GIBRALTAR

Total de piezas: 122

Según el Tratado de Paz y Amistad, firmado como armisticio entre Inglaterra y España en Utrecht, se cede el peñón de Gibraltar a Inglaterra.


Por el artículo X del Tratado de Paz y Amistad, firmado como armisticio entre Gran Bretaña y España en Utrecht el 13 de julio de 1713 se procede a la cesión a Inglaterra, de la ciudad y del castillo de Gibraltar que lo ha conquistado el 4 de agosto de 1704 en nombre del pretendiente austriaco a la Corona de España. Aparentemente es el precio a pagar por el reconocimiento de FELIPE V como rey de España. Se trata de una atribución inmobiliaria referente a construcciones superficiales, pero jamás del suelo que lo sustenta, no hay cesión de la soberanía, ni jurisdicción territorial, ni comunicación por tierra con el resto de España. Y además se especifica que «si en algún tiempo a la Corona de la Gran Bretaña le pareciere conveniente dar, vender o enajenar, de cualquier modo la propiedad de la dicha ciudad de Gibraltar, se ha convenido y concordado por este Tratado que se dará a la Corona de España la primera acción antes que a otros para redimirla». (Por lo tanto, dado que España nunca ha renunciado a recuperar el peñón, queda excluida la salida independentista gibraltareña).

España no tiene en cuenta el Tratado de Utrecht (1713), firmado con Inglaterra, Francia y Holanda, al sitiar, en la fecha, Gibraltar.


España no tiene en cuenta el Tratado de Utrecht (1713), firmado con Inglaterra, Francia y Holanda, al sitiar Gibraltar el 30 de enero de 1726, con 25.000 hombres. Inglaterra vence a los españoles a pesar de que sólo pone en marcha pequeñas operaciones bélicas.

Comienza el asedio de Gibraltar mediante un ejército al mando del marqués de las Torres.


Como consecuencia de la política de desencuentro hispano-británica, el rey Felipe V ha ordenado en diciembre de 1726 que las tropas españolas se dirijan a Gibraltar. El 22 de febrero de 1727 comienza el asedio de la roca mediante un ejército al mando del marqués de las Torres y compuesto por 30 batallones de infantería, 6 compañías de carabineros, 900 caballos y un tren de sitio de 100 cañones, numerosos morteros y 4.000 quintales de pólvora.

Una Real Orden de FELIPE V, establece los límites de la cesión de Gibraltar a Gran Bretaña.


Una Real Orden de FELIPE V, establece los límites de la cesión y establece que la zona entre el Peñón de Gibraltar y la línea que marcan las torres del Molino de los Genoveses y la del Diablo, es decir al mismo pie de donde termina la roca, se considera «en secuestro» hasta que los dos gobiernos -Gran Bretaña y España- se pongan de acuerdo. Por mar, el límite no rebasa las aguas propias a las tierras con que lindan y en cuanto a la distancia, las aguas de Gibraltar no deben ir más lejos del alcance ordinario de la artillería, que en estos momentos no sobrepasa los 400 metros.

El Gobierno español decide construir una fortificación a poco más de un kilómetro de la Roca. Se le conocerá por la Línea.


El Gobierno español decide construir una fortificación a poco más de un kilómetro de la Roca. El trabajo consiste en dos fuertes, el de Sta.Bárbara, en el lado del Atlántico, y el de S.Felipe, en el del Mediterráneo, ambos unidos por una línea de muralla. Al conjunto se le comenzó a llamar La Línea y estaba situado en lo que hoy es el límite sur de los edificios más antiguos de la población que ha conservado ese nombre.

Todas las operaciones militares españolas llevadas a cabo para recuperar el peñón de Gibraltar son fallidas.


Todas las operaciones militares españolas llevadas a cabo para recuperar el peñón de Gibraltar resultan fallidas, lo que dará paso a que se reconfirmen las condiciones de la cesión firmadas en Utrecht, en los sucesivos tratados de Sevilla (1729), Viena (1731), Aquisgrán (1756) y París (1763).

España ofrece a Gran Bretaña su neutralidad en Norteamérica a cambio de la devolución del peñón. No.


En 1778, durante la guerra de Independencia norteamericana, España ofrece a Gran Bretaña su neutralidad a cambio de la devolución del peñón. La negativa británica provoca el apoyo español a los independentistas norteamericanos y el inicio, al año siguiente, de un nuevo asedio al peñón.