SICILIA DE LOS AUSTRIAS A NAPOLEÓN (1713 - 1816)

Total de piezas: 44

La situación de Sicilia como un virreinato más del Imperio español continuó hasta el año 1713. Con ocasión de la guerra de Sucesión española, se entregó la isla al duque de Saboya, Víctor Amadeo II, a título de rey. No obstante, la isla pasó a manos del emperador austriaco, Carlos VI. Por el Tratado de Viena, no obstante, Sicilia y Nápoles fueron entregadas a Carlos de Borbón, hijo de Felipe V de España, introduciendo así la dinastía Borbón en la isla.

(Ver guía lectura)

Los Tratados de Utrecht ponen fin a la Guerra de Sucesión española. Sicilia es cedida al duque de Saboya, Víctor Manuel II.


En la fecha, los Tratados de Utrecht ponen fin a la Guerra de Sucesión española. Son firmados por Francia y España, por una parte, y por Inglaterra, Holanda, Portugal, Saboya y Prusia, por la otra, previa renuncia de FELIPE V a la corona de Francia y la de los príncipes franceses a la de España. FELIPE V es reconocido rey de España y de las colonias americanas (1713 – 1724) (1724 – 1746). Completado con otros tratados posteriores. También por el Tratado de Utrecht, España, cede Sicilia al duque de Saboya, Víctor Amadeo II,  a título de rey (1713 – 1720). Para compensar la definitiva renuncia de CARLOS VI de Austria al trono español, la nueva dinastía hispánica (FELIPE V de Borbón) le cede, las posesiones italianas de Milán, Nápoles y Cerdenya y, por otra parte, todo lo que resta de las posesiones españolas en los Países Bajos (Luxemburgo y Flandes). Este último territorio se convertirán en unos ambiguos «Países Bajos austriacos», generalmente apagados y silenciosos, pero con bruscos estallidos de pasión nacionalista, donde CARLOS VI tendrá que aceptar tropas de las Provincias Unidas en 8 plazas fuertes como protección ante Francia.

Con los Tratados de Utrecht y Rastatt el papa CLEMENTE XI pierde sus derechos de soberanía sobre Sicilia.


Con los Tratados de Utrecht y Rastatt  el papa CLEMENTE XI pierde sus derechos de soberanía sobre Sicilia, que los vencedores atribuyen a título de rey, al duque de Saboya Víctor Amadeo II. Al oponerse el Papa a tal decisión, todos los eclesiásticos son obligados a abandonar la isla.

La flota española que intenta reconquistar Sicilia, es derrotada por los ingleses cerca del cabo Pessaro. Cuádruple alianza.


La flota española que intenta reconquistar Sicilia sin declaración previa de guerra, es derrotada por los ingleses cerca del cabo Pessaro. Y es que Inglaterra forma parte de la Cuádruple Alianza que es un tratado firmado en Londres en 1718 por el Sacro Imperio Romano Germánico, las Provincias Unidas de los Países Bajos, el Reino de Francia y el Reino de Gran Bretaña, con el objetivo de unirse ante la política beligerante de la Monarquía de España, cuyo rey Felipe V se niega a acatar las resoluciones del tratado de Utrecht de 1713 relativas a las antiguas posesiones españolas en Italia y los Países Bajos. Como consecuencia de la unión resultante del acuerdo, también se conoce como Cuádruple Alianza al conjunto de los cuatro países firmantes.

Tras ser descubierta una conjura contra el regente francés en Nápoles, Francia declara la guerra a España.


Tras ser descubierta la conjura que el primer ministro español el cardenal ALBERONI ha preparado contra el regente francés en Nápoles FELIPE de Orleans, con objeto de reclamar el trono para el monarca español, Francia declara la guerra a España. Varias plazas caen en manos francesas, y se exige a FELIPE V que acepte de una vez las cláusulas de la Cuádruple Alianza de 1718 y que el primer ministro ALBERONI sea expulsado del territorio español.

Con el Tratado de la Haya, Sicilia es entregada a Austria y el duque de Saboya recibe, a cambio, Cerdeña y el título de rey.


En 1720, con el Tratado de la Haya, Sicilia es entregada a Austria y el duque de Saboya recibe, a cambio, Cerdeña y el título de rey.

Esta pieza también aparece en ... AUSTRIA • DUCADO DE SABOYA • REINO DE CERDEÑA (1297 - 1861)

Los ejércitos de la Cuádruple Alianza irrumpen en España y conquistan las plazas de Fuenterrabía y San Sebastián.


Como respuesta, los ejércitos de la Cuádruple Alianza irrumpen en España y conquistan las plazas de Fuenterrabía y San Sebastián. España se ve obligada a pedir la paz, que se firma en la ciudad francesa de Cambray en 1720. En dicha paz se estipula el destierro de ALBERONI, la incorporación de España a la Cuádruple Alianza y la vinculación a los Borbones franceses mediante una serie de matrimonios: una infanta española casará con el futuro Luis XV, y las dos hijas del duque de Orleans con sendos hijos de Felipe V. Otro hijo de Felipe V recibirá el ducado de Parma a cambio de que España se retire de Cerdeña y Sicilia.

Con la Paz de La Haya se impone a España la adhesión a la Cuádruple Alianza.


Con la Paz de La Haya se impone a España la adhesión a la Cuádruple Alianza. Se renuncia a Cerdeña y Sicilia a cambio de promesas de sucesión en Parma, Plasencia y Toscana si sus titulares fallecen sin sucesión (eventualidad que se cumple).

Inocencio XIII se opone a la decisión imperial de otorgar diversos ducados al prínicpe Carlos de Borbón-Anjou.


Poco después de su elección, el papa INOCENCIO XIII corrobora el acuerdo del Tratado de Utrecht que otorga al emperador CARLOS VI el reino de Sicilia, feudatario de la Santa Sede. En 1723, sin embargo, se opone tenazmente aunque sin éxito a la decisión imperial de otorgar los ducados de Parma, Piacenza y Guastalla, también feudatarios papales, al príncipe CARLOS de Borbón-Anjou (futuro CARLOS III de España).

El príncipe CARLOS (Carlos III), entra en Nápoles y se apodera de Sicilia. Desde entonces es rey de las Dos Sicilias (1734-1759).


El príncipe CARLOS (futuro Carlos III de España), entra en Nápoles y se apodera de Sicilia. Desde entonces es rey de las Dos Sicilias (1734-1759). La presencia española es muy bien recibida por los naturales deseosos de sacudirse el dominio austríaco. En consecuencia, CARLOS VI, emperador del SIRG, pierde Nápoles y Sicilia.

Se recibe en Nápoles el acta por la que FELIPE V concede a su hijo los derechos que le correspondan sobre aquellas tierras.


Se recibe en Nápoles el acta que FELIPE V ha firmado el 2 de abril concediendo a su hijo (futuro Carlos III de España) los derechos que pudieran corresponderle sobre aquellas tierras. Los napolitanos reciben con alegría tal noticia, pues significa que Nápoles será independiente y tendrá su rey, CARLOS VII.