REYES CATÓLICOS (Fernando e Isabel)(1474-1504)

Total de piezas: 111

Diego García de Herrera, funda un pequeño establecimiento denominado Santa Cruz del Mar Pequeña, futuro Ifni.


Diego García de Herrera, procedente de las islas Canarias donde ENRIQUE III de Castilla intenta su conquista, funda en el continente, un pequeño establecimiento comercial denominado Santa Cruz del Mar Pequeña, territorio del futuro Ifni.

Esta pieza también aparece en ... IFNI de ESPAÑA A MARRUECOS

La fortaleza de Burgos cae en poder de los adictos a la causa de Isabel. Fernando entra en Zamora.


En enero de 1476, la fortaleza de Burgos cae en poder de los adictos a la causa de ISABEL. Poco después, FERNANDO el Católico entra en Zamora.

Fernando derrota a Alfonso V de Portugal en Peleagonzalo, cerca de Toro.


FERNANDO el Católico dedicado de lleno a la resolución del conflicto que ha suscitado la sucesión en Castilla, es protagonista importante en lo ámbitos diplomático y bélico en la guerra que están librando Castilla y Portugal. En el ámbito diplomático consigue la adhesión de varias ciudades y de las grandes familias. En el ámbito bélico, derrota de forma decisiva en Peleagonzalo, cerca de Toro, en la fecha, a ALFONSO V de Portugal, marido de Juana la Beltraneja, sobrina de ISabel, y parte de la nobleza castellana. La derrota aparta definitivamente del trono a Juana y la importancia de la batalla es tal que el propio FERNANDO le escribe a su esposa: Esta noche, nuestro Señor os ha dado Castilla. En conmemoración de este éxito militar, los Reyes Católicos deciden construir en Toledo el monasterio de San Juan de los Reyes.

En las Cortes de Madrigal de las Altas Torres, celebradas en la primavera de 1476 se aprueba la constitución de la Santa Hermandad.


Algunas de las más importantes medidas encaminadas a robustecer el poder de los Reyes Católicos se tomarán en reuniones de las Cortes de Castilla y León, institución que, aunque carece de facultades legislativas, no deja de ser el principal órgano de representación del reino. Tal acontece en las Cortes de Madrigal de las Altas Torres, celebradas en la primavera de 1476, en plena guerra sucesoria. En dichas Cortes se aprueba la constitución de la Santa Hermandad. Inspirada en el modelo de las Hermandades Generales de la Edad Media, la nueva institución se organiza a base de cuadrillas que se reclutan a partir de criterios locales. Sus fines son ante todo de índole policía y judicial, pero también juegan un importante papel en el ámbito de la recaudación tributaria. En agosto de este mismo año queda organizada a nivel nacional.

SIXTO IV otorga a los REYES CATÓLICOS una bula por la que se les permite designar inquisidores en Sevilla.


Teniendo todo esto por bueno y necesario, acuden los REYES CATÓLICOS al Pontífice SIXTO IV (1471-1484) si bien dejan claro que el tribunal inquisitorial, si se les concede, debe estar bajo su tutela directa. SIXTO IV, en la fecha, otorga a los REYES CATÓLICOS una bula «Exigit sinceras devotionis affevtas» por la cual se les permite designar inquisidores con destino a Sevilla. Dos gravísimos males debía remediar el Tribunal de la Inquisición: la insolencia judaica y el que el pueblo se tomara la justicia por su mano. Es el acta de nacimiento de la Inquisición Española que, dotada de grandes medios, pretende la unidad religiosa de España con la persecución de los falsos conversos del judaísmo. Este acta sienta las bases de la Inquisición moderna, con su clara diferenciación con la medieval. Los dos principios básicos de la estructura del Santo Oficio son, de una parte, la rígida centralización a través del Inquisidor general y el Consejo de la suprema y, de otra, el control directo de la amplísima base territorial a través de los tribunales de distrito, lo que permitía una mayor eficacia en su actuación. El nuevo tribunal estará compuesto por eclesiásticos, pero se quedará bajo la estrecha vigilancia del Estado.

La Inquisición Española a diferencia de la Inquisición medieval, depende directamente de la corona española.


El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición o La Inquisición Española a diferencia de la Inquisición medieval, depende directamente de la corona española. Se implanta en todos los reinos de la Corona de Castilla y Aragón donde antes no ha existido, en Sicilia y Cerdeña (que forman parte de la Corona de Aragón) y en los territorios de América (habrá tribunales de la Inquisición en México, Lima y Cartagena de Indias). La Inquisición se convertirá en la única institución común a todos los súbditos de la Corona, con excepción de la propia Corona, a quien servirá como instrumento del poder real: era un organismo policial interestatal, capaz de actuar a ambos lados de las fronteras entre las coronas de Castilla y Aragón, mientras que los agentes ordinarios de la Corona no podían rebasar los límites jurisdiccionales de sus respectivos reinos. Durante varios siglos reprimirá las ideas intentando homogeneizar España religiosa, cultural y hasta étnicamente.

Diversos personajes han acudido a los REYES CATÓLICOS para que se ponga coto a los judíos.


Diversos personajes han acudido a los REYES CATÓLICOS para que se ponga coto al mal creciente que representa la actuación de los judíos para aquella sociedad eminentemente cristiana. El problema afecta a ambas potestades; a la eclesiástica por lo que al dogma y a la doctrina representa y a la civil por la contravención a las leyes patrias establecidas. En todo rigor podrían funcionar ambos tribunales separados, pero difícilmente se conseguiría el deseado fin. Es preciso unir ambas potestades en una sola acción. (Existe en los pueblos, como en las personas, el instinto llamado de conservación, tan oculto como enérgico. Cuando debido a las circunstancias, este instinto se presenta lanza a pueblos y personas a trecho inmenso de su ordinario proceder, desfigurando por más o menos tiempo su carácter y ofreciéndolos a la crítica severa de la historia en condiciones nada ventajosas para que formule sobre ellos un juicio favorable.)

La Religión católica es ley fundamental de España desde los tiempos de Recaredo.


Siendo la Religión católica ley fundamental de España desde los tiempos de Recaredo, haciendo todos sus monarcas juramento solemne de no permitir ninguna otra en el reino y de hacerla guardar y observar, quedan por consiguiente obligados a castigar al hereje que exteriormente la abandona, no menos que al que de cualquier manera propaga lo que ella rechaza y abomina. Podrá, en consecuencia, toda autoridad suprema nombrar tribunales que entiendan en la averiguación y castigo de los infractores de las leyes patrias, pareciendo natural que tanto más acertado será el juicio y equitativa la sentencia, cuanto mayores conocimientos tengan en la materia quienes deban proceder a emitir el necesario juicio.