OTÓN II el Rojo (Emperador del SIRG)(973-983)

Total de piezas: 12

El papa JUAN XIII corona al hijo del emperador, el todavía niño OTÓN II, como sucesor de su padre.


En la Navidad de este año, el papa JUAN XIII corona al hijo del emperador, el todavía niño (tiene doce años) OTÓN II, como corregente y sucesor de OTÓN I.

JUAN XIII bendice el matrimonio de OTÓN II con TEÓFANO, princesa de Bizancio. Periodo de paz.


En la fecha, el Papa JUAN XIII bendice el matrimonio de OTÓN II con TEÓFANO Skleraina, princesa de Bizancio a la que el Papa corona como emperatriz del SIRG en el mismo acto. Este hecho tiene también su importancia, pues significa que el refinamiento bizantino hace irrupción en el más tosco mundo germánico. La princesa bizantina introduce el uso de tenedores para comer, por ejemplo. La estrecha relación del papa JUAN XIII con la familia imperial procura a la Iglesia un período de paz. En los documentos referentes a OTÓN II es citada TEÓFANO (Teofania) muy frecuentemente, hecho que atestigua su activo interés por los acontecimientos políticos del llamado Sacro Imperio; empero el ambiente cortesano de tal estado le fue frecuentemente hostil, quizás por ser «extranjera» (tras el deceso de Teófano, aún era llamada despectivamente «la griega»).

Habiendo fallecido Otón I el Grande, su hijo, OTÓN II, es nombrado emperador del SIRG (973-983).


Habiendo fallecido Otón I el Grande, su hijo, OTÓN II, es nombrado emperador (973-983). Los sucesores de Otón I el Grande, ceñirán cuatro coronas: la de Alemania, por elección de Aquisgrán; la de Italia, que Otón el Grande había recibido en Pavía y sus sucesores ceñirán en Monza o en Milán; la de Borgoña, que se le impondrá en Arlés; y, finalmente, la imperial, conferida en solemne ceremonia por el papa en Roma o en otra ciudad. El emperador del Sacro Imperio Romano Germánico tiene su senado en la Dieta de los barones alemanes.

Al morir Otón I, el papa BENEDICTO VI se ve privado de protección imperial.


Al morir Otón I, el papa BENEDICTO VI se ve privado de protección imperial ya que OTÓN II tendrá que enfrentarse a problemas internos del Imperio. Se suceden los desórdenes en Roma y OTÓN II sólo podrá dominar la situación romana durante unos pocos años ya que ha de llevar sus campañas al sur de Italia.

Los CRESCENCIOS nombran antipapa al cardenal diácono Franco Ferruchi con el nombre de BONIFACIO VII.


El cardenal diácono Franco Ferruchi, firme apoyo de los CRESCENCIOS, la familia dominante en esta época en la ciudad, es nombrado por ésta nuevo pontífice (antipapa) con el nombre de BONIFACIO VII (974) y (984-985), a pesar de que la persona elegida como Papa -y confirmada por el emperador OTÓN I- ha sido BENEDICTO VI. En la fecha, el nuevo emperador OTÓN II tiene que enfrentarse con problemas internos en Alemania, y los CRESCENCIOS aprovechan la coyuntura para encarcelar a BENEDICTO VI y lograr que sea consagrado BONIFACIO VII.

Enterado de los escándalos vaticanos, OTÓN II marcha sobre Roma. BONIFACIO VII huye de Roma.


Enterado de los escándalos vaticanos, OTÓN II -como tantas veces lo hiciera su padre- marcha a Roma. El conde Sicco de Spoleto, representante del nuevo emperador OTÓN II llega a Roma y obliga al antipapa BONIFACIO VII a huir de la ciudad y refugiarse en territorio bizantino en el sur de Italia, donde se lleva consigo parte del tesoro de la Iglesia.

BENEDICTO VII -papa-. Bajo la inspiración del emperador OTON II, es elegido nuevo pontífice.


BENEDICTO VII -papa- (10.974 – 10.8.983). Aristócrata romano. Apoyado por el emperador OTON II, es elegido nuevo pontífice BENEDICTO VII. Inicia una enérgica campaña contra la simonía, da a los monjes cluniacenses el convento de la Santa Cruz de Jerusalén, socorre a los pobres y fomenta la vida monacal. (El antipapa BONIFACIO VII sigue en Roma desde el pasado mes de junio).

El emperador del Sacro Imperio Romano OTÓN II, cede la «Marca del Este» a LEOPOLDO I de Babenberg.


El emperador del Sacro Imperio Romano OTÓN II, cede la «Marca del Este» -origen del futuro ducado de Austria- a LEOPOLDO I de Babenberg. Esta dinastía -la de la familia Babenberg- es la auténtica artífice -entre 976 y 1250- de la unidad austriaca. Leopoldo fue conde en el distrito del Danubio Bávaro y su primera aparición en documentos data de la década de 960 como fiel seguidor del emperador Otón I el Grande. Su nombramiento como «marqués en el Este» sigue a la rebelión (976) de Enrique II el Pendenciero en contra del emperador Otón II. Su residencia es probablemente Pöchlarn, o Melk (lugar donde sus sucesores residieron). El territorio del marquesado, que originalmente habría coincidido con la actual Wachau, fue ampliado al Este al menos hasta Wienerwald. Y es que LEOPOLDO I de Babenberg y sus sucesores se instalarán en el valle del Danubio, donde construirán diversas residencias: Pöchlarn, Melk, Tulin y Leopoldsberg. Su religiosidad se plasmará en la fundación de varias abadías y monasterios, como los de Kremsmünster, St Florian, Melk y Göttwe.

El futuro Silvestre II defiende en Rávena, una tesis sobre el sistema coherente de las ciencias.


Durante mucho tiempo se recordará como, en 981, GERBERTO de Aurillac (futuro Silvestre II) defiende en Rávena, en presencia del emperador OTÓN II, una tesis sobre el sistema coherente de las ciencias.

BENEDICTO VII puede regresar a la Ciudad Eterna ya que OTÓN II a afianzado su control sobre Italia.


Al afianzar OTÓN II su control sobre Italia, BENEDICTO VII puede, en la fecha, regresar a la Ciudad Eterna, agradecido al emperador OTÓN II. BENEDICTO VII expulsa de nuevo a BONIFACIO de Roma y dedica buena parte de sus esfuerzos a dejar establecido el rango de las sedes alemanas y a llevar a cabo en Italia una política antibizantina.