ESTADOS DE LA IGLESIA O ESTADOS PONTIFICIOS

Total de piezas: 33

Bandera Estados PontificiosLos Estados Pontificios fueron los territorios en la península itálica bajo la autoridad temporal del papa, desde el año 751 hasta 1870.

LIUTPRANdo dona al Pontífice, entre otras la ciudad de Sutri, iniciándose el poder temporal de la Santa Sede.


Tras derrotar al Imperio bizantino en Rávena, LIUTPRANDO avanza hacia Roma por la Vía Cassia, pero sale a su encuentro en la antigua ciudad de Sutri el Papa GREGORIO II. En este lugar, ambos llegan a un acuerdo, por el cual Sutri y algunas ciudades de las colinas del Lacio son concedidos al Papado, como donación a los santos apóstoles Pedro y Pablo según el Liber Pontificalis. Se trata de la primera extensión del territorio papal fuera del ducado de Roma. De esta forma se inicia el poder temporal de la Santa Sede y la fundación histórica de los Estados Pontificios. La Santa Sede o Sede Apostólica es la jurisdicción episcopal del obispo de Roma, conocido como el papa, y es la sede episcopal preeminente de la Iglesia católica, constituyendo su gobierno central.  Es la expresión con la que se alude a la posición del papa como cabeza suprema de la Iglesia católica, en oposición a la referencia a la Ciudad del Vaticano en tanto Estado soberano, aunque ambas realidades están íntimamente relacionadas y es un hecho que el Vaticano existe como Estado al servicio de la Iglesia católica. La Santa Sede, pues, no equivale a la Ciudad del Vaticano, que se creó en 1929, mientras que la existencia de la Santa Sede se remonta a los primeros tiempos cristianos.

El Papa ESTEBAN y PIPINO III el Breve se entrevistan para tratar sobre la amenaza de los lombardos que han conquistado Rávena.


A pesar del acuerdo de paz -por veinte años- firmado en 741 entre el papa ZACARÍAS y el rey de los lombardos Liutprando, ASTOLFO, actual rey de los lombardos, ha violado el acuerdo conquistando Rávena. Amenazado en Roma por los lombardos, el papa ESTEBAN, que ya no puede contar con la ayuda del emperador de Constantinopla, acaba por buscar refugio junto a PIPINO. En la fecha, ESTEBAN y PIPINO se encuentran en Ponthion, al sur de Chalons-en-Champagne, al nordeste de la actual Francia, donde ESTEBAN es objeto de una calurosa acogida. Al día siguiente tiene lugar la procesión penitencial y la postración del papa y de su entorno, tras de lo cual ESTEBAN recibe enseguida una respuesta del rey que excede con mucho sus más optimistas expectativas. Ambos personajes siguen durante varios meses celebrando una serie de encuentros que culminarán con el que tendrá lugar en Pascua cerca de Laon.

PIPINO vence a los lombardos y entrega la región de Rávena al Papado. «Donación de Pipino». Aparece el Estado Pontificio.


PIPINO promete ayudar al papa ESTEBAN y al pueblo de Roma y sabrá cumplir perfectamente su promesa. Pero PIPINO va más allá y garantiza por escrito a la sede de San Pedro la posesión legítima del ducado de Roma, la posesión de Rávena y el territorio del antiguo exarcado así como también otros extensos territorios al norte y al este del ducado que estaban en poder de los lombardos y que se extendían hasta el exarcado. Esta garantía, conocida como la «Donación de Pipino» constituye el origen y el fundamento de los Estados Pontificios. Desde este momento queda reconocido jurídicamente el Estado Pontificio. La nueva dinastía -posteriormente denominada Carolingia por su miembro más destacado, CARLOMAGNO (768-814)- se consolida con esta alianza. Pipino trata de negociar con ASTOLFO la entrega de los territorios que ha prometido al papa; pero, como cabía esperar, ASTOLFO se niega a ello.

CONSTANTINO V, exige a PIPINO III el Breve la devolución de las ciudades que le ha arrebatado.


El emperador de Bizancio, CONSTANTINO V, exige al franco PIPINO III el Breve la devolución de las ciudades que le ha arrebatado en Italia, pero el rey franco se niega tajantemente diciendo que jamás devolverá lo que ya ha dado a la Iglesia y que no ha luchado con los lombardos a favor de los bizantinos, sino a favor de San Pedro.

El papa ESTEBAN apoya con éxito a DESIDERIO de Toscana para el trono lombardo.


El papa ESTEBAN aprovecha el vacío de poder y apoya con éxito a DESIDERIO de Toscana para el trono lombardo, un favor al que DESIDERIO corresponde prometiendo al papa varias ciudades más, incluida Bolonia, para sus cada vez más extensos dominios. Sin embargo, era más fácil reivindicar todos esos territorios que gobernarlos debidamente o incluso conservarlos. DESIDERIO, se proclama rey de los lombardos (756-774).

El emperador bizantino CONSTANTINO V, se alía con DESIDERIO, rey de los lombardos.


El emperador bizantino CONSTANTINO V, obcecado en su iconoclastía y furioso por la pérdida de ciudades italianas donadas por PIPINO III el Breve a los papas, se alía con DESIDERIO, rey de los lombardos, para recuperarlas. DESIDERIO deja muy claro enseguida que no se siente ya obligado por las promesas que ha hecho al anterior papa Esteban y se dispone a tratar de recobrar las tierras que PIPINO ha donado a la sede de San Pedro. El papa PABLO I suplica a PIPINO que intervenga una vez más, pero el rey de los francos, aunque está dispuesto a presionar a DESIDERIO, no cruza los Alpes ni envía tropas. Tanto DESIDERIO como PABLO tienen, pues, que llegar a un compromiso. Mientras tanto, el emperador CONSTANTINO V, consternado por el hecho de que unas tierras que él considera suyas hayan ido a parar a manos del papa, plantea una amenaza al tratar de establecer sendas alianzas con los lombardos y con los francos. Por otra parte, sigue practicando la política iconoclasta iniciada por el emperador León III tratando de atraer a PIPINO y a sus obispos hacia su política iconoclasta, pero los francos se resisten, para gran alivio del papa.

CARLOS con dos ejércitos, acude personalmente a Italia y se bate con los lombardos.


CARLOS, al cabo de unos meses, con dos ejércitos, acude personalmente a Italia y se bate con los lombardos. La guerra se prolongará entre los años 773 y 774. Al final, CARLOS obligará a DESIDERIO -rey de los lombardos- a refugiarse en Pavía, y a su hijo Adelquio en Verona. El papa, ADRIANO I, consigue recuperar las tierras que formarán los Estados Pontificios pero las amenazas continúan en la península Itálica.

CARLOS da un fuerte impulso a la educación y a las artes: «Renacimiento carolingio».


CARLOS que ya está en Italia, va a Roma, con ocasión de las fiestas pascuales siendo recibido, en la fecha, por el Papa ADRIANO I y el pueblo con gran honor. En tal circunstancia, se ratifica el Pacto de Quiercy de 754. Esto significa el definitivo reconocimiento del Estado Pontificio. CARLOS, que no sabe escribir, da un fuerte impulso a la educación y a las artes, solicitando el concurso de los obispos para organizar escuelas en torno a sus catedrales. La escritura, la copia de libros, el arte, las obras arquitectónicas y el pensamiento de los hombres educados en la catedral y en las escuelas monásticas, propician un importante cambio cualitativo y cuantitativo de la vida intelectual. El resultado de este aliento de la educación y de las artes es lo que se conoce como el «Renacimiento carolingio», que abarca desde el reino de CARLOS hasta el de su hijo Luis el Piadoso. CARLOS reforma vigorosamente la Iglesia franca. Escoge juiciosamente a los obispos, a los que considera como altos funcionarios y con respecto al clero secular favorece el establecimiento de comunidades de canónigos. Se imponen los libros de la liturgia romana.

El papa JUAN XII y el rey de Germania OTÓN I, emperador recién coronado, signan el «Privilegio de Otón».


La creación de un territorio imperial se lleva a cabo asociando el título imperial con los reinos de Alemania e Italia (y Borgoña desde 1033). El 13 de febrero de 962, el papa JUAN XII y el rey de Germania OTÓN I, emperador recién coronado, signan el «Privilegio de Otón»- que legisla sobre las atribuciones de ambos y sobre las garantías en la elección papal. OTÓN confirma la soberanía del Papa sobre los Estados pontificios, pero reclama el derecho de ratificar las elecciones papales. Este documento confirma las donaciones de Pipino (756) y Carlomagno (774) y la Constitutio Romana de 824, de modo que vincula el imperio carolingio con el germánico. De este modo se asegurará la fidelidad de unos territorios, que al no ser hereditarios, podrá controlarlos mejor.

El Imperio, tal como lo refunda OTÓN I, se considera el restablecimiento del Imperio romano de Occidente.


El Imperio, tal como lo refunda OTÓN I, se considera el restablecimiento del Imperio romano de Occidente. De hecho, el Imperio refundado por OTÓN lleva primero el simple calificativo de «romano» por eso, el rey alemán ha tomado, a su accesión al trono, el título de «rey de los romanos». El Imperio abarca el reino germánico (ducados de Sajonia, Franconia, Lorena, Suabia (que incorpora Alsacia) y Baviera, más Carintia, Austria y las marcas nororientales contra los eslavos), los territorios de influencia germánica de Bohemia y Moravia y el norte-centro de Italia (Lombardía, Piamonte, Liguria, Toscana, Véneto, Romaña y los Estados Pontificios). La mayor parte, están situados en la parte oriental de las tres en que se ha dividido el imperio carolingio. Unión política de un conglomerado de estados en su mayoría alemanes de Europa Central.