ALFONSO I el Batallador (Rey de Aragón y Navarra)(1104-1134)

Total de piezas: 39

ALFONSO I el Batallador, recibe en herencia, los reinos de Aragón y de Pamplona.


Habiendo fallecido Pedro I de Aragón y Pamplona sin descendencia y habiendo fallecido asimismo unos meses antes su hermano Fernando, el heredero es el tercer hijo de Sancho I Ramírez, ALFONSO I el Batallador. ALFONSO, recibe, en consecuencia, los reinos de Aragón y de Pamplona (1104-1134). ALFONSO I es señor de Biel y de Luna y destacado combatiente en el ejército del fallecido rey. En nuevo monarca es de ánimo aguerrido; desde su infancia ha mostrado su afición por el combate y con ella marcará toda una época en la historia de España. Hombre duro, misógino y entregado a la misión reconquistadora, arquetipo del monje soldado. De aquellos tiempos, su actuación justifica mil veces el calificativo de Batallador. Este mismo carácter influirá en sus desavenencias matrimoniales y en las guerras civiles que durante años asolarán el país.

Esta pieza también aparece en ... REINO DE ARAGÓN Y PAMPLONA (1076-1134)

El gran objetivo de ALFONSO I el Batallador es Zaragoza. Debe ocupar todas las tierras al norte del Ebro.


ALFONSO I el Batallador, de niño es educado en el monasterio de San Pedro de Siresa, pero enseguida se dedica a las armas. Este mismo año acude en ayuda del conde Pedro ANSÚREZ en su lucha por defender a su nieto, ERMENGOL VI, conde de Urgell, para que recupere Balaguer. Tal acción se traduce en la amistad entre el rey ALFONSO y el conde Pedro y un tratado de ayuda entre Aragón y Urgell. De todos modos, tras las conquistas de su padre y de su hermano, el gran objetivo de ALFONSO I el Batallador es Zaragoza. Así, desde el primer momento de su reinado, ALFONSO I el Batallador se lanza al combate y ya en la fecha conquista Ejea y las bajas Cinco Villas, con Sádaba y Tauste. Se va cerrando el cerco sobre Zaragoza. El rey Batallador sabe que para ganar Zaragoza, antes debe ocupar todas las tierras al norte del Ebro; no puede iniciar el asedio de Zaragoza y dejar posiciones musulmanas a sus espaldas.

Zaragoza parece una misión casi imposible para los escasos recursos humanos y económicos de Aragón.


Es probable que ALFONSO I sea consciente de que Aragón tiene fuerzas para ocupar algunos castillos, pequeñas villas e incluso medianas ciudades como Barbastro y Huesca, pero Zaragoza es otro cantar. Dentro de su doble recinto amurallado viven unas veinte mil personas y es la capital de un extenso reino con ciudades importantes y castillos poderosos. La conquista de Zaragoza parece una misión casi imposible para los escasos recursos humanos y económicos de Aragón, pero el rey ALFONSO I pondrá todo su afán en ello.

Esta pieza también aparece en ... REINO DE ARAGÓN Y PAMPLONA (1076-1134)

En la fecha, ALFONSO I el Batallador conquista Tamarite y San Esteban.


En la fecha, ALFONSO I el Batallador conquista Tamarite y San Esteban.

Esta pieza también aparece en ... REINO DE ARAGÓN Y PAMPLONA (1076-1134)

Muerto Sancho, hijo de ALFONSO VI, éste quiere casar a su hija Urraca con Alfonso I de Aragón.


Habiendo muerto en la batalla de Uclés, Sancho, hijo de ALFONSO VI de León y Castilla, los nobles del reino, para que éste no recaiga en manos extranjeras, pretenden que ALFONSO VI case a su hija, doña URRACA, heredera del trono y que a quedado viuda en 1107 al fallecer su marido Raimundo, con el poderoso conde de Candespina, GÓMEZ GONZÁLEZ, pero el monarca se inclina por su homónimo ALFONSO I el Batallador, rey de Aragón y Pamplona, y apoya este matrimonio. Este matrimonio se espera haga desaparecer la rivalidad entre Aragón/Pamplona y Castilla/León y, al mismo tiempo, un futuro hijo de ambos se convertiría en el único rey cristiano de toda la Península. URRACA tiene un hijo de Raimundo, ALFONSO RAIMÚNDEZ. URRACA se aviene al matrimonio, pero se niega a unificar sus Estados con Aragón.

ALFONSO I el Batallador comienza a intervenir en los asuntos de Castilla.


ALFONSO I comienza a intervenir en los asuntos de Castilla nombrando tenientes aragoneses para algunos castillos y villas importantes, como Belorado, Carrión o Castrogeriz, y eso no gusta nada a los castellanos. Por otra parte el rey alienta a los burgueses para que se establezcan en algunas villas y ciudades, especialmente a lo largo del Camino de Santiago, y esa política de apoyo a la burguesía choca con la nobleza, que no admite a ALFONSO como su rey. Si además de tantos conflictos políticos, las relaciones matrimoniales de ALFONSO y URRACA son un desastre -cuentan algunas crónicas castellanas que ALFONSO le pegaba a menudo a su esposa cuando la acusaba de putear (así lo dice el cronista) es decir, de serle infiel.- y las discusiones entre ambos casi cotidianas, la consecuencia es fácil de intuir. Por otra parte, al conde Gómez de Candespina, del que sospechaba haber recibido cuernos, lo asesina.

Alfonso I el Batallador y Urraca de Castilla contraen matrimonio, pero éste sólo traerá desavenencias.


Vencidos los obstáculos que se oponen al proyecto matrimonial, ALFONSO I el Batallador y URRACA contraen matrimonio, en la fecha, en el castillo de Muño en la villa leonesa de Sahagún. El objetivo del enlace es aunar las fuerzas de los dos reinos para contener el avance de los almorávides. Sin embargo esta boda sólo traerá consigo desavenencias para ambos cónyuges, y contiendas, disputas y guerras civiles que asolarán Castilla, León y Galicia durante los siguientes años, ya que la nobleza y el alto clero castellano-leonés, toman partido por el hijo anterior de URRACA, ALFONSO RAIMÚNDEZ. Ni ALFONSO ni URRACA están dispuestos a ceder nada al otro, ni personal ni políticamente. ALFONSO es un guerrero y prefiere la compañía de los soldados a la de los cortesanos, e incluso a la de las mujeres, además apuesta por crear un grupo social de burgueses en las ciudades donde contrarrestar el poder de la nobleza. La nobleza castellana y leonesa son muy poderosas, mucho más que la aragonesa, y sus intereses chocan con las renovadoras ideas del rey Batallador.

ALFONSO I y URRACA estipulan los límites dentro de los cuales ejercerán el poder real.


Como la oposición en el seno del matrimonio real va en aumento, ALFONSO I y URRACA estipulan los límites dentro de los cuales ejercerán el poder real; reconocen la unidad de ambos reinos para los hijos comunes y que, en caso de carecer de descendencia, la herencia de ambos pasará al hijo del primer matrimonio de URRACA y RAMON de Borgoña, es decir, a ALFONSO RAIMUNDEZ (futuro ALFONSO VII de León).

En Valtierra, ALFONSO I el Batallador derrota y da muerte a al-Mustasin de Zaragoza.


Pese a todos los problemas internos, ALFONSO I no ha abandonado sus enfrentamientos con los musulmanes. Cuando al-Mustain de Zaragoza efectúa una incursión y penetra hasta las proximidades de Olite, ALFONSO I el Batallador se dirige a su encuentro, en la fecha, y le derrota en Valtierra, donde muere el propio al-Mustain. Le sucede su hijo, Abd al-Malik, Imad al-Dawla, que apenas gobierna unos meses (1110).

Esta pieza también aparece en ... REINO DE ARAGÓN Y PAMPLONA (1076-1134)

ALFONSO I y URRACA emprenden viaje a tierras de Galicia para enfrentarse a los descontentos.


ALFONSO I y URRACA emprenden viaje a tierras de Galicia para enfrentarse a los descontentos, encabezados por Pedro Froilaz, conde de Traba. ALFONSO I el Batallador, los derrota, devasta las posesiones de Pedro Froilaz, se gana la voluntad de los burgueses y de los adversarios del conde de Traba y regresa a Aragón.