FOCIO (Patriarca de Constantinopla) (CISMA DE FOCIO)

Total de piezas: 16

Fallece el Papa NICOLÁS I. Defendió exhaustivamente la libertad de la Iglesia contra FOCIO.


Fallece el Papa NICOLÁS I. Defendió exhaustivamente la libertad de la Iglesia contra FOCIO. El Papa nunca conoció la noticia de su excomunión por parte de FOCIO. El Papa fallecido, ha fijado la fiesta de la Asunción al 15 de agosto. Ha sido el primer Papa coronado. Ha apoyado las «Falsas Decretales», que se suponen una lista de disposiciones redactadas por los primeros obispos de Roma. Éstas establecen la existencia de un colegio de cardenales que asistan al Papa en sus tareas. Ello ayudará a centralizar la Iglesia y a transformarla en una especie de monarquía absoluta sometida al pontífice. (Más tarde se descubrirá que las decretales son una falsificación perpetrada poco antes de la época de Nicolás. De ahí que se las denomine «falsas». Pese a ello, el colegio cardenalicio sigue existiendo.) Nicolás apoyará asimismo la llamada «Donación de Constantino». Según ésta, Constantino I habría sido curado de lepra por el Papa Silvestre I (que pontificó de 314 a 355) y, agradecido, habría donado al Papa todo el Imperio romano de Occidente. Una nueva invención.

BASILIO I, emperador de Bizancio, depone a FOCIO del Patriarcado de Constantinopla. Llama a Ignacio.


BASILIO I, emperador de Bizancio, cumpliendo lo decidido en el Sínodo de Roma de 863, depone inmediatamente a FOCIO del Patriarcado de Constantinopla y vuelve a llamar a IGNACIO.

Se reúne en Sta.Sofía de Constantinopla el IV Concilio Ecuménico de Constantinopla (VIII C.Ecuménico).


Se reúne en Sta.Sofía de Constantinopla del 5/10/869 al 28/2/870 el IV Concilio Ecuménico de Constantinopla (VIII Concilio Ecuménico) bajo la presidencia de los tres legados del papa ADRIANO II y con apoyo del emperador BASILIO I el Macedonio. Asisten 102 obispos orientales. Se condena y excomulga a FOCIO. También son excomulgados todos sus partidarios y los eclesiásticos ordenados por él son reducidos al estado laical. Durante el Concilio se hace manifiesta en más de una ocasión la aversión de los orientales por los latinos. Los ocho primeros concilios de la Iglesia Católica se han desarrollado en el Oriente por ser ahí donde se han originado las controversias. En el siglo once el Oriente se separará de Roma y los concilios – trece más hasta el siglo XXI – se celebrarán en el Occidente de Europa.

Tras la muerte de IGNACIO, es reconocido FOCIO como patriarca de Constantinopla.


La supuesta armonía entre las iglesias de Occidente y Oriente concluye cuando el patriarca de Constantinopla, IGNACIO, consagra un arzobispo para Bulgaria y es amenazado de excomunión por el Papa. Dispuesto a poner fin a los distanciamientos entre Roma y Bizancio, el pontífice JUAN VIII, tras la muerte de IGNACIO, en la fecha, reconoce a FOCIO como patriarca de Constantinopla (877-886), aunque rechazando las conclusiones heterodoxas por él propuestas años antes. Aparentemente se ha llegado a una reconciliación. Y es que FOCIO ha sabido ganarse las simpatías del emperador BASILIO, el cual le ha nombrado maestro de sus hijos. (La razón de este conflicto intermitente es que el patriarca siempre puede ser depuesto por un emperador y restaurado por el siguiente, en tanto el Papa, desde tiempos de Carlomagno, no tiene un emperador que ejerza el menor poder sobre él.)

Se reúne un sínodo en Constantinopla (sínodo fociano), en el cual se borran las condenas contra FOCIO.


Se reúne un sínodo en Constantinopla (sínodo fociano), en el cual se borran las antiguas condenas contra FOCIO. Este, por su parte, acepta las reconvenciones que le hace el Papa JUAN VIII.
Al ser reconocido como patriarca de Constantinopla por todo el Oriente, el Concilio de Constantinopla (869-870) es repudiado, y considerado, por los orientales, como ecuménico el sínodo fociano del año 879. JUAN VIII reconoce a FOCIO, y lo mismo harán sus sucesores, a pesar de que el patriarca, en su «Mystagogia Spiritus Sancti» emprende de nuevo la polémica con los latinos.

LEÓN VI el Sabio, emperador de Bizancio. FOCIO es desterrado. ESTEBAN es el nuevo patriarca.


La subida al trono, en la fecha, del emperador de Bizancio LEÓN VI el Filósofo (886-912) lleva aparejada la deposición de su maestro FOCIO -para conferir la dignidad de patriarca a su propio hermano de dieciséis años aún, el príncipe ESTEBAN- que vuelve a ser definitivamente desterrado a un monasterio donde morirá unos años después, alrededor de 892. Los búlgaros pasan definitivamente a depender del Patriarcado de Constantinopla y los sacerdotes latinos son expulsados de aquellas tierras. Aunque ciertamente la vida de FOCIO ha sido uno de tantos episodios de fricción entre Roma y Constantinopla, será introducido en el catálogo de los santos de la Iglesia oriental. Y su nombre será bandera para los orientales en sus controversias con los latinos.