MOHAMED I (Emir omeya de Córdoba) (852-886)

Total de piezas: 9

MOHAMED I (852-886) nuevo emir de Córdoba. Siguen las ejecuciones de cristianos por provocaciones.


A Abderramán II le sucede su hijo MOHAMED I (852-886) como emir de Córdoba. La prosperidad iniciada en el reinado anterior continúa, salpicada de sublevaciones que intentarán hacer frente al poder cordobés. La mayoría de las revueltas estallarán en las regiones fronterizas. MOHAMED I, por otra parte, no es tolerante en materia de religión y persigue a los cristianos produciéndose varias ejecuciones por provocar a los musulmanes. De hecho, se recogerán 48 ejecuciones entre 850 y 859, de cristianos, 38 hombres y 10 mujeres. Treinta y cinco son clérigos de distnto tipo, sobre todo monjes pero también diáconos y sacerdotes, el resto son seglares. Todos salvo dos habitan en Córdoba o en monasterios de la sierra cercana a la ciudad como monjes o en zonas próximas como eremitas. Estos martirios se conocerán gracias a una única fuente, la hagiografía de EULOGIO de Córdoba el cual registrará la ejecución de estos cuarenta y ocho cristianos que desafiarán la ley islámica. En su mayoría harán declaraciones públicas de rechazo del islam y proclamación de su cristianismo.

El Emir musulman MOHAMED I encarga la construcción, entre otros, del alcázar de Machrit (Madrid).


El Emir musulman MOHAMED I encarga la construcción de tres alcázares: Talamanca (Jarama), Qal’-at’-Abd-Al- Salam (Alcalá de Henares) y Machrit (Madrid) que defendieran a Toledo de los ataques de los castellanos. En la meseta castellana del siglo IX, las aguas captadas en distintos lugares al pie de la Sierra eran conducidas a Madrid por acequias subterráneas llamadas machrá (matrice en latín), palabra a la que se añadió el sufijo de abundancia  (it en arabe) y la villa así recibió el nombre de Machrit/Madrid, «lugar que recibe abundantes aguas».

Esta pieza también aparece en ... MADRID (Ciudad)

En el sitio de Albelda, la victoria es total y ORDOÑO I no tendrá ya que temer nada de los BANU QASI.


ORDOÑO I de Asturias se adelanta a los acontecimientos sitiando la plaza de Albelda que está construyendo el BANU QASI, MUZA, y desde donde podrá controlar los pasos a Alava, Pamplona y Bardulia. La victoria fue total y ORDOÑO I no tuvo ya que temer nada de los BANU QASI. Entre las tropas cristianas se encuentran contingentes navarros. Con esta confianza, pasa a aumentar sus territorios. Paralelamente, MOHAMED I se propone evitar que ORDOÑO I continúe la expansión de su reino a costa de al-Ándalus. Es preciso puntualizar que la leyenda sobre esta victoria de ORDOÑO I en Albelda o Laturce -cerca de Clavijo- fue creada posteriormente, convirtiéndola en la inexistente «Batalla de Clavijo». Histórico o fabuloso este acontecimiento, relatado por primera vez durante el siglo XIII, es uno de los mayores timbres de gloria para los leoneses, conforme lo reconocen en un quintilla inscrita en el salón de Plenos del Ayuntamiento de León, que dice: «Tuvo veinticuatro reyes, antes que Castilla leyes, hizo el Fuero sin querellas, y libró las cien doncellas, de las infernales greyes.»

Crecimiento de un nuevo gran caudillo árabe. Se trata de Musa ibn Musa, de la familia de los BANU QASI.


El mundo musulmán contempla el crecimiento de un nuevo gran caudillo. Se trata de Musa ibn Musa, de la familia de los BANU QASI. Es conocido como «el tercer rey de Spania», los otros dos son el emir cordobés y el monarca asturiano. En su último acuerdo con el emir MOHAMED I, éste le entrega para su gobierno Tudela, Tarazona, Zaragoza y, finalmente, todo el valle del Ebro, con lo que su poder se extiende a lo largo y a lo ancho de toda la Marca Superior. Musa comete el error de fortificar Albelda (Albelda de Iregua al sur de Logroño), lo que constituye una clara amenaza contra Asturias.

Ofensiva musulmana sobre Pamplona que culmina con la derrota de los navarros.


El hecho de que Pamplona haya participado en la batalla de Almelda al lado de Asturias y la notoriedad que va adquiriendo Navarra deciden al emir MOHAMED I a lanzar un ataque contra Pamplona. Córdoba no puede permitir que tome fuerza un nuevo foco de resistencia al poder musulmán. El ataque se produce en 860 y la ofensiva musulmana culmina con la derrota de los navarros en Pamplona. Como consecuencia de la misma el hijo de GARCÍA IÑÍGUEZ, FORTÚN GARCÉS, es hecho prisionero, o tal vez entregado como rehén, y como tal es conducido a Córdoba donde permanecerá por espacio de veinte años. Con la derrota, Pamplona se ve obligada a convertirse en ciudad tributaria del reino de al-Ándalus.

Por estos años, muchos cristianos en al-Andalus se han convertido al islamismo -muladíes-.


Por estos años, muchos cristianos en al-Ándalus se han convertido al islamismo -muladíes-. La intención de mantener su posición privilegiada, el deseo de eludir impuestos y la posibilidad de mejorar su situación económica son algunos de los motivos que les ha impulsado a abandonar el cristianismo. Pronto los muladíes son mayoría en al-Ándalus, pero aumenta su descontento por su situación de inferioridad con respecto a las familias originarias de Oriente. El emir MOHAMED I tiene que hacer frente a numerosas revueltas muladíes. Una de ellas es la que encabeza en Mérida el muladí Abderramán ibn Meruán, en el año 868. No le resulta muy costoso a MOHAMED I terminar con esta revuelta.

Levantamiento del muladí Umar ibn Hafsun que se rebela en la serranía de Ronda.


En tiempo de MOHAMED I, el levantamiento más importante tiene lugar en el seno del propio al-Ándalus donde el muladí Omar ibn Hafsún, nieto de cristiano, aunque musulmán de nacimiento es líder de los muladíes andaluces descontentos y se rebela en la serranía de Ronda. Esta insurrección durará casi 50 años. La prosperidad que vive el Estado Omeya es más bien engañosa y la estructura parece resquebrajarse, situación que durará a lo largo de los siguientes emiratos. Omar ibn Hafsún unos años más tarde se convertirá al cristianismo, lo que lo erigirá en jefe de los mozárabes de al.Ándalus.

La muerte de Musa ibn Musa, permite al emir MOHAMED I recuperar el control de la región de Zaragoza.


La muerte de Musa ibn Musa, en 862, permite ahora al emir MOHAMED I recuperar el control de la región de Zaragoza. La familia de muladíes BANU QASI, es sustituida por la de linaje árabe de los Tuyibíes, que posteriormente, sin embargo, asentados en sus solares de Zaragoza, Daroca y Calatayud, se independizarán de Córdoba.

Esta pieza también aparece en ... BANU QUASI (Familia al servicio de los musulmanes)

Fallece en al-Ándalus, MOHAMED I.


Fallece, en la fecha, en al-Ándalus, MOHAMED I.