RAMIRO II el Monje (Rey de Aragón)(1134-1157)

Total de piezas: 27

Ramiro II el MonjeRamiro II de Aragón apodado el Monje, rey de Aragón entre 1134 y 1157. Tras desposar a su única hija Petronila con el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona en 1137, en quien delegó el poder de facto, abandonó el ejercicio de su cargo y se retiró a la vida eclesiástica que había llevado antes de su entronización.

(Ver Genealogía de Ramiro II el Monje)

RAMIRO regresa a Zaragoza. Leyenda de la campana de Huesca.


RAMIRO II regresa con nuevos bríos y actúa con energía contra los tenentes rebeldes. Varios son removidos de sus posesiones que son repartidas entre los nuevos fieles al rey. Esta actuación, rápida e implacable, es recogida en la leyenda de la Campana de Huesca. La Campana de Huesca es una especie de mazmorra, situada bajo el salón de actos de la antigua universidad oscense, establecida en el que fuera palacio de los reyes de Aragón. En dicha estancia sitúa la leyenda el acto por el que RAMIRO II, habiendo anunciado que posee una campana cuyos tañidos se oyen desde cualquier punto del reino, reúne a los nobles levantiscos de su corte y los hace decapitar, uno a uno, formando el redondel de una campana con sus cabezas. (La realidad y dimensión histórica de esta leyenda han sido puestas de manifiesto por Antonio Ubieto)

Esta pieza también aparece en ... REINO DE ARAGÓN (II) (1134-1716)

RAMIRO II busca de nuevo la alianza con ALFONSO a través de su acercamiento a RAMÓN BERENGUER IV.


En cuanto al control sobre el reino de Zaragoza, está claro que significaba algo más que el dominio sobre una extensa y rica región, porque estaba en juego la posibilidad de futuras expansiones hacia el sur, es decir, de mantener viva la capacidad de crecimiento del reino por conquista; la reacción de RAMIRO fue buscar nuevamente la alianza con ALFONSO a través de su acercamiento a RAMÓN BERENGUER IV conde de Barcelona y recurrir al papa involucrándolo en un asunto que le atañía por dos razones: una, por la infeudación del reino de Aragón realizada por Sancho Ramírez y otra, porque para entonces INOCENCIO II tendría ya noticias del testamento de El Batallador que le abría la posibilidad de intervenir en los asuntos hispanos. No obstante, lo primero de todo fue proceder, también con rapidez, a? preparar los mecanismos necesarios para permitir al rey contraer matrimonio y procrear.

RAMIRO II sigue el consejo de sus nobles y se casa en Jaca con INÉS de Poitiers.


RAMIRO II sigue el consejo de sus nobles y sin esperar la dispensa pontificia, dada su condición eclesiástica, se casa en Jaca, en la fecha, con INÉS de Poitiers, hija del duque de Aquitania y sobrina carnal del conde de Tolosa, para asegurar la descendencia dinástica y la independencia de Aragón. Según las normas eclesiásticas de la época se considera matrimonio legítimo todo acuerdo mutuo entre contrayentes. No es, pues, indispensable, la bendición sacramental que se entiende implícita en el consentimiento de unión entre bautizados de distinto sexo. Así, RAMIRO II, pese a su estado eclesiástico, puede contraer matrimonio legítimo con INÉS de Poitiers. Es imposible llegar a saber por qué medios se eligió a INÉS de Poitiers como esposa del rey y tampoco conocemos cómo se llegó a cerrar un acuerdo tan complicado. Inés era hermana de Guillermo X duque de Aquitania, de unos treinta años, viuda desde hacía unos siete y madre de tres hijos. En su elección se pudieron tener en cuenta varios aspectos, como la desvinculación del condado aquitano de la política de Castilla, y la seguridad de ser fecunda.

Esta pieza también aparece en ... REINO DE ARAGÓN (II) (1134-1716)

La noticia de que RAMIRO II se ha casado indigna a la Iglesia de Roma.


La noticia de que aquel hombre que ha sido obispo no solamente ha dejado la mitra, sino que se ha casado, indigna a la Iglesia de Roma. El Papa INOCENTE II, escribe una carta a ALFONSO VII en la que le dice que debe cuidarse, junto con sus príncipes, de que se cumpla el testamento del Batallador, es decir, que Aragón sea repartido entre las tres Órdenes. Esto equivale a condenar a RAMIRO II. Pero a ALFONSO VII nada más le interesa el «regnum Caesaraugustanum», o sea el país que Aragón ha conquistado a los Beni HUD antes de que Castilla pudiese poner la mano. Pero el emperador se puede apropiar de eso sin convertirse en el testamentario del Batallador, cosa que no le favorece a él, sino únicamente a la Iglesia.

Ante la situación en la que se encuentra Aragón, RAMIRO II solicita ayuda a ALFONSO VII .


Ante la situación en la que se encuentra Aragón, RAMIRO II comprende que ha de salir al encuentro de su poderoso vecino. En la fecha, se reúne con ALFONSO VII en Alagón y le ofrece en feudo el «regnum». La Crónica de ALFONSO dice con orgullo que el rey de Aragón, con sus nobles laicos y religiosos, «le sirvió», y que el soberano de Castilla, después de concederle la protección y de tomar consejo de los obispos y magnates, le «dio» Zaragoza «para que estuviese siempre bajo su tutela». RAMIRO II tiene que participar también en el triunfal recibimiento con que se honra a ALFONSO en Zaragoza.

RAMIRO II el Monje, rey de Aragón y su mujer, INÉS de Poitiers tienen una hija llamada PETRONILA.


RAMIRO II el Monje, rey de Aragón, de su matrimonio con INÉS de Poitiers tiene, en la fecha, una hija llamada PETRONILA (Peronella en catalán) que puede asegurar la sucesión y que sirve a su padre, el cual no desea seguir al frente del reino, para encontrar un aliado suficientemente fuerte y decidido a luchar contra los sarracenos por propio interés. PETRONILA es la única hija del matrimonio y por esto gira entorno de ella la futura historia del país: quien se case con PETRONILA será el amo de Aragón. (El nombre de PETRONILA es un reconocimiento del rey Pedro.)

ALFONSO VII se entrevista con RAMIRO II y convienen ambos en el retorno de Zaragoza a Aragón.


ALFONSO VII se entrevista en Alagón con RAMIRO II y convienen ambos en el retorno de Zaragoza a Aragón. También llegan al acuerdo del vasallaje que RAMIRO rendirá a ALFONSO VII y en el futuro matrimonio de la recien nacida hija de RAMIRO, PETRONILA, con el primogénito de ALFONSO VII, SANCHO. Con ello, RAMIRO II asegura la continuidad y ALFONSO VII el vasallaje y la futura unión de Aragón. Todo ello queda registrado en el preceptivo acuerdo que se tomó en Alagón en el verano de 1136. Pero quedaba pendiente el problema de la Santa Sede y su pretensión respecto a las Órdenes Militares.

Al nacer PETRONILA, ALFONSO VII de Castilla ve la posibilidad de poseer, con su mano, Aragón entero.


Al nacer PETRONILA, se abre para ALFONSO VII de Castilla la posibilidad de poseer, con su mano, Aragón entero. Por ello cambia el acuerdo adoptado hace dos meses: ALFONSO restituye a Aragón la parte oriental del «regnum» con su capital, tal como habían acordado, pero se reserva la soberanía sobre ella; la parte occidental, la incorpora directamente a su reino. La idea de ALFONSO es que PETRONILA sea educada en la corte castellana y se prometa más tarde con su heredero.

No se saben los motivos que impulsan a RAMIRO II de Aragón a tomar la decisión de abandonar el trono.


No se saben con certeza los motivos que impulsan a RAMIRO II de Aragón a tomar la decisión de abandonar el trono. Es probable que se de cuenta de su poca aptitud para el cargo, o que sienta nostalgia de su anterior vida monacal. Tampoco la Santa Sede acepta el abandono de la vida religiosa y su matrimonio. Lo cierto es que RAMIRO II el Monje se decanta hacia algún tipo de alianza con RAMON BERENGUER IV el Santo, conde de Barcelona, con quien mantiene unas excelentes relaciones. De hecho, RAMIRO II sabe que de los años en que su hermano ALFONSO ha estado casado con Dª Urraca de Castilla, los súbditos de RAMIRO nada más coservan un mal recuerdo, por lo que se oponen a una unión con Castilla. Por otra parte, el conde no puede ver con buenos ojos la expansión de su cuñado ALFONSO VII, rey de Castilla, por tierras aragonesas. Si emparenta con Pamplona todavía será peor porque entonces Aragón se convertirá en una país anexo precisamente a aquel reino que Aragón había dominado durante sesenta años. De manera que no queda más que la tercera vía: el conde de Barcelona.

La intervención del cardenal Guido da la solución definitiva a la unión de Petronila y Ramon Berenguer IV.


La intervención del cardenal Guido da la solución definitiva: PETRONILA, de dos años de edad, se esposará con RAMON BERENGUER IV, de 26 años, miembro de la Orden del Temple y Conde de Barcelona; RAMON BERENGUER IV se convertirá en depositario de la herencia de las Órdenes, situación que éstas aceptan; RAMIRO II renunciará al trono tan pronto se celebren los esponsales, renuncia que el rey acoge complacido, y, por último, quedará perfectamente determinado que, de acuerdo con el derecho aragonés, al heredar el trono PETRONILA será su esposo quien gobernará, ostentando la potestad si PETRONILA muere antes y sin descendencia.