FEDERICO I Barbarroja (Emperador del SIR y Rey de Alemania)(1152-1189)

Total de piezas: 49

La Liga Lombarda derrota a FEDERICO I en la batalla de Legnano.


Durante su quinta campaña en Italia, al carecer del apoyo de Enrique el León, la Liga Lombarda derrota a FEDERICO I en la batalla de Legnano. La fuerza impetuosa de aquellas ciudades libres reunidas idealmente en torno del papa ALEJANDRO III convertido en jefe moral de la Liga Lombarda- doblegan con una victoria de inmensa significación histórica la potencia de FEDERICO. En efecto, en Legnano, al noroeste de Milán, los jinetes de FEDERICO se enfrentan a los piqueros italianos en 1176. Estos últimos son soldados de a pie armados con largas picas o lanzas, una especie de vuelta a la falange macedonia. Resisten con firmeza, y la caballería imperial sufre pérdidas. Entonces, la caballería italiana rodea las fuerzas imperiales por ambos flancos y gana la batalla. Es la primera vez que la infantería derrota a la caballería desde la batalla de Adrianópolis ocho siglos antes. FEDERICO reconocerá finalmente la soberanía del papa sobre sus estados y la autonomía de las ciudades de la Lombardía.

En la lucha entre papas y emperadores lo que está en juego es la concentración de los dos poderes.


En la lucha entre papas y emperadores lo que está en juego es la concentración de los dos poderes, el temporal y el espiritual, en manos de una misma persona. El papa dispone de armas temibles: la excomunión (quien es objeto de ella queda excluido de la comunidad de los fieles), el interdicto (que le impide a cualquier sacerdote administrar los sacramentos y decir misa en el territorio afectado por la interdicción) y el poder de desligar (es decir, liberar a los súbditos del juramento de fidelidad al rey).

FEDERICO firma con el papa la Paz de Venecia por el que reconoce a ALEJANDRO III como el único papa.


Obligado a solicitar un armisticio, FEDERICO firma con el papa la «Paz de Venecia» -tregua de seis años- por el que FEDERICO debe postrarse a los pies del Papa ALEJANDRO III, hacer las paces. reconocer a éste como el único papa legítimo -desautorizando al antipapa CALIXTO III-, renunciar a los derechos que se ha atribuido en el «Código de Roncaglia» y devolver a la Iglesia todas las ciudades y bienes que le ha arrebatado. Como resultado, al emperador le será levantada la excomunión.

El Papa Alejandro III de Francia regresa a Roma tras vencer a Federico Barbarroja en la Paz de Venecia.


El Papa ALEJANDRO III que mientras tanto ha residido en Francia, regresa a Roma escoltado por tropas imperiales, tras vencer a FEDERICO Barbarroja.

El ducado de Sajonia le corresponde a los güelfos en la primera mitad del siglo XII.


El ducado de Sajonia le corresponde a los güelfos en la primera mitad del siglo XII. Después de 1180, y una vez desmantelado el ducado por FEDERICO I Barbarroja, el güelfo ENRIQUE el León sólo conserva la región de Brunswick (Baja Sajonia: entre las cuencas del Elba y el Waser, correspondiendo aproximadamente a la zona del Harz). El título de duque de Sajonia va al ascaniano Bernardo, cuyas tierras están al este de Magdeburgo. (El nombre de «Sajonia» se aplica desde entonces a esta región).

Inicia, en Baviera, el gobierno de la larga dinastía de los Wittelsbach, «duques en Baviera»


En la fecha, el Conde Palatino OTÓN V es enfeudado con el Ducado de Baviera por el Emperador FEDERICO I, iniciándose de esta manera, en Baviera, el gobierno de la larga dinastía de los Wittelsbach. Desde entonces todo Wittelsbach lleva el título de «Conde Palatino del Rin» y «Duque en Baviera».

CANUTO VI, rey de Dinamarca (1182-1202) sucede a su padre Valdemaro I el Grande.


CANUTO VI, rey de Dinamarca (1182-1202) sucede a su padre Valdemaro I el Grande. Durante su reinado, los dominios de Dinamarca llegarán hasta el río Elba. Estará sin embargo muy influido por su tío abuelo el obispo Absalón de Roskilde, a quien se ha considerado como el verdadero gobernante de Dinamarca en ese tiempo. Reprimirá la sublevación de los escanios, alentada desde Suecia, y negará el tributo a FEDERICO I Barbarroja de Alemania. Derrotará a BOGISLAO I de Pomerania y se apoderará de esta región y de casi toda la costa báltica alemana.

El papa LUCIO III se entrevista en Verona con el emperador FEDERICO Barbarroja


El Papa LUCIO III se entrevista en Verona con FEDERICO Barbarroja, Emperador del Sacro Imperio Romano, para intentar resolver la disputa territorial existente sobre las posesiones que la condesa Matilde de Tuscia ha legado tras su muerte a la Iglesia durante el pontificado de Pascual II y que el entonces emperador Enrique V había hecho suyas alegando derechos dinásticos. La negativa de FEDERICO a ceder a las pretensiones del Papa junto al hecho de que le niegue su ayuda para regresar a la Ciudad Eterna, hace que, en respuesta, LUCIO III no corone coemperador a su hijo ENRIQUE VI. La brecha del papado con el Imperio vuelve a acrecentarse de manera importante.