BELISARIO (General de Justiniano)

Total de piezas: 20

BELISARIO, lugarteniente del emperador JUSTINIANO I, derrota a los persas en la batalla de Daras.


Por esta época la guerra entre el Imperio romano de Oriente y los persas parece endémica. Estos últimos alcanzan algunos éxitos, pero en 528, BELISARIO, lugarteniente del emperador bizantino, JUSTINIANO I, los derrota en la primera de las victorias que revelan su genio militar: la batalla de Daras.

Durante cinco días, Constantinopla está en plena anarquia mientras corre la sangre por sus calles.


Durante cinco días la ciudad de Constantinopla ha estado en plena anarquia mientras ha corrido la sangre por las calles; se han quemado iglesias; se han saqueado los palacios y se han atacado los cuarteles. JUSTINIANO I está a punto de huir de la ciudad pero unas palabras de su esposa TEODORA en las que le recuerda que «la púrpura es el sudario de los reyes», le hace recapacitar devolviendole el valor que le falta y con su viejo general BELISARIO, que se ha distinguido en la lucha contra los persas, y sus regimientos fieles consigue dominar a los revoltosos que se encierran en el hipódromo. Allí se rinden treinta mil y allí mismo aquellos treinta mil son degollados. Constantinopla ha quedado virtualmente reducida a cenizas.

JUSTINIANO pone a BELISARIO al mando de una flota hacia Cartago para luchar contra los vándalos.


Existe cierta discriminación contra las comunidades católicas nativas que se convierte en persecución descarada en el norte de África, bajo gobierno vándalo. JUSTINIANO, que se ha erigido en protector de la Iglesia católica, pone, en la fecha, a BELISARIO, al mando de una flota de 500 barcos que transportan hombres y caballos a Cartago para luchar contra los vándalos. En la costa del norte de África el poderío vándalo ha decaído grandemente en los últimos años y BELISARIO no halla dificultad en derrotar al vándalo GELIMER en dos decisivas batallas (Tricamarum y Ad Decimum) destrozando definitivamente el imperio vándalo de África del Norte. El arrianismo es desarraigado y África del Norte vuelve a ser provincia del Imperio. De hecho, los vándalos profesan el arrianismo y nunca llegarán a convertirse al catolicismo al que combaten con encarnizamiento. GELIMER es conducido a Bizancio y paseado en triunfo conforme a la antigua costumbre romana. Fallecerá al año siguiente.

Los ejércitos del emperador JUSTINIANO se apoderan de la capital vándala, Cartago.


Los ejércitos del emperador JUSTINIANO se apoderan, en la fecha, de la capital vándala, Cartago. La campaña contra los vándalos ha sido posible gracias a la colaboración de la reina regente ostrogoda prorromana AMALASUNTA, que ha permitido que la flota de asalto utilice Sicilia como base.

El asesinato de AMALASUNTA, ostrogoda, en el año 534, sirve de pretexto a Constantinopla para invadir Italia.


El asesinato de Amalasunta, reina regente ostrogoda, en el año 534 sirve de pretexto a Constantinopla para la invasión, de la Italia ostrogoda en 535. JUSTINIANO I indica a BELISARIO que invada la península itálica y a Sicilia. BELISARIO, en la fecha, se apodera de Sicilia que queda incorporada al Imperio bizantino. Sicilia será bizantina durante cuatro siglos aunque no serán de los más felices para la isla y sus habitantes. BELISARIO avanzará por la península en dirección a Roma, en tanto los ostrogodos (ya sin la firme dirección de Teodorico, muerto nueve años antes) parecen inermes.

BELISARIO toma Roma antes de que los ostrogodos reúnan su ejército.


BELISARIO toma Roma antes de que los ostrogodos reúnan su ejército. También por tierra los ejércitos imperiales avanzan hacia la Iliria.

El papa AGAPITO I va a Bizancio con el fin de evitar la invasión de Italia por el general BELISARIO.


A petición de TEODATO, rey ostrogodo, el papa AGAPITO I va a Bizancio con el fin de evitar la invasión de Italia por el general BELISARIO, que desde el norte de África se apresta a reintegrar la Península al Imperio. El papa es recibido en Constantinopla con grandes honores, pero JUSTINIANO no le hace ni caso.

Fallece el papa Agapito I encontrándose en Constantinopla.


El papa AGAPITO I aprovecha el viaje a Constantinopla para deponer a su patriarca, que ha sido elegido por los monofisitas, y consagrar él mismo a un nuevo patriarca. Poco después fallece el papa, en la fecha, sin haber regresado a Roma, pero Teodora no perdonará esta afrenta: el patriarca depuesto, ANTIMO, era su favorito.

El papa SILVERIO es desterrado a la isla de Palmaria, donde es maltratado y vejado.


JUSTINIANO es un cristiano ortodoxo, pero su esposa TEODORA, así como la de BELISARIO, ANTONINA, se inclinan por el monofisismo. ANTONINA, siguiendo instrucciones de TEODORA intenta que el papa SILVERIO haga «concesiones» a los monofisitas. Pero el papa no se aviene. ANTONINA fuerza a su marido -a quien tiene dominado- a encarcelar al papa y juzgarlo por alta traición. El papa SILVERIO es depuesto por el general bizantino BELISARIO.

JUSTINIANO nombra sucesor a un personaje sumiso: VIGILIO. Los roces, sin embargo, no van a tardar.


El emperador JUSTINIANO intenta solventar el problema de la sede papal vacante y logra que la ocupe un personaje sumiso a sus deseos. Cree encontrar tal persona en un diácono llamado VIGILIO que ha estado ocupando el puesto de nuncio papal en Constantinopla y que ha pactado con la emperatriz TEODORA -que es monofisita- que recibirá su apoyo para la elección papal a cambio de rechazar el Concilio de Calcedonia del año 451, en el que se remachaba nuevamente el dogma de la Trinidad y de restaurar en Constantinopla al patriarca ANTIMO, depuesto por el Papa Agapito I. Así, BELISARIO, nombra sucesor en la sede pontificia a VIGILIO (29.3.537 – 7.6.555). Los roces sin embargo no van a tardar en producirse..