Se crea en Barcelona, el partido político catalán denominado Lliga Regionalista.


El nacionalismo catalán viene a ser como el desenlace casi natural de un largo proceso de cristalización de la conciencia de diferenciación catalana. Y los nacionalistas copan ya algunas instituciones culturales de influencia indudable en la vida catalana, como el mismo Ateneo de Barcelona o la Academia de Jurisprudencia y Legislación de esa ciudad. Únicamente queda la irrupción en la política, a la que se inclina, sin embargo, sólo una parte de los miembros de la Unió Catalanista. En consecuencia, se crea en la fecha, en Barcelona, el partido político catalán denominado Lliga Regionalista, como resultado de la unión del Centre Nacional Català y la Unió Regionalista (que agrupa a los antiguos partidarios del regeneracionismo). Aglutina, pues, a buena parte de los intelectuales catalanistas del momento junto a personajes influyentes de la burguesía catalana. Sus dirigentes más destacados son: Enric PRAT DE LA RIBA, F.CAMBÓ, J. Puig i Cadafalch, J.Ventosa i Calvell, etc. Su órgano de prensa será «La Veu de Catalunya». Recogiendo la herencia doctrinal del catalanismo conservador, propugna la autonomía regional, mientras que se opone a la corrupción del sistema de la Restauración. Frase de CAMBÓ: «¿Monarquia, República?, ¡Catalunya!».