoluta incomprensión. Se encuentran solos en medio de un ambiente cada vez más hostil. Esto no obstante, aquel pequeño grupo irá venciendo tan graves dificultades y desarrollándose de la manera más consoladora.

No parece preocuparse mucho el Sanedrín por el nuevo movimiento religioso de los discípulos de JESÚS.


En un principio, muerto JESÚS, no parece preocuparse mucho el Sanedrín por el nuevo movimiento religioso de los discípulos de JESÚS. Sus seguidores, aunque en número creciente no son demasiado numerosos y son gente de poca importancia como para tenerlos en cuenta. Sin apenas preparación ni medios de ningún tipo, nadie piensa que sean capaces de continuar lo que parece terminado definitivamente en la cumbre del Gólgota con una muerte ignominiosa, acompañado de dos bandidos. A está impresión inicial contribuye, sin duda, la práctica seguida por los discípulos de JESÚS de observar escrupulosamente la ley mosaica. Efectivamente, como los discípulos de JESÚS son judíos, continúan aún después del bautismo asistiendo al templo y a la sinagoga, y alternan con los demás judíos. Es verdad que al proclamar a JESÚS como Mesías, contradicen a los escribas y fariseos; sin embargo hacen lo posible para no herir susceptibilidades.