ALMOGÁVARES

Total de piezas: 17

Los reyes de Aragón dan por concluida la Reconquista. Han llegado hasta Alicante, hasta el punto donde el río Segura se encuentra con el mar.


En 1245 los reyes de Aragón dan por concluida la Reconquista. Han llegado hasta Alicante, hasta el punto donde el río Segura se encuentra con el mar. A partir de ahí le toca a Castilla continuar la labor de recobrar la España perdida. El problema es que a los belicosos catalanes, aragoneses y valencianos de la época les queda cuerda para rato, y no están dispuestos a quedarse cruzados de brazos. Abrevan sus caballos en las aguas del Segura y ponen sus ojos sobre el ancho mar que tienen enfrente: el Mediterráneo, un océano de oportunidades al alcance de su mano que no iban a dejar escapar.

Se empieza a tener noticias de los almogávares cuando hacen incursiones en tierras musulmanas (de una duración de uno a dos días).


Así, pues, se empieza a tener noticias de este cuerpo -almogávares- a partir de esta época, cuando suelen hacerse incursiones en tierras musulmanas (de una duración de uno a dos días). Los almogávares se convierten en unas tropas de choque de la Corona de Aragón formadas por infantería ligera, activos en el Mediterráneo entre los siglos XIII y XIV, estructurados en escuadrones de doce hombres. Estas tropas están integradas por oficiales catalanes y aragoneses, y una tropa formada principalmente por campesinos y pastores oriundos de los valles pirenaicos (aunque los hay de muy diversa procedencia: valencianos, navarros e incluso sicilianos). Los almogávares han sido arruinados por las continuas incursiones de las tropas árabes y actúan como mercenarios al servicio del rey de Aragón. Se caracterizan por ser tropas de choque de infantería que combaten a pie, con armas y bagajes ligeros, generalmente con un par de lanzas cortas (azconas).

El reino de Valencia durante la Baja Edad Media es frontera entre la cristiandad y el Islam (Granada).


El reino de Valencia durante la Baja Edad Media es frontera entre la cristiandad y el Islam -el reino de Granada- a pesar de que entre ambos se interpone el despoblado reino de Murcia. Una frontera por la que circulan los hombres y las mercancías en un peligroso camino. Y, aunque las relaciones pacíficas (comerciales, culturales, etc.) serán las que predominarán, el ambiente violento impregnará la vida a ambos lados de la frontera, lo que acrecentará el odio. La colaboración de los musulmanes valencianos con sus correligionarios granadinos creará un foso insalvable entre las comunidades cristiana y mudéjar. Para las villas de frontera es esencial mantener en buen estado las murallas y bien preparada la milicia vecinal, lo que no siempre se logrará. El miedo al granadino, a caer cautivo, se extenderá por toda la sociedad cristiana. Es aquí donde surge el almogávar cristiano, personaje de aventura que busca el botín en tierras enemigas, pero que defiende la frontera, tanto frente a los ataques de musulmanes corno de los castellanos. Lleva a cabo actividades de espionaje, escucha o correos, tanto al servicio de la Corona como de los municipios.

Esta pieza también aparece en ... CORONA DE ARAGÓN (1162-1716) • VALENCIA (Hasta 1982)

Una embajada siciliana ofrece a PEDRO el Grande el trono siciliano si jura los privilegios de la isla.


En agosto, una embajada siciliana ofrece a PEDRO el Grande el trono siciliano si jura los privilegios de la isla. Éste -enfrentado a los Anjou- acepta la oferta de convertirse en rey de Sicilia. Hacia allí se dirige. Para esta aventura, PEDRO recluta a almogávares.

FEDERICO II quiere alejar a los almorávides de Sicilia, ya que mantener un ejército en tiempos de paz es muy costoso.


En Sicilia, el final del enfrentamiento de los catalanes con la casa de Anjou, con la firma de la Paz de Caltabellota, ha vuelto a dejar desocupados a los almogávares, tal como había sucedido unos decenios antes con el final de la conquista de Valencia. En aquella ya lejana ocasión, la monarquía catalana había enviado a los almogávares a Sicilia (1282), donde estas tropas fueron decisivas en la conquista y en la defensa posterior de la isla frente a los franceses. Ahora, sin embargo, con la pacificación de Sicilia reaparece un viejo problema. Mantener un ejército en tiempo de paz es muy costoso y, a menudo, peligroso. Por este motivo, FEDERICO II quiere alejar a los almogávares de Sicilia.

ROGER de Flor, ex-pirata, caudillo almogávar, ofrece sus servicios al emperador de Constantinopla.


ROGER de Flor, ex-templario y ex-pirata, un caudillo almogávar, tiene interés en no ser entregado por sus antecedentes en manos de sus adversarios, ya que FEDERICO II de Sicilia tiene muy buena relación con la Santa Sede y por esto tiene miedo que la orden del Temple lo reclame. Ofrece, pues, sus servicios al emperador de Constantinopla (Bizancio) ANDRÓNICO II Paleólogo, que se encuentra amenazado por los turcos y tiene necesidad urgente de tropas. El emperador los acepta, y así se constituye la Gran Companyia (Societate Catallanorum) que a las órdenes de ROGER de Flor y de otros valientes capitostes se dirige a Constantinopla. Forma parte de la expedición el cronista RAMON Muntaner.

La Gran Companyia Catalana de Oriente llega a Constantinopla la capital de Bizancio.


La Gran Companyia Catalana de Oriente, llega, en la fecha, a Constantinopla, la capital de Bizancio, después de haber saqueado la isla de Cea. ROGER de Flor es nombrado, por ANDRÓNICO, «megaduque» y posteriormente, «césar del Imperio Bizantino», que son los cargos supremos después del de emperador. La expedición consta, según la descripción del cronista RAMON Muntaner, de 39 naves en las que viajan 1.500 caballeros, 4.000 almogávares y 1.000 peones.

El poder de Roger de Flor suscita el temor, la envidia y la ira del príncipe heredero, Miguel Paleólogo.


El poder acumulado por ROGER de Flor suscita el temor, la envidia y la ira del príncipe heredero de Bizancio, Miguel Paleólogo. Mientras la Gran Companyia Catalana de Oriente cumple sus compromisos y recoge un botín fabuloso, se ha formado entre los griegos un poderoso partido que los odia.

La Gran Companyia Catalana de Oriente, a las órdenes de Roger de Flor, vence en una decisiva batalla, a los turcos.


Habiendo pasado al otro lado del Bósforo, la Gran Companyia Catalana de Oriente, vence sobre las abrasadas llanuras de Anatolia, en una decisiva batalla, a los turcos a quienes hace retroceder hacia el interior de Asia Menor. ROGER de Flor obtiene en feudo el Asia Menor menos las grandes ciudades.

ROGER de Flor y muchos de sus capitanes son muertos a traición en un banquete.


ROGER de Flor y muchos de sus capitanes son muertos a traición, aprovechando un banquete en Andrinòpolis, por orden del Miguel Paleólogo, receloso de su poder. Éste confiaba que los almogávares sin líderes se rindieran. Pero hacen justo lo contrario. La Gran Companyia Catalana de Oriente se concentra en Gallípoli y desde allí dirigidos por los catalanes Berenguer d’Entença y Bernat de Rocafort, arrasan todas las regiones europeas del Imperio, derrotando todos los enemigos que intentan detenerlos (bizantinos, búlgaros, alanos, griegos, genoveses, franceses…) (1305-1308). A este hecho la historia lo llamará la «Venganza catalana». Después de la muerte de Berenguer d’Entença , el liderazgo único de Bernat de Rocafort se caracteriza por una brutalidad extraordinaria que despierta el resentimiento de los mismos almogávares.