SANCHO III el Mayor (Rey de Navarra) (1004-1035)

Total de piezas: 25

SANCHO GARCÉS III el Mayor, sucede a su padre GARCÍA SÁNCHEZ II en el trono de Pamplona.


SANCHO GARCÉS III el Mayor, que será más conocido como SANCHO III el Mayor (1004-1035), sucede a su padre GARCÍA SÁNCHEZ II en el trono de Pamplona. En el momento de subir al trono es un niño de unos doce años de edad y se encuentra, al parecer, bajo la tutela de su abuela, doña Urraca y de su madre, doña JIMENA, cuyas inclinaciones se dirigen hacia la Castilla donde ambas nacieron. SANCHO III el Mayor, está bien dotado para la guerra hasta el punto de que será conocido como «cuatro manos» y pese a que luchará en muchas acciones contra los musulmanes, sobre todo en la frontera de Zaragoza, preferirá las combinaciones políticas a las batallas campales. También preferirá hacer sentir la hegemonía de Navarra sobre el resto de reinos cristianos peninsulares a esforzarse por arrebatar nuevas tierras a los musulmanes.

Entre los años 1016 -1018, SANCHO III el Mayor reconquistará Aragón y Sobrarbe.


Por lo que respecta a la frontera cristiana pirenaica, SANCHO III el Mayor, rey de Pamplona, Navarra precisa la recuperación de los condados de Aragón y Sobrarbe, practicamente perdidos a causa de las incursiones de Almanzor (999) y Abd al-Malik (1006), así como el restablecimiento de la legitimidad dinástica en el condado de Ribagorza. Entre los años 1016 -1018 reconquistará Aragón y Sobrarbe y ampliará sus dominios con la conquista de la ribera islamizada del Zinka con capitalidad en Boltaña, con parte del valle de Aierbe y con el valle de Nocito.

SANCHO III el Mayor, rey de Pamplona y SANCHO GARCÍA el conde castellano reconocen sus fronteras mutuas


SANCHO III el Mayor, rey de Pamplona, firma, en la fecha, con SANCHO GARCÍA el conde castellano, un acuerdo por el que ambos reconocen sus fronteras mutuas. Con ello, SANCHO III consigue que la Rioja quede incluida en su totalidad dentro de Navarra.

SANCHO III el Mayor de Pamplona establece con BERENGUER RAMON fuertes lazos de amistad.


SANCHO III el Mayor de Pamplona es cuñado del conde de Barcelona, BERENGUER RAMON I -sus esposas respectivas son hermanas- establece con él fuertes lazos de amistad, igual que lo hace con el abad OLIBA.

SANCHO III el Mayor de Pamplona, adquiere cada vez más influencia en los asuntos castellanos.


La actitud de ALFONSO V de León es aprovechada por SANCHO el Mayor de Pamplona para convertirse en protector del conde de Castilla, su cuñado, GARCÍA SÁNCHEZ, menor de edad. Así, apoyando al conde de Castilla, SANCHO III el Mayor adquiere cada vez más influencia en los asuntos castellanos, hasta colocar el condado prácticamente bajo su protectorado.

SANCHO III el Mayor, ocupa el condado de Ribagorza, y lo anexiona a su corona.


En efecto, para SANCHO III el Mayor, rey de Pamplona, lo importante es su política de expansión y preponderancia sobre los restantes reinos cristianos, que inicia muy pronto. En 1020, alegando derechos sucesorios, aprovecha la muerte de GUILLERMO ISARNEZ de Ribagorza para ocupar con sus ejércitos aquel condado y anexionarlo a su corona. Con ello, su gobierno se extiende ya a Navarra, Aragón, Sobrarbe, parte de la Rioja y ahora Ribagorza.

SANCHO III el Mayor, rey de Pamplona, logra efectuar algunos avances por las tierras del Ebro.


SANCHO III el Mayor, rey de Pamplona, en sus enfrentamientos con al-Mundir de Zaragoza logra efectuar algunos avances por las tierras del Ebro. En negociaciones con los musulmanes, consigue que éstos le devuelvan tierras que habían sido arrebatadas a Navarra por Almanzor y refuerza la antigua línea de Viguera. La influencia pamplonesa abrirá un futuro esperanzador para el viejo reino.

Matrimonio de ALFONSO V de León y la hermana de SANCHO III de Pamplona, doña URRACA.


SANCHO III de Pamplona convertido en árbitro circunstancial de la política de los reinos de León y Castilla, aupará a sus más directos familiares a los principales tronos cristianos. Así, la tensión entre León y Pamplona se resuelve en 1024 con el matrimonio de ALFONSO V de León y la hermana de SANCHO III de Pamplona, doña Urraca, pese al consejo en contra del abad OLIBA por la consanguinidad de ambos cónyuges. Se consigue, pues, la paz entre los reyes cristianos, que aceptan el poder hegemónico de Sancho, quien logrará expansionar su reino por tierras de la Rioja y Aragón.

SANCHO III el Mayor de Pamplona, funda un centro monástico en San Juan de la Peña.


Es en torno de 1025 cuando SANCHO III el Mayor de Pamplona, dentro de la política de organización eclesiástica en sus territorios, funda de nuevo un centro sobre el primitivo núcleo de San Juan. Nace ahora San Juan de la Peña. Sólo a partir de este momento el antiguo monasterio de San Juan unirá a su advocación el calificativo «de la Peña» alusivo a su peculiar emplazamiento nombre con el que pervivirá como monasterio hasta 1835. Desde el momento de su nueva fundación recibirá una protección singular por parte de SANCHO III el Mayor y, posteriormente, por los primeros reyes aragoneses, quienes se vincularán al mismo de una forma especial y lo convertirán en uno de los centros religiosos más destacados de su todavía pequeño reino.