REINO DE GRANADA (1238-1492)

Total de piezas: 112

Mohamed I al-Ahmar, fundador de la dinastía nazarí, es, por fin, aclamado como rey.


La implantación de la monarquía nazarí en el nuevo Reino de Granada no resulta tarea fácil. Mohamed I al-Ahmar fundador de la dinastía, de enorme habilidad para la política, tiene que enfrentarse a sus propios hermanos y a numerosas insurgencias para conseguir estabilizar el régimen político. En la fecha, consigue hacerse definitivamente con el poder, cuando es por fin aclamado como rey (1238-1273) y desde la colina de La Sabika (cuenta la leyenda) decide iniciar la construcción de una alcazaba que con el paso de los siglos se convertirá en la Alhambra como palacio de los reyes granadinos. La dotó con agua del río Darro, construyendo un azud. Suyas serán la Torre de la vela y la del Homenaje. Mejorará las defensas y creará depósitos para grano y munición. Probablemente edificará también las murallas. Desde ese momento se dedica a pacificar el reino y a sofocar las continuas sublevaciones. De hecho, Granada se convertirá en la ciudad más bella de Europa, por lo que muchos la llamarán la Damasco de Occidente.

Esta pieza también aparece en ... MOHAMED I (Rey de Granada)

La Alhambra no es residencia de reyes hasta el siglo XIII.


La Alhambra no es residencia de reyes hasta el siglo XIII, puesto que los primeros Reyes granadinos, que fueron los ziríes, en el siglo XI, fijaron sus palacios y sus más fuertes defensas en la colina de enfrente, la del Albaicín. Y nada quedará de ello salvo el recuerdo y restos de murallas. Serán los monarcas nazaritas los que por primera vez establecen sus palacios en la colina de la Sabika (la colina de la Alhambra) en donde ya existen restos de otra construcción militar posiblemente del siglo IX.

En general el reino nazarí es un reino débil que se mantendrá gracias a pactos y componendas con los cristianos o con los marinies del Magreb.


En general el reino nazarí es un reino débil que se mantendrá gracias a pactos y componendas, firman y rompen pactos continuos y sucesivos con los diferentes reinos cristianos o con los marinies del Magreb según las circunstancias, a veces extraños como cuando ayudan a FERNANDO III en la conquista de Sevilla. Ademas nunca es del todo independiente pues durante la mayor parte de los aproximadamente 250 años de persistencia existen tropas regulares de los marinies que no obedecen al sultán granadino. También es un reino bastante convulso, de hecho la mayoría de los 23 sultanes morirán asesinados por miembros de su familia, parientes o clanes rivales.

En la economía de este período, el agua en Granada, se convierte en un elemento central, tal vez por los orígenes desérticos no olvidados de la población.


En la economía de este período, el agua en Granada, se convierte en un elemento central, tal vez por los orígenes desérticos no olvidados de la población. Todas las ciudades se asientan junto a los cauces de los rios y generan importantes infraestructuras para el manejo del agua, bien con fines agrícolas, bien para los usos urbanos. Este uso intensivo del agua junto a la habilidad para explotar los cultivos de secano, dará lugar a una riquísima agricultura y más allá del tradicional cultivo del cereal, el viñedo y el olivo, se intensificará la producción de almendras, higos, naranjas, limones, peras, manzanos, granados y todo lo que se adapte al terreno.

La cultura también conocerá un importante auge en Granada durante el reinado de los nazaríes convirtiéndose en puente entre Oriente y Occidente.


La cultura también conocerá un importante auge en Granada durante el reinado de los nazaríes convirtiéndose en puente entre Oriente y Occidente floreciendo las artes y las ciencias con personajes como Ibn Tufail (médico), Al-Garnatí (viajero y cronista), Ben Said (poeta) o Abú Hayyan (filólogo). Entre todos ellos destacan los sabios Ibn Al-Jatib e Ibn Zamrak quienes escribirán numerosas obras sobre historia, filosofía, relatos, poesía y todo lo que constituye el saber en la edad media.

En Granada se produce una especialización de la economía según las diversas zonas: Alpujarra, la costa, el valle de Almanzora, etc…


En ciertas zonas de Granada se produce una especialización; así en la Alpujarra y la Axarquía se cría el gusano de seda, en la costa se introduce con éxito la caña de azúcar, en el valle del Almanzora se recogen cantidades notables de miel… Los minerales son también explotados con intensidad y se extrae mármol de Macael, plomo de Berja, hierro de la Sierra de los Filabres, mercurio de Bayarque, galena de Baza… Toda esta producción implica la existencia de una industria manufacturera capaz de transformarlos y de comercializarlos y en las ciudades aparecen alcaicerías en donde los artesanos tuercen la seda y elaboran toda clase de tejidos y donde se rodean de toda clase de artesanos: orfebres, talladores, curtidores… El comercio se realiza en la moneda acuñada en la ceca de Málaga, el dínar, que según su valor se denomina mizcal, pesante o seyén.

Mohamed I al-Ahmar culmina su tarea con la toma de Almería


Mohamed I al-Ahmar culmina su tarea en el año 1.245 con la toma de Almería, importantísimo puerto y base de operaciones para todos los musulmanes del Mediterráneo.

Esta pieza también aparece en ... MOHAMED I (Rey de Granada)

FERNANDO III avanza por Arjona, Bejígar y Carchena y, en la fecha, pone nuevamente cerco a Jaen.


FERNANDO III avanza por Arjona, Bejígar y Carchena y, en la fecha, pone nuevamente cerco a Jaen. Entonces el rey de Granada, Mohamed I, se entrevista con el rey castellano y ambos establecen un acuerdo por el que Granada se convierte en vasallo de Castilla y entrega a FERNANDO la plaza de Jaen, manteniéndose las fronteras relativamente estables. Llegado a este acuerdo, FERNANDO III se vuelve hacia Sevilla.

Granada en la más rica y activa ciudad de la península. Veinte monarcas regirán este reino en el que irá concentrándose toda la población musulmana.


El reino de Granada, que comprende además Málaga y Almería, parte de Jaén y de Murcia, será oprimido desde el norte por los reinos cristianos, y desde el sur por los sultanes meriníes de Marruecos, por lo que los nazaríes establecerán un reino basado en lo precario y la inestabilidad. Curiosamente, la pujanza socioeconómica de la ciudad y la construcción de los palacios y fortalezas de la Alhambra seguirán siempre adelante sin verse interrumpidos por el devenir político, lo que convertírá a Granada en la más rica y activa ciudad de la península. Veinte monarcas regirán este reino en el que irá concentrándose toda la población musulmana española, siendo, durante dos siglos y medio, centro floreciente de la dispersa España árabe y último brote de la cultura islámica, que en Granada tendrá uno de sus más representativos monumentos. Pero el reino de Granada irá haciéndose más pobre cada día y reduciendo sus límites a medida que el tiempo avanza.

A los judíos se les permite en Granada mantener sus sinagogas y seguir los rituales y las costumbres de su religión dentro de las juderías.


A los judíos se les permite en Granada mantener sus sinagogas y seguir los rituales y las costumbres de su religión dentro de las juderías. Por su parte, y con algunas diferencias entre los distintos reinos de la península Ibérica, muchos reyes imponen leyes restrictivas con las que esperan aplacar el creciente antisemitismo de la Iglesia y del pueblo. Entre estas medidas estan, por ejemplo, la de obligarles a llevar una señal amarilla o roja cosida visiblemente a la ropa, o la de prohibirles salir a la calle los días de la Semana Santa. De hecho, el bienestar de los judíos depende en gran medida de la mentalidad, actitud y tolerancia de cada rey para con ellos.