INOCENCIO III (Papa)(1198-1216)

Total de piezas: 53

El papa INOCENCIO III declara prescritos todos los feudos meridionales de Francia.


El movimiento de los albigenses se está acentuando, y la situación llega a ser tan comprometida para la Iglesia, que ésta está a punto de perder totalmente la hegemonía sobre las provincias mediterráneas de Francia. En setiembre de 1207, el papa INOCENCIO III declara prescritos todos los feudos meridionales de Francia y se dirige al rey franco FELIPE II Augusto pidiéndole que obligue a los señores meridionales que sean vasallos suyos a que se tomen en serio la erradicación de la herejía albigense, y le autoriza a que se anexione los dominios de los señores que se nieguen a ello, así como los de los señores favorables a los herejes. FELIPE II Augusto, rey de Francia, a pesar de que busca la ocasión para anexionarse Occitania, situada delante de Catalunya-Aragón, al encontrarse en guerra con el inglés JUAN sin Tierra, no cree conveniente distraer sus fuerzas militares, y, a pesar de los requerimientos del papa, no da un paso en este sentido.

El Papa INOCENCIO III recobra las provincias usurpadas a la Santa Sede por Enrique VI y los bienes de la marquesa Matilde.


El Papa INOCENCIO III recobra las provincias usurpadas a la Santa Sede por Enrique VI y los bienes de la marquesa Matilde. En la independencia territorial del papado veía un requisito esencial para la libertad de la Iglesia.

En el norte de Italia, el papa INOCENCIO III aumenta su prestigio y autoridad al constituirse en protector de la Liga Lombarda.


En el norte de Italia, el papa INOCENCIO III aumenta su prestigio y autoridad al constituirse en protector de la Liga Lombarda. contribuyendo así a fomentar el espíritu nacionalista italiano.

INOCENCIO III recobra los derechos feudales sobre el sur de Italia. Estos territorios los da en feudo a FEDERICO I.


El Papa INOCENCIO III recobra los derechos feudales sobre el sur de Italia. Estos territorios los da en feudo a FEDERICO I, hijo de Enrique VI y de Constanza, que está bajo su custodia y que cumple su mayoría de edad. FEDERICO I será el personaje más sorprendente de su siglo, al que escandalizará más de una vez. Hijo de las más diversas civilizaciones, entremezcladas en su Sicilia natal, es más culto y más abierto que sus contemporáneos. Su curiosidad natural lo aparta de las formas tradicionales del cristianismo. Ávido de conocimientos, no duda en recurrir a la experimentación científica, profesando un total desprecio de las reglas morales de su época.

El Papa INOCENCIO III solicita la colaboración de RAMON VI -Conde de Tolosa (Occitania)-.


El Papa INOCENCIO III solicita, a través de su legado PEDRO de Castellnou, la colaboración de RAMON VI -Conde de Tolosa (Occitania)-. El conde se muestra reacio a seguir los deseos del Papa. RAMON VI es el feudatario más poderoso de la monarquia de Francia y casi con la independencia de un soberano. No es albigense, pero su indiferencia en materia de religión le hace tolerante para con aquellos de sus súbditos que son afectos a la herejía: la mayor parte de los nobles son herejes, y los que no lo son se hallan favorablemente dispuestos hacia unas teorías que, oponiéndose a las desmesuradas pretensiones de la Iglesia, dan pie a despojarla de sus inmunidades.

El legado pontificio -PEDRO de Castellnou- es asesinado de un lanzazo.


El legado pontificio -PEDRO de Castellnou- que ha increpado duramente a RAMON VI -Conde de Tolosa- por su falta de colaboración con el papa en su lucha contra los albigenses, es asesinado de un lanzazo, en Gèli, la Camarga, por un súbdito del conde, al día siguiente de la entrevista. Ante este asesinato, el papa INOCENCIO III decide impulsar definitivamente una cruzada contra el catarismo. La Iglesia condena las guerras privadas y el bandidaje de los caballeros, pero, en cambio, los anima a luchar contra los «infieles»; así, el ardor bélico se canaliza hacia la guerra santa. Por otra parte, INOCENCIO III excomulga a RAMON VI de Tolosa por su falta de colaboración en la lucha contra los cátaros.

El papa INOCENCIO III pide al rey y a los condes de Francia que salgan a luchar contra el conde de Tolosa para desposeerle de sus dominios.


Acaso no ha sido RAMON VI el responsable del asesinato de PEDRO de Castellnou, pero incluso el mismo papa INOCENCIO III lo da por seguro cuando en carta del 10 de marzo a los obispos del sur de Francia, después de hacer la apología del mártir, manda declarar a los súbditos del conde de Tolosa libres de todo juramento de obediencia y sumisión. Enseguida el papa escribe al rey y a los condes de Francia que salgan a luchar contra el conde de Tolosa para desposeerle de sus dominios, y hace que el nuevo legado Arnaut ALMERIC, abad del Cister, predique, al mismo tiempo, una cruzada en todo el reino. \»¡Levántate, soldado de Cristo; levántate, príncipe cristianísimo!\», es el grito del Papa. Y el Mediodía francés se convierte en la presa de los saqueos de los caballeros de la Francia del Norte. Por otra parte, la convocatoria de una cruzada de la Santa Sede deja los intereses de los catalanes en una posición extremadamente difícil: por un lado, sienten el deseo de intervenir y, por otro, saben la conveniencia de ser prudentes.