SANCHO IV el Bravo (Rey Corona de Castilla) (1284-1295)

Total de piezas: 37

Sancho IV el Bravo rey de CastillaSancho IV, llamado «el Bravo», fue rey de Castilla entre 1284 y 1295. Era hijo del rey Alfonso X «el Sabio», y de su esposa, la reina Violante de Aragón, hija de Jaime I «el Conquistador», rey de Aragón.

(Ver Genealogía de Sancho IV el Bravo)

Fallece ALFONSO X, rey de Castilla y León.


Durante dos años, ALFONSO X de Castilla y su hijo SANCHO se enfrentan mutuamente, desgarrando a Castilla y León en un nuevo enfrentamiento fratricida. Poco a poco ALFONSO X va ganando ventaja y, a principios de 1284, se intenta una reconciliación entre padre e hijo, pero entonces ambos enferman. Para ALFONSO X aquella enfermedad será mortal. ALFONSO X que fallece en Sevilla, deja trás de sí un reino en guerra, un hijo maldecido y un testamento que no será cumplido. En sus últimas voluntades, dictadas en enero de 1284, dispone que el reino de Castilla y León, por derecho de representación instituido en «Las Partidas», corresponde a ALFONSO de la Cerda y a su linaje y que si éste llega a faltar pase al rey de Francia. A su hijo JUAN le deja un reino constituido por Sevilla y Badajoz y a su hijo JAIME el reino de Murcia.

Aunque a ALFONSO X le ha faltado habilidad en el gobierno ha sido un hombre de ciencia y gran sabiduría.


ALFONSO X ha destacado por su erudición y su estímulo de la cultura. A su iniciativa se deben tratados científicos como los Libros del saber de astronomía y el Lapidario; obras literarias como las Cantigas; textos históricos como la Crónica general y la General e grand estoria; las compilaciones del Fuero real y las Siete Partidas; e incluso unos Libros del acedrex e dados e tablas. Reunió en su corte a grandes eruditos cristianos, árabes y judíos aglutinados en torno a la escuela de traductores de Toledo. Su obra sobre astronomía contiene una nueva formulación de los movimientos planetarios basados en las doctrinas de Hiparco y Tolomeo, que situaban la Tierra en el centro del sistema. Los cálculos matemáticos que dichos movimientos requerían eran tan complicados, que se atribuye a Alfonso la observación de que «si Dios me hubiera pedido consejo, le hubiese recomendado algo más sencillo». (Y estaba en lo cierto, pues la verdadera estructura del sistema planetario era más simple.) El cráter lunar Alphonsus recibió este nombre en su honor.

Alfonso X, influido por la idea de que el rey es el vicario de Dios en la tierra ha tendido al gobierno absoluto.


Visto desde nuestra perspectiva moderna, Alfonso X ha pretendido recuperar el Estado como institución pública. Influido por la idea de que el rey es el vicario de Dios en la tierra ha tendido al gobierno absoluto, lo cual, lógicamente, ha implicado la recuperación del poder y los privilegios detentados por los magnates y los concejos de las grandes ciudades. Esa misma concepción del Estado tendrán sus sucesores. Por eso, durante los tres siglos siguientes, del XIII al XV, asistiremos a un pulso continuo entre monarquia y nobleza. La corona va ganando lentamente parcelas de poder y consigue introducir tribunales reales o audiencias y gobernadores o corregidores e imponer una especie de gobierno nacional en su consejo real, pero la otra parte fortalece las Cortes defensoras de las libertades locales que condicionan la aprobación de los impuestos propuestos por el rey a la promulgación de leyes favorables.

Esta pieza también aparece en ... CORONA DE CASTILLA (1230-1716)

Muerto Alfonso X, sube al trono de Castilla y León, hijo Sancho IV el Bravo.


Muerto Alfonso X, sube al trono de Castilla y León, su hijo SANCHO IV el Bravo, (1284-1295) que es coronado en la fecha. El adjetivo de Bravo que tanto puede referirse a su carácter iracundo -algunos califican a SANCHO IV de auténtico enfermo mental- como a su valor en la batalla ya que ambas condiciones aparecen en la personalidad del nuevo rey, cuya intervención en política tan amplia había ya sido durante los últimos años del reinado de su padre. Su ascensión al trono significa tanto el incumplimiento del testamento de su padre como el fin de la guerra civil, aunque los partidarios de los infantes de la CERDA no cesan en sus pretensiones. Al final, el hijo rebelde se saldrá con la suya y heredará la corona.

Esta pieza también aparece en ... CORONA DE CASTILLA (1230-1716)

SANCHO IV se reúne con PEDRO III y reafirman, una vez más, su amistad y el compromiso de mutua ayuda.


SANCHO IV vuelve a reunirse con PEDRO III en Uclés (Cuenca) y reafirman, una vez más, su amistad y el compromiso de mutua ayuda. Esta vez, sin embargo, vislumbrándose ya el enfrentamiento franco-aragonés, SANCHO IV de Castilla deja claro que sólo acudirá en ayuda de PEDRO el Grande si sus compromisos en el frente musulmán se lo permiten.

Los primeros esfuerzos de Sancho IV se encaminan a paliar los efectos de la recién acabada guerra civil.


Pese a los múltiples problemas de su reinado, SANCHO IV el Bravo prosigue en cierta forma la actividad cultural desarrollada por su padre y, así, ayuda considerablemente a las universidades de Salamanca y Valladolid. Sin embargo es una persona mucho más seca y austera, lo que se refleja incluso en su residencia que se desplaza de Sevilla a la meseta. Tras su coronación y después de reafirmar, en el encuentro de Uclés (Cuenca), su amistad con PEDRO el Grande, sus primeros esfuerzos se encaminan a paliar los efectos de la recién acabada guerra civil.

Esta pieza también aparece en ... CORONA DE CASTILLA (1230-1716)

Felipe III el Atrevido de Francia pide a Sancho IV que no intervenga cuando invada la Corona de Aragón.


Cuando se produce el ataque francés a la Corona de Aragón, FELIPE III el Atrevido de Francia pide a SANCHO IV que no intervenga. SANCHO IV se acoge a lo pactado unos meses antes con PEDRO el Grande para mantenerse al margen. Aunque esta excusa no es aceptada por PEDRO y la amistad entre ambos reinos se resentirá de ello, lo cierto es que la amenaza benimerí sobre Castilla es importante.

Sancho IV se entrevista en Peña Cerrada con el sultán Abu Yusuf y ambos conciertan la paz.


SANCHO IV el Bravo, rey de Castilla, quiere eliminar a los benimerines y tomar, en consecuencia, las plazas que éstos tienen junto al Estrecho. En efecto, la posesión de Tarifa, Gibraltar y Algeciras permitiría el libre comercio marítimo e impediría la llegada de nuevos contingentes africanos a la Península. Para ello, acude rápidamente a Sevilla y una escuadra muy numerosa atraca en Cádiz. Desde Sevilla, los castellanos avanzan hasta Jerez. Más tarde, SANCHO IV se entrevista en Peña Cerrada con el sultán Abu Yusuf y ambos conciertan la paz, previo el pago de una indemnización por parte del benimerí. Éste sin embargo, sigue conservando las plazas de Tarifa, Algeciras, Gibraltar, Ronda y Estepona. El Estrecho sigue en su poder, y por tanto, el peligro no ha pasado.

Esta pieza también aparece en ... CÁDIZ (CIUDAD) • CORONA DE CASTILLA (1230-1716) • REINO DE GRANADA (1238-1492)

SANCHO IV de Castilla se siente implicado en el conflicto franco-aragonés.


Pese a su deseo de no intervención en el conflicto franco-aragonés, SANCHO IV de Castilla se siente implicado ya que ambos bandos pueden esgrimir amenazas contra él. El rey de Francia tiene una enorme influencia sobre el Papa y puede impedir que éste diera la esperada aprobación al matrimonio ya celebrado entre SANCHO y MARÍA de Molina, indispensable para la continuidad del linaje. Por otro lado, ALFONSO III de Aragón tiene en su poder a los infantes de la Cerda y con ellos la posibilidad de reavivar la lucha por la sucesión al trono.