OTÓN I el Grande (Rey de Alemania 936-973, de Italia, 951-973, Emp. Del SIRG 962-973)

Total de piezas: 33

Otón IOTÓN I el Grande. Rey de Alemania 936-973, de Italia, 951-973, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico (SIRG) 962-973

El Imperio, tal como lo refunda OTÓN I, se considera el restablecimiento del Imperio romano de Occidente.


El Imperio, tal como lo refunda OTÓN I, se considera el restablecimiento del Imperio romano de Occidente. De hecho, el Imperio refundado por OTÓN lleva primero el simple calificativo de «romano» por eso, el rey alemán ha tomado, a su accesión al trono, el título de «rey de los romanos». El Imperio abarca el reino germánico (ducados de Sajonia, Franconia, Lorena, Suabia (que incorpora Alsacia) y Baviera, más Carintia, Austria y las marcas nororientales contra los eslavos), los territorios de influencia germánica de Bohemia y Moravia y el norte-centro de Italia (Lombardía, Piamonte, Liguria, Toscana, Véneto, Romaña y los Estados Pontificios). La mayor parte, están situados en la parte oriental de las tres en que se ha dividido el imperio carolingio. Unión política de un conglomerado de estados en su mayoría alemanes de Europa Central.

Coronación del Papa LEÓN VIII, una vez depuesto JUAN XII por el emperador OTÓN I.


El Papa JUAN XII es un nefasto personaje, sólo atento a la satisfacción de sus placeres. No bien OTÓN I deja Roma, JUAN XII sintiendo la pesadez del yugo alemán, que él mismo se ha impuesto, comienza a conspirar contra él, con el activo apoyo de BERENGARIO II. Enterado el emperador, regresa de nuevo a la Ciudad Eterna, convoca un sínodo y JUAN XII es depuesto eligiéndose a LEON VIII que será coronado el 4 de diciembre. BERENGARIO es llevado a la ciudad alemana de Bamberg como prisionero. Su esposa, que se ha refugiado en la fortaleza del Lago Orta, también es capturada y conducida con él a Bamberg.

Apenas se va de Roma el emperador OTÓN, JUAN XII vuelve con el ánimo de vengarse.


Apenas se va de Roma el emperador OTÓN, JUAN XII vuelve con el ánimo de vengarse. Con gran prisa convoca, en febrero de 964, un sínodo en S. Pedro en el que sólo participan 16 obispos. Es declarado nulo el proceso contra JUAN XII y depuesto y excomulgado el papa LEON VIII. JUAN XII, por su parte se venga de sus adversarios haciéndoles cortar la nariz y la lengua.

Sólo cuando OTÓN I ciñe la corona de rey de Italia, puede, en cierto sentido, restablecerse el orden en Italia.


OTÓN I que ha regresado a Roma, sólo cuando -en la fecha- ciñe la corona de rey de Italia, arrebatándosela a BERENGARIO II, puede, en cierto sentido, restablecerse el orden, y el destino de Italia vuelve a unirse sólidamente al del Sacro Imperio Romano. En estos momentos, Alemania afronta los graves problemas de la penetración en profundidad en las masas recien acercadas al cristianismo. Por otra parte, el alto clero, en buena parte, es esclavo de los intereses políticos, porque al cargo episcopal va siempre adherida la posesión de un feudo. Lógicamente los emperadores tienden a favorecer a los feudatarios eclesiásticos, porque no pueden hacer hereditario el feudo propio, de aquí viene la importancia de los obispos-condes.

BENEDICTO V cardenal diácono de amplia cultura, es elegido papa por los romanos, obviando a LEÓN VIII.


BENEDICTO V cardenal diácono de amplia cultura lo que le vale el sobrenombre de «el Gramático», es elegido papa por los romanos, al morir el papa Juan XII, obviando a LEÓN VIII el protegido del emperador OTÓN I que había sido impuesto por éste.

BENEDICTO V es depuesto por el emperador. En su lugar se repone a LEÓN VIII.


OTÓN I al tener noticias del nombramiento de BENEDICTO V, retorna a Roma, donde el 23 de junio de 964, tras apresarlo, lo depone al rango de diácono y lo destierra en Hamburgo tras haber hecho BENEDICTO V formal renuncia de su derecho a la silla de Pedro. Un sínodo posterior lo tachará de usurpador. A continuación, OTÓN I repone en la silla de San Pedro a su protegido LEÓN VIII (23.6.964 – 1.3.965) y BENEDICTO V es exiliado a Hamburgo. A LEÓN VIII se le atribuyen dos bulas por las cuales el papa concede a OTÓN y a sus sucesores el derecho de nombrar a todos los obispos del Imperio y hasta al propio pontífice. (Hoy esos documentos son considerados apócrifos admitiéndose que fueron compuestos en tiempos de la lucha por las investiduras, con el fin de apoyar las pretensiones imperiales).

JUAN XIII -papa-. Es hijo de Teodora la Joven y obispo de Nardi cuando es elegido.


JUAN XIII es elegido papa (1.10.965 – 6.9.972). Nacido como Giovanni Crescenzi, tras pasar su vida en la corte papal, fue electo para el Solio Pontificio cinco meses después de la muerte de su predecesor, León VIII. Es hijo de TEODORA la Menor o la Joven, Sobrino de Marozia, miembro de la familia de los Crescencios, en el momento de su elección es obispo de Nardi y ocupa el trono pontificio por directa influencia de OTÓN I pero con el rechazo del pueblo romano que prefiere como Papa a BENEDICTO V que aún vive exiliado en Hamburgo.

Los romanos, temerosos ante la venida de OTÓN, matan a Pedro y aceptan de nuevo a JUAN XIII.


Enterado el emperador OTÓN de la expulsión de su protegido se dispone de nuevo a marchar sobre Roma lo que provoca que los romanos, temerosos de las represalias, den muerte al prefecto Pedro y reciban triunfalmente, el 14 de noviembre de 966, a JUAN XIII.

El emperador OTÓN I entra en Roma, donde permanecerá durante casi seis años.


En diciembre de 966 el emperador OTÓN I entra en Roma, donde permanecerá durante casi seis años, y nombra como prefecto de la ciudad a CRESCENCIO I, un hermano del Papa JUAN XIII.

OTÓN I confirma la restauración a los estados pontificios de considerables territorios.


En el sínodo de Rávena de 967, OTÓN I confirma la restauración a los estados pontificios de considerables territorios incluyendo el exarcado.