REYES CATÓLICOS (Fernando e Isabel)(1474-1504)

Total de piezas: 111

SIXTO IV, concede una bula a los Reyes Católicos para que funden el convento de la Santa Cruz en Segovia.


En 1479, el Papa SIXTO IV, concede una bula a los Reyes Católicos para que funden el convento de la Santa Cruz en Segovia. Fray Tomás de TORQUEMADA, es enviado a este convento llegando a adquirir el cargo de prior. En ese mismo año, el rey FERNANDO solicita al Papa que dispense a fray Tomás de sus obligaciones monacales para que pueda salir del convento y dedicarse a confesar a los muchos notables que, a imitación del soberano, requieren sus servicios. Esta proximidad a la corte facilitará su carrera hacia el cargo de inquisidor.

A Juan II le sucede en el trono de Aragón su hijo FERNANDO II el Católico.


A Juan II le sucede en el trono de Aragón su hijo FERNANDO II el Católico (1479-1516) que ha sido reconocido heredero desde la muerte del príncipe de Viana. Hace ya diez años que se ha casado con ISABEL de Castilla. Así, pues, desde este momento, es una realidad la unidad dinástica de las coronas de Castilla y Aragón. El acontecimiento ha sido presentado tradicionalmente como el punto de partida de la » unidad nacional española». En realidad es una unión puramente dinástica. Lejos de suponer la creación de un Estado unificado y centralizado para el conjunto de los territorios, cada uno de ellos mantendrá sus instituciones, sus Cortes e incluso sus aduanas y su sistema monetario. Pero la conjunción de esfuerzos de Castilla y Aragón permitirá a los Reyes Católicos parangonarse con monarcas vecinos coetáneos, como LUIS XI de Francia o ENRIQUE VII de Inglaterra.

El rey de Aragón es FERNANDO (con ISABEL), la reina de Castilla es ISABEL (con FERNANDO). Ninguno de los dos estaba destinado al trono.


El rey de Aragón es FERNANDO (con ISABEL), la reina de Castilla es ISABEL (con FERNANDO). Ninguno de los dos estaba destinado a llegar al trono. FERNANDO se ha beneficiado de la muerte de su hermano mayor Carlos de Viana e ISABEL se ha apropiado del trono que correspondía a su sobrina Juana mediante una guerra civil en Castilla. En este matrimonio, el «Tanto monta» tantas veces repetido, no es una muestra de igualdad, sino de precaución jurídica. En estas condiciones la personalidad de las diversas nacionalidades quedará preservada. En efecto, Castilla y la Corona de Aragón no son fusionadas sino que dan origen a una monarquía compuesta. Muchas monarquías europeas de la edad media son monarquías formadas por diferentes Estados que lo único que tienen en común es el monarca.

La monarquía hispánica de los Reyes Católicos esta compuesta por las coronas de Castilla y Aragón.


La monarquía hispánica de los Reyes Católicos esta compuesta por las coronas de Castilla y Aragón. Y éstas, también, están compuestas por diferentes Estados cada uno con sus instituciones que redactan sus leyes, fijan sus impuestos, establecen el valor de su moneda o determinan sus formas de movilización militar. Son dos coronas muy distintas en su concepción con instituciones diferentes, derechos y privilegios diversos y una situación social, demográfica y económica que en Castilla se está incrementando mientras en Aragón presenta una gradual regresión.

Mientras Alfonso V de Portugal intenta una alianza con Luis XI de Francia, los Reyes Católicos se afianzan.


Mientras ALFONSO V de Portugal intenta una alianza con LUIS XI de Francia, los Reyes Católicos se afianzan, gracias en gran parte a la actuación de la Santa Hermandad que ellos han creado y que contribuye poderosamente a pacificar el reino. Tiene lugar, en la fecha, la Batalla de Albuera (Badajoz) entre las tropas de FERNANDO el Católico y ALFONSO V de Portugal. El rey portugués, que presta apoyo a la BELTRANEJA, es derrotado, y los partidarios de ésta se ven obligados a deponer las armas.

Desde su casamiento con la infanta ISABEL de Castilla, el infante FERNANDO vive en el reino de su esposa y actúa dentro de la política castellana.


Desde su casamiento con la infanta ISABEL de Castilla, el infante FERNANDO vive en el reino de su esposa -a parte de esporádicas salidas- y actúa dentro de la política castellana. Formado en la corte de su padre JUAN II en el período de la guerra de Catalunya contra su padre, no tiene simpatías por los catalanes y la intervención en los asuntos castellanos acaba por redondear una personalidad muy compleja y nada amiga de las libertades que la nobleza catalana quiere mantener.

Se firma el Tratado de Alcaçobas entre los reyes Católicos y Juana la Beltraneja y Alfonso V de Portugal.


Tras la batalla de Albuera, en la fecha, se firma el Tratado de Alcaçobas entre los REYES CATÓLICOS y sus rivales (la princesa JUANA la Beltraneja, heredera de Castilla, y ALFONSO V de Portugal). Por este tratado se pone fin a las hostilidades y a la guerra de sucesión para el trono de Castilla, pacificándose este reino. Portugal evacua los territorios ocupados y reconoce a ISABEL y a FERNANDO como reyes de Castilla. ALFONSO renuncia a su aventura castellana y puesto que su matrimonio con JUANA la Beltraneja no ha sido consumado, anula dicho matrimonio. Al tiempo se acuerda el matrimonio de la infanta castellana ISABEL con el príncipe JUAN, heredero del trono lusitano. Como contrapartida, Castilla se compromete a no interferir la expansión portuguesa a lo largo de las costas de África, aceptando las conquistas portuguesas en África y las islas de Madeira, Cabo Verde y las Azores.

Queda instituida la «Unidad» nacional de España con la unión de los reinos castellano y aragonés.


Un libro de texto de 1962 decía así: «Es indudable que ambos reinos, el castellano y el aragonés, están integrados por hombres que tienen la misma sangre y las mismas creencias y que están unidos desde el principio en una misma tarea y por una misma Fe. Hombres que tienen que cumplir un mismo destino de resonancia internacional. Nada se opone, por tanto, a que al final de la Edad Media las monarquias de Aragón y de Castilla, se unan y creen el Estado español con dimensión imperial…» («Estadios de la Política Española», pág 34). Queda instituida la «Unidad» nacional.

Una vez conseguida la unidad de España, lo demás, grandeza y libertad, se darán por añadidura.


«…ISABEL y FERNANDO son los reyes de la unidad. Una vez conseguida la unidad, lo demás, grandeza y libertad, se dará por añadidura… Regida España por los REYES CATÓLICOS, renace con esplendor el anhelo de reconquista, a impulsos del nuevo ideal de unidad territorial que ellos propugnan y que el pueblo hace suyo» («Estadios de la Política Española», pág 34). Aunque es cierto que el matrimonio de FERNANDO e ISABEL trajo como consecuencia la unión de las coronas de Castilla y Aragón, hablar de unidad nacional, puede resultar equivoco pues en modo alguno se creó un estado centralista y unificado para el conjunto de los territorios.

La mutua independencia de los reinos se traduciría en la reserva recíproca de sus empresas y de su campo de expansión.


La mutua independencia de los reinos se traduciría en la reserva recíproca de sus empresas y de su campo de expansión: el Mediterráneo para los catalanes y el Atlántico para los castellanos. Así, la expansión y el comercio americano, fueron reservado durante muchos años para Castilla. En definitiva, la estructura de la unión hispánica, de la naciente España fue una Corona unitaria rigiendo un imperio confederado. Es decir, al estilo de la Corona de Aragón.