PREHISTORIA (Hasta 6000/3000 aC)

Total de piezas: 58

El «Australopithecus africanus» -homínido bípedo- aparece hace unos 2.500.000 de años.


El «Australopithecus africanus» -homínido bípedo- apareció hace unos 2.500.000 de años. El primer hallazgo se hizo en Taung, Sudáfrica. Posteriormente se han encontrado más restos en otras localidades de la misma zona. Capacidad craneal de 700 c.c. En 12/98 se da la noticia de que se ha hallado en Sudáfrica un esqueleto completo de hominido perteneciente a la especie «africanus» y que pasa a ser el esqueleto más viejo del mundo.

La evolución de los «Australopithecus» desemboca en el surgimiento del género «Homo».


La evolución de los «Australopithecus» desemboca en el surgimiento del género «Homo». Aunque no es fácil precisar en qué momento éste hace su aparición, parece ser que se produce hacia el -1.800.000. El primer ser que puede considerarse «hombre» en sentido pleno es el llamado «Homo habilis» o «ser humano diestro» descubierto en Tanzania, Etiopía y Kenia. Capacidad craneana media de 700 c.c. Los criterios para establecer la distinción entre el «Australopithecus» y el «Homo habilis» suelen basarse en la presencia de objetos y elementos manufacturados; en efecto, con el «Homo habilis» aparecen la industria lítica más antigua conocida (hachas de mano bifaces y cantos rodados) y las primeras estructuras de habitación.

Entramos en una Era de relativa calma orogénica conocida como ERA CUATERNARIA,


Tras los gigantescos cataclismos del anterior período -Terciario-, entramos en una Era de relativa calma orogénica conocida como ERA CUATERNARIA o Antropozoica, de tan sólo unos dos millones de años. Asimismo, podemos considerar que por estas épocas inicia la Prehistoria como época en la que se produce la evolución de las sociedades humanas antes de la aparición de los documentos de carácter histórico.

Esta pieza también aparece en ... MUNDO / UNIVERSO

La primera de las cuatro grandes glaciaciones -GÜNZ- va desde el año -1.200.000 al año -700.000.


La primera de las cuatro grandes glaciaciones -GÜNZ- va desde el año -1.200.000 al año -700.000. Los glaciares son ríos de hielo que lentamente se deslizan hacia el valle a una velocidad media de 4 cm/día

En el Cuaternario tienen lugar cuatro glaciaciones en las que los hielos cubren grandes zonas de la tierra.


En el Cuaternario tienen lugar cuatro glaciaciones en las que los hielos cubren grandes zonas de la tierra. Estas glaciaciones, que se suceden en el primer período del Cuaternario, llamado «Pleistoceno», son alternancias de condiciones climáticas frías y cálidas, tanto en Euroasia, como en África y en América. Las fases glaciales, correspondientes a períodos muy fríos, se denominan con el nombre de cuatro ríos de la cuenca del Danubio, donde fueron descritas estas glaciaciones por primera vez: GÜNZ, MINDEL, RISS y WÜRM. Estos grandes cambios fuerzan emigraciones y extinguen especies alterando, por otra parte, las distribuciones de flora y fauna.

Esta pieza también aparece en ... MUNDO / UNIVERSO

Las cuatro glaciaciones que tendrán lugar en el Cuaternario, se harán sentir en la Península Ibérica.


Las cuatro glaciaciones que tendrán lugar en el Cuaternario, se harán sentir en la Península Ibérica, si bien débilmente, en los Pirineos, Cordillera Cantábrica, Sistema Central y Sierra Nevada. Durante las etapas glaciares, la Península estará sometida a un clima severo, y las nieves perpetuas bajarán hasta los 1.600 m, siendo la fauna y la flora la correspondiente a un clima sub-ártico (mamut, rinoceronte lanudo, reno, marmota, etc.). Las regiones y comarcas próximas a los hielos permanentes se verán también afectadas por un glaciarismo atemperado (periglaciarismo). Durante las etapas interglaciares, el clima oscilará entre desértico y sub-tropical, caracterizado por una intensa pluviosidad en la región levantina y en el sur peninsular.

El «Homo ergaster» se extiende – iniciando la difusión del género humano- por el continente eurasiático.


A diferencia de los «Australopithecus» y del «Homo habilis», el «Homo ergaster» se extiende a partir de estos momentos por el resto de África y pasa a colonizar también – iniciando la difusión del género humano- el continente eurasiático. Su capacidad craneal es de unos 1.000 cm3 y domina el fuego lo que supone cambios importantes en su forma de vida.

La transformación de la naturaleza es un atributo humano, como lo es el lenguaje articulado.


La transformación de la naturaleza es un atributo humano, como lo es el lenguaje articulado. Así, de las muchas intervenciones que a lo largo de la historia los seres humanos han realizado para transformar la naturaleza, se ha convenido en denominar a algunas de ellas «arte». Los criterios han variado de una época a otra; tampoco en la actualidad existe un acuerdo general sobre este aspecto, ni siquiera en el fundamental de la definición de qué es arte y qué entendemos por actividad artística y por objeto artístico.

Arriban a la Península Ibérica los primeros humanos: grupos de cazadores de la especie «Homo antecessor»


Los primeros humanos que por estas fechas arriban a la Península Ibérica, son grupos de cazadores pertenecientes a la especie «Homo antecessor». Llegan a Eurasia desde Egipto, Palestina y Siria, tras atravesar los confines nororientales de África y se introducen en la Península Ibérica, en pequeños grupos, a través de los pasos de los Pirineos en busca de nuevos lugares para la caza y empujados por el endurecimiento del clima en la Europa central y septentrional, consecuencia directa de la primera gran glaciación cuaternaria (Günz -1.200.000 hasta -700.000). Aunque se barajará la posibilidad de que hayan atravesado el estrecho de Gibraltar, más angosto que hoy en día a causa de las glaciaciones, esta teoría no parecerá viable ya que en la época que nos ocupa, al no conocerse medio de navegación alguno, es imposible atravesar el Estrecho, salvo que el trayecto se haga a nado, ya que nunca, ni en el período de mayor extensión de los glaciares cuaternarios, cuando lagos y mares han descendido hasta 100 m bajo el actual nivel de los mismos, se han unido las costas de África e Iberia.