FERNANDO I de Antequera (Rey de la Corona de Aragón, Sicilia y Cerdeña) (1412-1416)

Total de piezas: 49

En Caspe se reúnen los tres representantes de Catalunya, los de Valencia y los de Aragón.


Tras muchos enfrentamientos de todo tipo, entre Catalunya, Aragón, Valencia y Mallorca y Sicilia, se consigue que en Caspe se reúnan -en la fecha- los tres representantes de Catalunya, los tres de Valencia y los tres de Aragón. Después de tres meses de discusiones, los candidatos «finalistas» serán JAIME II de Urgell, llamado el Desdichado, y FERNANDO de Antequera al que apoyan Francia, Castilla y el papa BENEDICTO XIII.

En Caspe, se efectúa la votación. Fernando I de Antequera es proclamado rey de la Corona de Aragón.


Se procede -en la fecha-a la votación definitiva. Se ha acordado previamente que seis votos serán suficientes para la elección, aunque al menos tiene que haber uno de cada tercio: Los tres aragoneses votan a favor de FERNANDO; dos de los valencianos, entre los que se encuentra S.VICENTE hacen lo mismo, mientras que el tercero se abstiene; de los tres catalanes, uno -Bernat de Gualbes- se muestra partidario de FERNANDO, el segundo y el tercero se decantan por el conde de Urgell. Cumplidas las condiciones establecidas, después de dos años de estar el trono de la Corona de Aragón vacante, el infante FERNANDO I de Antequera de la dinastía castellana de los Trastámara (FERNANDO I el Honesto) (1412-1416), es proclamado Rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Sicilia y conde de Barcelona. Dice Vicens Vives: Sin ninguna duda, la solución de Caspe fue históricamente justa, en tanto que designó al candidato más universalmente aceptado por las diversas estructuras de los países de la Corona de Aragón.

El resultado de Caspe produce una gran decepción en Catalunya en general. Pero se somete a él.


El resultado de Caspe produce una gran decepción en Catalunya en general. Con todo, ligada por el compromiso que el Parlamento catalán ha contraído, se somete a él. No hay duda de que Caspe inaugura un descenso de Catalunya que medio siglo después, con la revolución y la guerra civil del tiempo de Juan II, motivará su hundimiento. Destaca en todo este tema del Compromiso de Caspe, la pasividad de los catalanes ante las exigencias aragonesas. En realidad, Catalunya no ha tenido un candidato claro, y gracias a su pasividad, han podido tomar la delantera y el mando el bando de Urrea en Aragón y el de Centelles en Valencia. Esta actitud, sin embargo, se explica por la oposición de buena parte de las clases dirigentes catalanas, sobre todo de los nobles y de los patricios urbanos, a la candidatura de JAIME de Urgell.

Catalunya está verdaderamente tocada por la crisis general. No así Castilla y Aragón.


Debe tenerse en cuenta que la crisis general de la Baja Edad Media ha comprometido decididamente la potencialidad catalana. En cambio, sus consecuencias han sido mucho menos funestas en el interior de la Península -Castilla, Aragón- entre otras razones por un hecho evidente: una economía agro-pecuaria resiste mejor los embates de una fuerte crisis que no una economía industrial y mercantil. Si Catalunya no hubiese estado verdaderamente tocada por la crisis general, la vacante dejada por la muerte de MARTÍ el Humano no hubiese pasado de ser un problema político o un problema jurídico con la entronización del nieto natural del rey MARTÍN, Federico de Luna, previamente legitimada.

Aragón y la Valencia y, naturalmente, Castilla- imponen su solución a Catalunya.


Con el resultado de Caspe se produce lo que gráficamente podemos llamar la vuelta de la tortilla: medio siglo antes, Catalunya se había impuesto a Aragón y a Valencia pro-aragonesa con la guerra de la Unión, mientras frenaba el imperialismo mediterráneo de la Castilla de Pedro el Cruel: a principios del siglo XV, en cambio, Aragón y la Valencia pro-aragonesa -y, naturalmente, Castilla- imponen su solución a Catalunya con la entronización de la casa de Trastámara. Por otra parte, ¿podemos pensar que el pueblo se escandalizase con la perspectiva de un rey hijo de una aventura galante de MARTÍ el Joven y, en cambio, se tragase religiosamente, un descendiente de otro bastardo, que a la vez había sido fratricida?. En efecto, FERNANDO de Antequera, era nieto del fundador de la dinastía bastarda castellana de los Trastámara, Enrique II, hijo de Alfonso XI y de la andaluza Leonor de Guzmán, que en Montiel asesinó a su hermanastro Pedro I el Cruel

FERNANDO de Antequera sale hacia sus nuevos reinos siendo saludado por los embajadores correspondientes.


Enseguida que FERNANDO de Antequera conoce que la sentencia de Caspe le ha sido favorable, sale hacia sus nuevos reinos. (No renuncia, por ello, a su cargo como Regente de Castilla, con considerable disgusto por parte de la reina, su madre, CATALINA Lancaster). Le escoltan compañías de soldados castellanos. En la raya de la frontera de Aragón con Castilla le esperan embajadores aragoneses, valencianos y catalanes. Los de Aragón y Valencia atraviesan al otro lado, descabalgan y se arrodillan delante del rey FERNANDO; los catalanes, esperan que el rey venga a ellos y sin descabalgar se le acercan y le saludan afectuosamente. Es una forma de obrar con la cual piensan defender los fueros y las libertades de Catalunya y que establece un distanciamiento que se ampliará con el tiempo.

FERNANDO de Antequera entra en Zaragoza y jura como rey los Fueros ante las Cortes aragonesas.


En la fecha, FERNANDO de Antequera entra en Zaragoza y jura como rey los Fueros ante las Cortes aragonesas y designa como heredero a su hijo ALFONSO, al que se otorga el título de príncipe de Girona. Con ello se inicia el gobierno de la castellana casa de Trastámara en la Corona de Aragón. FERNANDO de Antequera se traslada luego a Barcelona, donde permanecerá durante un año.

FERNANDO I de Antequera, rey de Aragón por el Compromiso de Caspe, consigue ser investido rey de Sicilia, Córcega y Cerdeña.


El Papa BENEDICTO XIII, que busca el decisivo apoyo del de Trastámara, considera que Sicilia es un feudo propio. FERNANDO I de Antequera, rey de Aragón por el Compromiso de Caspe, consigue, en la fecha, en Tortosa, ser investido rey de Sicilia (1412-1416) que es declarada perpetuamente separada del reino de Nápoles. También es investido rey de Córcega y de Cerdeña.

Les Corts aprovechan para arrancar al nuevo rey, FERNANDO I, una serie de concesiones y privilegios.


Les Corts -Las Cortes Reales Catalanas- aprovechan para arrancar al nuevo rey, FERNANDO I salido del Compromiso de Caspe y condicionado por la actuación de JAIME II de Urgell, una serie de concesiones y privilegios. Así, FERNANDO I, que sabe que su reinado depende del soporte que le ofrezcan las clases dirigentes catalanas, concede a los nobles catalanes la constitución «Com a molts» que prohíbe modificar el estatuto de los remensas, consagrando los «mals usos» jurídicos de los que estos campesinos adscritos a la tierra se quejan.