GUERRA CIVIL CATALANA (Primera guerra remença) (1462-1472)

Total de piezas: 32

Concordia de Villafranca entre Catalunya y el rey de Aragón JUAN II. Carlos de Viana es reconocido como lugarteniente real en Catalunya.


JUAN II, rey de Aragón, encomienda a su esposa JUANA Enríquez -ya que él está casi ciego- que negocie con la Diputació de Catalunya el fin de las hostilidades abiertas por el caso de Carlos, el príncipe de Viana. El 21 de junio de 1461 se firma un convenio conocido por Concordia de Villafranca (Convenio firmado entre la Diputación General de Catalunya y el rey JUAN II). A cambio del fin de las hostilidades, la concordia representa una humillación para el soberano, ya que tiene que aceptar un código de libertades políticas que convierte a Catalunya en una república coronada. CARLOS de Viana es reconocido como primogénito, heredero y lugarteniente real irrevocable en Catalunya, negándole al rey la entrada en el Principado que gobernará CARLOS de Viana dando plenos poderes a las instituciones catalanas y afirmando un pactismo extremo.

FERNANDO y JUANA, hijo y esposa de JUAN II, ocupan el cargo de Gobernador general de Catalunya.


La Concordia de Vilafranca está en peligro, por lo que JUAN II, prudentemente, manda a su hijo de diez años de edad, FERNANDO (que se encuentra en Calatayud), junto a su esposa JUANA Enríquez para ocupar el cargo de Gobernador general de Catalunya, (honorífico por su edad en el caso de FERNANDO).

FERNANDO II es reconocido heredero de la corona aragonesa a la muerte de Carlos, el príncipe de Viana.


FERNANDO II es reconocido heredero de la corona aragonesa a la muerte de Carlos, el príncipe de Viana.

Muere en Barcelona, de tuberculosis pulmonar, CARLOS de Viana, lugarteniente perpetuo de Catalunya.


Muere -en la fecha- en el Palacio Real de la ciudad de Barcelona, de tuberculosis pulmonar, CARLOS de Viana, con 40 años de edad, lugarteniente perpetuo de Catalunya, aunque no faltan rumores sobre su envenenamiento por su madrastra Juana Enríquez, madre del segundón Fernando. Esta fue la excusa para iniciar la contienda civil en Cataluña. CARLOS es enterrado en Poblet con honores de rey y fama de santidad, llegándose a atribuir milagros a su brazo (al parecer, incorrupto). En las efemérides de la Diputació de Catalunya se inscribe lo siguiente en la fecha correspondiente al día del fallecimiento de CARLOS de Viana: “San Carlos, primogénito de Aragón y de Sicilia. Este príncipe cuya corte era una Parnaso, fue también cultivador de las letras y dejó, entre otros trabajos estimables, una crónica de los reyes de Navarra, una traducción de la ‘Ética’ de Aristóteles y ‘Cartas e requestas poéricas'”. La salud del príncipe de Viana sufrió un severo deterioro durante su cautiverio, que fue muy duro puesto que su padre le negó cualquier tipo de trato de favor debido a su rango principesco. Carlos de Viana estuvo recluido en una celda húmeda, oscura, mal ventilada, sin ropa de abrigo, en deficientes condiciones higiénicas y mal alimentado. Estas circunstancias agravaron su tuberculosis y para cuando fue liberado y llegó a Barcelona ya se encontraba en estado terminal.

FERNANDO y su madre llegan a Barcelona y se refugian en Girona protegidos por tropas francesas.


FERNANDO y su madre llegan, en la fecha, a Barcelona. Entre diciembre de 1461 y febrero de 1462, la reina conspirará contra las autoridades catalanas desafectas a su esposo y éstas, temerosas de un cambio político que les pueda costar la vida, toman la delantera y empiezan a perseguir a sus oponentes. La reina, temiendo también ella por su vida y por la de su hijo FERNANDO, se refugia en Girona, donde cuenta con la protección del obispo Joan Margarit y con la ayuda de tropas de LUIS XI de Francia, con quien su marido negocia. Los partidarios del monarca, acusados de conspiración son ejecutados en Barcelona y el Consejo del Principado hace preparativos para levantar un ejército que salga en pos de JUANA Enríquez y el príncipe FERNANDO.

Se inicia una larga Guerra Civil (1462-1472) conocida como “Guerra civil catalana”


Multitud de causas hacen que en Catalunya, en la fecha, se inicie una larga Guerra Civil (1462-1472) conocida como “Guerra civil catalana” y también, como “Primera guerra remença”. La Guerra Civil se inicia con el alzamiento remensa de Santa Pau (Garrotxa). En aquella zona, algunos señores han pedido la derogación de la sentencia interlocutoria de 1455 y han intentado cobrar censos y otras prestaciones a los remensas. Estos señores han recibido el soporte de las principales instituciones del país. Esta vez, sin embargo, los remensas lo consideran intolerable y se levantan en armas. De otro lado, hartos de las exigencias señoriales, muchos payeses que no son remensas se añaden a la lucha contra estas instituciones tan oligárquicas. De esta manera, el conflicto adquiere una nueva dimensión de lucha generalizada de gran parte de los payeses catalanes para abolir el régimen señorial. La mayoría de remensas habitan en la Catalunya Vella, especialmente en su parte oriental. Por tanto, éste será el principal ámbito de los levantamientos campesinos.

La Guerra Civil provoca en el Principado una fuerte ola migratoria. Valencia recibe gente de Catalunya.


La Guerra Civil provoca en el Principado una fuerte ola migratoria y Valencia sigue recibiendo gente de Catalunya. En contraste con la larga depresión económica que sufren el Principado y Mallorca, Valencia es una de las pocas ciudades que se escapan de la crisis. La ayudan a salvarse de la crisis, las exportaciones de la riqueza agrícola del país: el arroz y el azúcar. Esta prosperidad se traduce en Valencia hasta en el esplendor de las letras. Y el sentimiento particularista va tomando cuerpo durante el siglo XV. Es una tendencia por parte de los valencianos por distinción respecto a los catalanes del Principado.

Los dos bandos que se enfrentan en la Guerra de Catalunya son socialmente heterogéneos.


Pero los dos bandos que se enfrentan son socialmente heterogéneos ya que las razones son varias: Ansias de poder de la nobleza frente a la monarquía, situación económica, conflicto de los remensas, muerte del príncipe CARLOS de Viana. En los dos hay nobles, remensas, buscaires. Podríamos resumir aceptando que en realidad, quienes se enfrentan son, por un lado, los realistas, partidarios del rey JUAN II. Por el otro lado, los partidarios del “pactismo” encabezados por la Diputació y el Consejo del Principado, que aun disponiendo de un fuerte soporte popular a causa de la adhesión sentimental al recuerdo de CARLOS de Viana se han erigido en defensores a ultranza de los intereses de las oligarquías representadas en las instituciones (Cortes, Generalitat, Consell de Cent…) Esta guerra permitirá que aflore todo aquello que se ha estado incubando desde hace mucho tiempo; probablemente, desde el esplendor del siglo XIII o, como mínimo, desde la crisis de la segunda mitad del siglo XIV.

Por el Tratado de Bayona, LUIS XI se compromete a enviar tropas contra los catalanes.


GASTÓN de Foix, casado con LEONOR de Navarra, hija de JUAN II de Navarra y Aragón, ve ahora más factible su acceso al trono de Navarra, por ello casa a su hijo con Magdalena de Francia y propicia la ayuda de LUIS XI, rey de Francia, a su suegro, JUAN II. Firman, en la fecha, el “Tratado de Bayona”. En él, LUIS XI se compromete a enviar tropas contra los catalanes. En compensación recibirá el Roselló y la Cerdanya y los castillos de Perpinyà y Cotlliure. Este acuerdo, que podría ser considerado delito de alta traición, confirma a los componentes del Consejo del Principado y dirigentes de la Generalitat de que no hay marcha atrás.