LLIGA REGIONALISTA (Desde 1933… LLIGA CATALANA)

Total de piezas: 56

Se crea en Barcelona, el partido político catalán denominado Lliga Regionalista.


El nacionalismo catalán viene a ser como el desenlace casi natural de un largo proceso de cristalización de la conciencia de diferenciación catalana. Y los nacionalistas copan ya algunas instituciones culturales de influencia indudable en la vida catalana, como el mismo Ateneo de Barcelona o la Academia de Jurisprudencia y Legislación de esa ciudad. Únicamente queda la irrupción en la política, a la que se inclina, sin embargo, sólo una parte de los miembros de la Unió Catalanista. En consecuencia, se crea en la fecha, en Barcelona, el partido político catalán denominado Lliga Regionalista, como resultado de la unión del Centre Nacional Català y la Unió Regionalista (que agrupa a los antiguos partidarios del regeneracionismo). Aglutina, pues, a buena parte de los intelectuales catalanistas del momento junto a personajes influyentes de la burguesía catalana. Sus dirigentes más destacados son: Enric PRAT DE LA RIBA, F.CAMBÓ, J. Puig i Cadafalch, J.Ventosa i Calvell, etc. Su órgano de prensa será «La Veu de Catalunya». Recogiendo la herencia doctrinal del catalanismo conservador, propugna la autonomía regional, mientras que se opone a la corrupción del sistema de la Restauración. Frase de CAMBÓ: «¿Monarquia, República?, ¡Catalunya!».

Éxito en las elecciones de mayo en Catalunya para la Lliga Regionalista que obtiene cuatro diputados. Entre ellos el Dr Robert.


El éxito en las elecciones generales de mayo es en Catalunya para la Lliga Regionalista que obtiene cuatro diputados, todos ellos personalidades de prestigio ciudadano: el exalcalde de la ciudad, el doctor ROBERT; el expresidente del FTN, el industrial Albert Rusiñol; el expresidente del Ateneu, el arquitecto modernista Domènec i Montaner; y el presidente de la Lliga de Defensa Industrial, el comerciante Sebastià Torres. Por su parte, los republicanos de Alejandro LERROUX obtienen sólo dos, los conservadores uno y los dinásticos y los liberales ninguno (cubriendo de esta manera los siete escaños reservados a la capital catalana). La Lliga se convierte en consecuencia en el partido hegemónico de Catalunya y desde entonces los partidos dinásticos pierden cualquier opción de control sobre la ciudad de Barcelona. La Lliga Regionalista tiene el efecto de barrer de Catalunya el régimen caciquista, pero no llegará ni a probar el asalto al Estado, pues los dos viejos partidos -el liberal y el consevador- continúan dominando el resto de España y, por tanto el Gobierno de Madrid.

Sale el semanario «Cu-Cut!» por primera vez en Barcelona. Publicación fiel a la Lliga Regionalista


En la fecha, sale el semanario «Cu-Cut!» por primera vez en Barcelona. (Dejará de publicarse con el número del 25/4/1912). Esta revista está pensada para luchar contra toda visión catalanista de izquierdas. Publicación fiel a la Lliga Regionalista, representa, junto con «La Veu de Catalunya», su punta de lanza en el combate político.

Se funda en Barcelona el Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Indústria (CADCI)


Los dependientes catalanistas del comercio y de las oficinas, que no se sienten representados por el movimiento sindical obrero, fundan en Barcelona el Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Indústria (CADCI). El CADCI aunque está inscrita como entidad obrera para evitar impuestos, tiene unas finalidades culturales, formativas y recreativas que no coinciden con las reivindicaciones de clase de la masa trabajadora. En política seguirá durante cerca de treinta años las directivas de la Lliga, para pasarse con la República a la esfera de influencia de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)

En Catalunya, un núcleo de católicos constituye el Comitè de Defensa Social.


En Catalunya, un núcleo de católicos constituye el Comitè de Defensa Social. Se dan este nombre con el objetivo de coaligarse con la Lliga, formando un bloque de orden social y detener el aumento del anticlericalismo lerrouxista de cara a las elecciones municipales de noviembre. Esta alianza recibe las críticas de los hombres de izquierda de la Lliga, que son marginados. En efecto, en la Lliga Regionalista conviven gente como Jaume Carner o Ildefons Sunyol, de procedencia republicana, que difícilmente pueden aceptar la alianza electoral con los católicos del Comitè de Defensa Social.

En Catalunya, la coalición de ámbito estatal Unión Republicana, derrota a la Lliga Regionalista.


En Catalunya, la coalición de ámbito estatal Unión Republicana, derrota a la Lliga Regionalista en las tres elecciones, provinciales, municipales y de diputados a Cortes. El resultado más importante de estas victorias es la instalación de una mayoría republicana en el Ayuntamiento de Barcelona. Éste, limpio de caciquismo y ocupado por las nuevas fuerzas políticas, deviene una institución democrática y fuertemente popular.

Enric PRAT DE LA RIBA y otros dirigentes creen útil presentar al rey algunas de las reivindicaciones catalanistas.


De acuerdo con la posición oportunista de un sector, y ante el aparente éxito popular de la presencia de ALFONSO XIII de visita en Barcelona, Enric PRAT DE LA RIBA y otros dirigentes creen útil presentar al rey algunas de las reivindicaciones catalanistas. Francesc CAMBÓ, que es el concejal más joven del grupo de la Lliga, acompañado de otros concejales regionalistas, lee delante del joven monarca un discurso reivindicativo en catalán en el que pide la autonomía para la ciudad y para la región. El monarca le contesta con vaguedades. En la visita del rey a la sede del Instituto Agrícola de San Isidro, promete que cuando vuelva a Catalunya hablará catalán, porque es una lengua española. Nunca cumplirá esta promesa.

ALFONSO XIII visita por primera vez a Catalunya como monarca.


Del 4 al 11 de abril, el presidente del Gobierno, Antonio MAURA, ha programado una visita de ALFONSO XIII a Barcelona, ciudad en la que republicanos y catalanistas han barrido a los dinásticos en las últimas elecciones de este mismo mes, con el objetivo de que el régimen recupere popularidad después de la crisis colonial. ALFONSO XIII tiene 18 años y visita por primera vez a Catalunya como monarca. Ante la visita del rey, los dirigentes de la Unión Republicana y de la Lliga Regionalista se plantean el problema de la actitud a adoptar y prevalece el criterio de ignorar la visita como protesta por el centralismo del Estado.

Se constituye el Centre Nacionalista Republicà (CNR).


Un pequeño grupo procedente del republicanismo y del nacionalismo menos posibilista que no está de acuerdo con las actuaciones de Francesc CAMBÓ, se separa de la Lliga Regionalista constituyendo el Centre Nacionalista Republicà (CNR). Es el primer partido catalanista de izquierda, pero será de poco peso y su existencia no alcanzará el fin de la segunda década. Su órgano será el periódico «El Poble Català».